se explica en seis palabras

Por qué todo el mundo odia a Gwyneth Paltrow: las razones que la hacen detestable

Nunca se ha metido con nadie. Tiene una vida privada aburrida; una vida pública que es casi ejemplar. Y, sin embargo, hay un resentimiento general hacia su persona imposible de evitar

Foto: Gwyneth, la mujer multitarea.
Gwyneth, la mujer multitarea.

Cuando en el año 2013 la revista 'Star Magazine' postuló a Gwyneth Paltrow como la celebrity más odiada de Hollywood, muchos respiraron con calma. Por fin el inexplicable odio que sentían hacia la actriz contaba con apoyo mediático: no estaban solos. Porque Paltrow jamás se ha portado mal con la prensa ni con los fans. Tampoco tiene una de esas bellezas que apabullan a los hombres e inquietan a algunas mujeres. No le ha sido -de forma pública, al menos- infiel a nadie ni se ha metido en matrimonios que no llevaran su nombre. Y por si fuera poco, es la ex de Brad Pitt, por lo que es más que probable que jamás pueda mejorar el pasado. Entonces, ¿por qué demonios la odiamos? Repasamos las seis palabras que hacen que veamos a Gwyneth Paltrow como la Kim Jong Un de Hollywood.

1. Goop

Hace ya nueve años del nacimiento de Goop, la web de estilo de vida que hace que los medios aguarden con expectación la publicación de sus delirantes listados. Spas vaginales, consoladores de oro de 24 quilates y un sinfín de excentricidades han logrado que sus lecciones de vida, sus recomendaciones y todo lo que en esa web se plasma se hayan convertido en auténtica metralla con la que atacar a Paltrow. Pese a que los rumores de clausura de la web llevan años circulando, en septiembre publicará una revista junto a Conde Nast, por lo que cada vez es más oficial lo de que Gwyneth Paltrow es la nueva Martha Stewart.

Su amor por la cocina.
Su amor por la cocina.

2. Snob

Ella no tiene la culpa de ser una chica bien, pero lo que la gente no le perdona es que sus declaraciones hagan al resto de los mortales sentirse… mortales. “Preferiría morir antes que darles una sopa de sobre a mis hijos”, “El pescado está más rico cuando lo saco del mar frente a mi casa de verano” o “Soy como soy, no puedo fingir ser alguien que gana 25.000 dólares al año” son algunas de las declaraciones difíciles de digerir para los ciudadanos de a pie. Todas las celebs viven en su burbuja elitista, y lo asumimos, pero el que Paltrow se empeñe en hacernos ver que es como el resto de los mortales mientras suelta estas perlas y recomienda ingredientes o tratamientos de belleza poco asequibles hace que la gente la deteste.

¡Como de todo!
¡Como de todo!


Lo peor no es solo que sea una fiel seguidora de la comida orgánica. Lo peor es que en su Instagram sube fotografías de pizzas y hamburguesas y que las recetas que promueve están cargadas de mantequilla. Y por supuesto, queremos pensar que nos miente y que solo ingiere apios y semillas de sésamo, pero en el fondo, muy en el fondo, sabemos que es más que probable que se dé sus homenajes como todo hijo de vecino. Y el hijo de nuestro vecino no es millonario ni tiene una vida perfecta.

3. Conscious Uncoupling

Nunca nos quedará claro qué demonios es eso del Concious Uncoupling, pero pocos le perdonan que se lleve tan bien con su exmarido, Chris Martin. Muchos esperaban que su divorcio sumiera a Paltrow en una espiral autodestructiva, pero lo cierto es que el cantante y la actriz siguen yéndose de vacaciones juntos y que cuando Coldplay tocó en Barcelona, Gwyneth no quiso perdérselo. Querida Paltrow, ¿de verdad haces todo tan bien que incluso conoces y dominas las claves para tener un divorcio perfecto?

4. Libros

Sus libros de recetas son otra mina para los haters. Ingredientes que no encontrarás en el Dia o restricciones impuestas en la alimentación de sus hijos han hecho que sus detractores, que no entienden que una tosta de aguacate con un huevo escalfado requiera una receta per se en un libro de cocina, encuentren en sus estanterías nuevas razones para odiarla.

Su hija y su exmarido.
Su hija y su exmarido.

5. Cuerpo

Sus interminables piernas -esas que dejaron sin habla a la opinión pública en las alfombras rojas en las que promocionaba 'Iron Man'- y su tonificada silueta no hacen que la gente simpatice con ella. El hecho de que consiga su cuerpo gracias a la popular entrenadora Tracy Anderson -cuyo gimnasio, del que Gwyneth es socia, cuesta 900 dólares mensuales-, cuyo método sigue casi cada día -tras dejar a los niños en el colegio y antes de comenzar a trabajar, asegura-, tampoco ayuda. Y lo cierto es que sus entrenamientos pueden hacerse en cualquier gimnasio, pero saber que ella lo hace en uno increíblemente caro y elitista escuece.

Con Tracy Anderson, su entrenadora.
Con Tracy Anderson, su entrenadora.

6. Maquillaje

Alicia Keys inicia una campaña contra el maquillaje y se erige como un ejemplo al que admirar y aplaudir. Pero Paltrow no lo tendrá nunca tan fácil. Aunque Gwyneth es una fiel seguidora del universo no make up, ganarse al público no le va a ser tan sencillo. Especialmente por el hecho de que esté bella sin artificios. Es más: no es que esté bella, es que está normal. Y ver que una mujer de aspecto normal esté en la cima, duele mucho más. A Jennifer Aniston la amamos por tener una belleza sosegada, pero también porque la hemos visto desmoronarse públicamente. Saber que Paltrow es invencible no gusta.

No makeup y mucho makeup.
No makeup y mucho makeup.

7. Amigas

Incluso el hecho de que las tenga nos duele. Pero es que encima sus amigas son TAN COOL que nos destroza. Su Instagram está cargado de fotografías con Stella McCartney, Lena Dunham, Cameron Diaz y un largo etcétera de mujeres a las que amamos. Entonces, ¿por qué no la amamos a ella?

Gwyneth con su amiguita Stella McCartney.
Gwyneth con su amiguita Stella McCartney.

Gwyneth es divertida, inteligente y normal, y pese a todo, la odiamos. Es más: la odiamos por serlo. Y a ella le da completamente igual. Y eso, por supuesto, hace que la odiemos más. Querida Paltrow, ¿cómo podemos lograr que la gente empatice contigo? Quizás necesites marcarte un Chenoa y enfrentarte a los paparazzi entre lágrimas y en chándal. Aunque visto lo visto, no lo intentes, porque contigo la fórmula nunca es tan sencilla. Y de verdad que lo sentimos.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios