Logo El Confidencial
NACIÓ EL 24 DE ABRIL DE 1934

Shirley MacLaine cumple 85: de su Camino de Santiago a las pullas contra su hermano

La estrella ha llegado a la ancianidad como una de las actrices más atípicas de Hollywood por sus creencias espirituales y sus interpretaciones realistas

Foto: Shirley MacLaine en 2017. (EFE)
Shirley MacLaine en 2017. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El 3 de julio de 1994, los peregrinos del Camino de Santiago se encontraron con una sorpresa. Junto a ellos, como una caminante más, se encontraba toda una estrella de Hollywood: Shirley MacLaine. La actriz, nacida un 24 de abril de hace 85 años, completó ese día la última etapa del trayecto, unos 30 kilómetros entre Arzúa y la propia Santiago de Compostela. Medios como 'El País' se hicieron eco de una caminata que ella trató de mantener en la más absoluta privacidad.

Tenía motivos, más allá de la habitual discreción que intentan mantener todas las estrellas. Su psicoterapeuta, una brasileña llamada Ann Sharp, le recomendó viajar hasta España y la acompañó a lo largo de todo el Camino. Ella fue la que le encomendó "encontrarse consigo misma y con Dios". Aquella célebre relación de la actriz con nuestro país, que a veces fue convulsa (aseguran que llegó a amenazar, piedra en mano, a unos reporteros que querían grabarla), es otro ejemplo de una mujer que ya desde sus inicios fue una estrella a contracorriente.

Robert Mitchum y Shirley MacLaine en 'Cualquier día en cualquier esquina'.  (1962)
Robert Mitchum y Shirley MacLaine en 'Cualquier día en cualquier esquina'. (1962)

En tiempos de Marilyn Monroe y estrellas similares, ella, con sus ojos pícaros y su eterna sonrisa, defendió, con su capacidad como actriz, una belleza nada tradicional. Espléndida en 'El apartamento' o 'Irma la dulce', de Billy Wilder, hábil a la hora de mezclar comedia y drama, su defensa de la vida ultraterrenal también se ha salido de lo común. Cuando en los años 80 publicó 'Out of a limb', un libro que hablaba sin tapujos de la reencarnación y de las vidas pasadas, no le faltaron críticas. Ella no se quedó callada. Cuando el periodista David Letterman le dijo que no aceptaba sus ideas 'new age', ella no tardó en contestarle. "Puede que Cher tuviese razón; puede que usted sea un gilipollas", le dijo. Eso no evitó que medio Hollywood se carcajease cuando se autoproclamó la reencarnación de una princesa inca.

"Protectora de Warren Beatty"

Hermana de uno de los grandes símbolos de la izquierda hollywoodiense (además de todo un sex symbol), Warren Beatty, tampoco se ha mordido la lengua a la hora de opinar sobre las artes amatorias del actor. "Yo fui candidata para protagonizar 'Bonnie & Clyde', pero en cuanto Warren se unió al proyecto, me echaron. Habría sido una película incestuosa, pero la verdad es que me encantaría hacer una escena romántica con él, a ver si entiendo a qué viene tanto revuelo... Yo por si acaso mantengo a mi hija lo más alejada de su tío posible". Sin embargo, no hay que olvidar que también lo defendió cuando, hace un par de años, Beatty se vio en el papelón de leer la tarjeta que daba a 'La La Land' el Oscar a la mejor película por error. "Tenían que haber reaccionado antes. La situación en la que pusieron a mi hermano fue terrible. Imagínate. (...) Soy muy protectora de mi hermano", aseguró en una entrevista.

La actriz junto a su hermano, Warren Beatty. (Cordon Press)
La actriz junto a su hermano, Warren Beatty. (Cordon Press)

Con respecto a su propia vida amorosa, MacLaine solo se ha casado una vez con el productor Steve Parker. Juntos desde 1954 hasta 1982, la actriz siempre ha asegurado que su relación 'abierta' fue la clave para el éxito matrimonial. Con respecto a sus amantes, la propia MacLaine confesó que llegó a hacer el amor tres veces en un día con tres hombres diferentes, pero eso no la hizo feliz. Mucho más serio fue su escarceo con Andrew Peacock, aspirante a primer ministro de Australia por el Partido Liberal. Quizá esos amantes y la cantidad de trabajo (su prolífica carrera no ha mermado con el tiempo y consiguió un Oscar en plena madurez por 'La fuerza del cariño') le dejaron poco tiempo para su papel de madre. Su hija, Sachi Parker, aseguró en un libro llamado 'Mi vida con -y sin- mi madre' que solo la veía durante el verano y las vacaciones navideñas. Ella misma reconoció su error: "A lo mejor debí haberle prestado más atención al sentido de la fama para una jovencita. Imagino lo que viven los hijos de Warren, por tener dos padres famosos. Podría escribir un libro bastante importante sobre la fama, con alguien como yo que se crió con una familia como la mía", dijo.

MacLaine recibiendo un premio AFI. (Reuters)
MacLaine recibiendo un premio AFI. (Reuters)

Ángel y demonio, divertida y dramática, MacLaine ha sido como sus propias interpretaciones. Quizá ahí radique su éxito como actriz: en decantarse por personajes tan reales como aquella ascensorista de 'El apartamento' que intentaba suicidarse. Una buena persona que, como todos, también cometía errores. Por eso MacLaine se ha movido como pez en el agua entre dos mundos: el de las estrellas idealizadas del Hollywood clásico y las más realistas del nuevo Hollywood. A juzgar por el éxito de su carrera, no parece haberle ido nada mal.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios