Logo El Confidencial

Vitaminas: manual de uso de belleza

El uso de las vitaminas para mejorar la calidad de la piel es de lo más común. Las vitaminas para tener un rostro impecable son las vitaminas A, B, C y E

Foto: Vitaminas: manual de uso de belleza
Autor
Tiempo de lectura2 min

Desde pequeños nos han dado, a casi todos, suplementos de vitaminas para crecer más y mejor. Y puede que no te hayas parado a pensarlo, pero hoy en día, el uso de las vitaminas para mejorar la calidad de la piel es de lo más común. Las vitaminas más utilizadas para tener un rostro impecable son la A, B, C y E. Todas ellas tienen una dilatada experiencia en uso tópico. Es más, diversos estudios dermatológicos avalan su eficacia para tratar desórdenes de la piel.

Siguiendo un orden alfabético, los beneficios que podemos atribuir a cada una de estas vitaminas son:

La vitamina A (retinol) se ha aplicado desde hace más de 40 años en los tratamientos contra el acné. Actualmente, se utiliza para tratar arrugas y manchas por su conocido efecto renovador de las células de la piel.

Las sustancias del grupo de la vitamina B (niacinamida, biotina y pantenol) están presentes en nuestros tejidos, y contribuyen a mejorar la retención del agua de la piel y el cabello, así como su lubricidad.

La vitamina C favorece la producción del colágeno, actúa como antioxidante, y aumenta la luminosidad, elasticidad y firmeza de la piel.

La vitamina E es un potente antioxidante y previene el envejecimiento de la piel causado por los radicales libres. Además, usarla antes de una exposición solar disminuye la formación de eritema, edema y quemadura

Estas vitaminas se absorben perfectamente en la piel. El problema es que, en contacto con el aire y la luz, se oxidarán rápidamente y no producirán los beneficios esperados. Para evitarlo deben ser estables, y esto se logra con una modificación química en su molécula. Por ejemplo, con fosfatos, de forma que, en contacto con la piel, se separa y libera la vitamina. O bien utilizando técnicas de encapsulación: cápsulas de gelatina, liposomas o nanopartículas de lípidos sólidos que recogen en su interior la vitamina.

Otra opción, para las personas poco miedosas a las agujas, es inyectar cócteles de vitaminas en la dermis. El efecto flash es inmediato. Una piel con un aporte correcto de vitaminas se ve y se siente más elástica, hidratada y, sobre todo, luminosa. Por supuesto, más allá de tus tratamientos cosméticos, las vitaminas están en los alimentos, pero, dado el ritmo de vida actual, el uso de suplementos vitamínicos es muy recomendable para tu piel y para todo el organismo.


Resveratrol BE de SkinCeuticals. Crema Vitamina C de Natura Bissé. Bion Activate con las dosis de vitaminas y minerales necesarias para el organismo.

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios