Logo El Confidencial

Stella McCartney: la industria de la moda “no tiene corazón”

La gente que está en la industria de la moda "no tiene corazón" porque de otro modo no seguiría usando cuero a estas alturas, critica la

Foto: Stella McCartney: la industria de la moda “no tiene corazón”
Stella McCartney: la industria de la moda “no tiene corazón”

La gente que está en la industria de la moda "no tiene corazón" porque de otro modo no seguiría usando cuero a estas alturas, critica la diseñadora británica Stella McCartney, hija del famoso ex beatle Paul McCartney.

Nacida en 1971, poco después de que los Beatles se separaran, Stella fue a vivir con su padre, su madre, Linda, víctima del cáncer hace once años, y sus hermanos a una granja orgánica de Sussex, en el sur de Inglaterra, donde la familia se dedicó a la cría de ovejas, a montar a caballo y a cultivar hortalizas.

"(Mis padres) me enseñaron a entender que compartimos este planeta. La idea de que hay que responsabilizarse de lo que extraemos de la tierra no es algo que necesitase lecciones sino que me vino de forma natural", explica McCartney en una entrevista con el diario The Guardian.

Casada y madre de tres hijos pequeños, dos de ellos varones, Stella McCartney lanzó con su padre y su hermana Mary este año una campaña a favor de los "lunes sin carne". A escala global, la industria cárnica genera casi un 20% de los gases invernadero debidos a la acción humana, más que todo el sector de transportes.

Según ha calculado el grupo ecologista británico Compassion in World Farming, si las familias británicas redujesen a la mitad su consumo de carne, reducirían las emisiones de CO2 en mayor medida que si hicieran lo mismo con el uso del automóvil.

Stella McCartney se niega a utilizar el cuero en los artículos de moda que diseña y se queja de que sus colegas no quieren escuchar los mensajes que denuncian el empleo de ese material a pesar de que deberían ser pioneros en eso como en otras cosas.

Tras graduarse en la escuela de moda y diseño de Central St Martins en 1995 y trabajar para Chloé y luego para el grupo Gucci, Stella McCartney ha logrado que su nombre cuente entre los principales diseñadores británicos.

Cuando se unió a Gucci, hace ocho años, muchos creyeron que McCartney terminaría capitulando y que tendría que diseñar bolsos y otros artículos de cuero para hacer dinero, pero no cedió en ningún momento.

"El mayor lujo de tener los padres que yo he tenido -explica- es que ello me ha permitido no tener que llegar a compromisos. En el fondo yo sabía que si las cosas se torcían, no tendría problemas (económicos). Y ésa es una opción que no tiene todo el mundo".

Actualmente está trabajando en una nueva colección de ropa infantil para el grupo estadounidense Gap, que se pondrá a la venta en noviembre.
Moda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios