Logo El Confidencial

Los brunch del mundo que más nos gustan

Pocos planes nos gustan más y nos hacen sentir más cosmopolitas que disfrutar en compañía de un buen brunch. Nos encantan estos cinco.

Foto: Foto: Hotel Único de Madrid
Foto: Hotel Único de Madrid

Reconozcámoslo: pocos planes nos gustan más y nos hacen sentir más cosmopolitas que disfrutar en compañía de un buen brunch. Hay tantos brunch buenos como mañanas de domingo soleadas, pero a nosotros nos encantan estos cinco. ¡Buen apetito!

EN LA CUNA DEL BRUNCH: EL NOBU NEW YORK

Pocas tradiciones más neoyorquinas que la del brunch dominical, así que la competencia casi bélica entre los restaurantes de la Gran Manzana por servir el mejor es ya legendaria. Nosotros nos quedamos con el del célebre Nobu New York (105 Hudston St), el restaurante del que es copropietario Robert de Niro, uno de los locales más populares de TriBeCa desde que abrió y que hace poco introdujo el brunch en su oferta, con el resultado esperado: imprescindible reservar con bastante antelación.

Podemos darnos un atracón de sushi, por supuesto, pero es que las tortitas de fresas y yuzu soba -receta de la casa-, la langosta con soba y huevos escalfados o el pollo frito -karaage- con hojas de té verde merecen que llamemos una y otra vez hasta conseguir mesa.

EL MEJOR DESAYUNO DEL MUNDO: EN EL HOSPES DE MALLORCA

El del maravilloso Hotel Hospes Maricel, colgado del Mediterráneo en Illetes (Crta d'Andratx 11, Cas Català), no es un brunch al uso pero sí -todos de pie, por favor- uno de los mejores desayunos del mundo (para muchos, como el Jurado de Madrid Fusión en 2011, simplemente “el mejor”). La experiencia dura tres horas, se sirve en mesa y consta de un menú degustación de múltiples platos, entre los que sorprenden los zumos digestivos -de albaricoque y menta- y batidos de leche o chocolate con especias, las mantequillas dulces y saladas, una amplia variedad de panes aromáticos, los miniyogures de mermelada de fruta y especias, los chocolates y las cremas, la bollería y la repostería con frutas y verduras, o el espectacular chupito de tomate encebollado con huevo de codorniz, y platos fuertes como mantequilla de puerro y bacon, mermelada de calabacín y vainilla, medallón de foie con chocolate y plum cake de plátano, sándwich de trufa, queso brie.... Todo un desayuno de campeones para el que hay que hacer reserva previa.

LA PERFECCIÓN EN UN OASIS URBANO: EN EL HOTEL ÚNICO DE MADRID

Disfrutar del Perfect Brunch de Ramón Freixa una mañana de domingo en la burbuja de paz que es el jardín del Hotel Único (C/Claudio Coello, 67), en el corazón del madrileño barrio de Salamanca, le hace a uno sentirse realmente especial. Un menú degustación compuesto del tradicional Bellini, zumos, infusiones, bollería... y dos creaciones de Ramón Freixa: la tortilla cremosa con patata foam y los baby benedictine con salmón, que son la antesala perfecta para el momento estrella del brunch, la Perfect Burger. ¿El fin de fiesta? De querer que no acabe jamás: macarons, chocolates y Charlie’s Lemon Pie. Y que a la mañana siguiente nos echen los lunes que quieran, que nos los comeremos también.

BRUNCH DE DISEÑO EN PARÍS: EN EL KONG

Philippe Starck es un genio renacentista que firma por igual marinas de lujo, mobiliario, hoteles que también la decoración ultramoderna de restaurantes como la de este Kong (1, rue du Pont Neuf), en las dos últimas plantas de Kenzo, enfrente del Point Neuf. Las vistas del Sena son espectaculares, la combinación de sillas Luis XV y monitores LED original, y la fusión de alta cocina francesa y japonesa y guiños populares -¿alguien ha dicho una cheeseburger con patatas fritas?-, a la altura de las expectativas. Y los huevos benedictine, bueno, los bordan.

COMO UN LORD Y UNA MILADY EN LONDRES: EN THE DELAUNAY

Sentarse una mañana de fin de semana en The Delaunay (55 Aldwych St.) periódico en mano y dedicar unos instantes a decidir si nos animamos con el pollo a la Kiev o uno de los mejores goulash del mundo fuera de Budapest pues, bien, le hace a uno sentirse como un personaje de Downtown Abbey. Ayuda también a meterse en el papel la decoración, muy tradicional, y la clientela: los del mesa de al lado tal vez sí sean lores. En definitiva: uno de los mejores brunch de Londres y, desde luego, el más distinguido.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios