Logo El Confidencial
Las fases de un cambio capilar

Malú, estos son los trucos que tienes que aplicar para salvar tu pelazo en el embarazo

El cuerpo de toda mujer embarazada se convierte en un auténtico caldero en ebullición en el que las hormonas chisporrotean y la anatomía metamorfosea

Foto: Malu, en la presentación de su disco 'Oxígeno'. (Cordon Press)
Malu, en la presentación de su disco 'Oxígeno'. (Cordon Press)

El cuerpo de toda mujer embarazada se convierte en un auténtico caldero en ebullición en el que las hormonas chisporrotean y la anatomía metamorfosea. Malú, ahora mismo estás en el punto exacto de cocción en el que puedes conservar la salud y el estado de tu cabello.

[LEER MÁS. Malú embarazada: Albert Rivera y la cantante anuncian que van a ser padres]

Durante el embarazo, el ciclo de crecimiento del pelo se congela en la fase anágena o de crecimiento. Es decir, el cabello continúa creciendo y naciendo, pero no se cae, por ello la sensación es la de tener más pelo. Sin embargo, al congelarse en esa fase, justo tras dar a luz, el proceso se reactiva, lo que conlleva la repentina caída del cabello.

“Los cambios hormonales producidos durante la etapa de gestación favorecerán las fases anágena (de crecimiento) y catágena (estacionaria), y reducirán la telógena o de caída. Por lo que el cabello lucirá con más vitalidad y lustre“, asegura el Dr. Germán Delgado, de Svenson.

Al paralizarse en la fase anágena, aunque el cabello es más abundante e incluso tiene más brillo, también tiene más fuerza y tiende a encresparse. Un claro ejemplo lo tuvimos durante el embarazo de Meghan Markle. Durante los primeros meses, Meghan comenzó a llevar peinados ultratersos en los que buscaba controlar al máximo su cabello, centrando todos sus esfuerzos en las raíces.

Malú, en una de sus giras. (Cordon Press)
Malú, en una de sus giras. (Cordon Press)

Otra consecuencia del embarazo es el aumento de la producción de grasa del cuero cabelludo, lo que se traduce, entre otras cosas, en un plus de brillo. Este curioso cambio hormonal puede beneficiarte o perjudicarte, Malú, todo depende de cómo sea tu pelo. En el caso de los cabellos grasos, el exceso de sebo ensuciará el pelo en un abrir y cerrar de ojos, llegando incluso a poder obstruir el poro.

Si tienes el pelo seco, enhorabuena, porque la hidratación de tu cabello mejorará considerablemente y se llenará de brillo. Según se puede leer en la web del Instituto del Pelo, el incremento de los andrógenos, la hormona masculina, en el cuerpo “provoca una abundante circulación sanguínea responsable de que el pelo esté más fuerte”, explican.

¿Cómo mantener tu pelazo durante el embarazo?

Por suerte, el cuerpo humano es sabio y puede equilibrar ese aumento de hormonas que desbarajustan nuestra anatomía. Lo primero es controlar la alimentación, incluyendo en una dieta equilibrada ingredientes ricos en hierro para fortalecer todo el cuerpo.

[LEER MÁS: ¿Caída estacional? Así debes cuidarte por dentro para fortalecer el cabello]

“Mantener una dieta equilibrada protege el folículo piloso, ayuda a que el cabello esté más fuerte y, además, estimula su crecimiento”, apuntan en el Instituto del Pelo.

Malú, en la presentación de su disco 'Oxígeno'. (Cordon Press)
Malú, en la presentación de su disco 'Oxígeno'. (Cordon Press)

Desde Svenson explican que no es necesario que rechaces tratamientos de queratina o tintes, aunque no es recomendable el uso de productos químicos. También queda prohibido utilizar herramientas de calor como secadores, plancha o tenacillas.

Mientras si tu cabello es seco no necesitarás ese plus de hidratación, si tienes el pelo graso, ¡ay amiga! Vas a amar los champús seborreguladores porque se van a convertir en tu aliado estrella para poder seguir luciendo tu pelazo de siempre.

De lo que ocurrirá después de dar a luz, ya hablaremos...

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios