Balmain x H&M: nos probamos su ropa y desvelamos todos sus secretos
  1. Estilo
  2. Moda
nueva colección

Balmain x H&M: nos probamos su ropa y desvelamos todos sus secretos

La colección que Oliver Rousteing ha creado para H&M va a conseguir la mayor visibilidad planetaria que Balmain haya conseguido jamás. Además de vender vestidos igualitos a los de la firma por 500 €

Foto: Te enseñamos las bambalinas de Balmain x H&M
Te enseñamos las bambalinas de Balmain x H&M

Decir que Olivier Rousteing (Burdeos, 1985) sabe lo que hace es una obviedad, pero asegurar que los diseños de 500 euros que ha creado para H&M van a volar de las perchas tampoco es una afirmación cargada de riesgos. ¿Cómo conseguirá este francés que una marca con vestidos de 9,95 euros logre que sus compradoras se gasten miles de euros en una sola compra? Así es la impoluta operación de Balmain para H&M. Y como en toda buena estrategia militar, hay un ejército predeterminado para llevar a cabo cada plan. Analizamos la colección y lo que tras ella se esconde.

Un ataque con lema: para triunfar, has de crecer

Rousteing cree en este proyecto por encima de todas las cosas. Al contrario de lo que ocurriera con el primer diseñador en unirse a H&M, Karl Lagerfeld, el propio Olivier ha sido un adepto a la marca. Este huérfano de tan solo 30 años fue una de las miles de personas que hizo cola para conseguir una prenda de Lagerfeld para H&M. Tal y como aseguran desde la firma sueca, tuvieron que pedirle que dejara de diseñar piezas para esta colaboración, pues las tiendas tienen un espacio con la visibilidad que este tipo de acciones requieren bastante limitado.

Olivier ha contado a 'Women's Wear Daily' que este trabajo le ha hecho querer bajar los precios de Balmain. “Ahora que me he establecido en la marca, puedo intentarlo. Antes era el bebé de Balmain y ahora es al contrario. Hace diez años, hice cola para conseguir las prendas de Karl Lagerfeld para H&M. Ahora, la gente hará cola por mí”. Emocionado con la colaboración, este atractivo diseñador recién entrado en la treintena ha hecho lo que cualquier chico (gay) de su generación habría soñado hacer en la presentación de su propia colección: contratar a los Backstreet Boys para actuar en el evento.

Vestidos de 500 para clientas de 9,95 euros

La colección incluirá prendas cuyos precios oscilan entre los 15 y los 500 euros. Un vestido de la firma cuesta miles de euros. Con un descuento del 75%, observamos cómo en Theoutnet.com un vestido transparente con aplicaciones cuesta 3.232,96 euros. ¿El precio original? 12.931 euros. Y no solo entra en juego la posibilidad de comprar un –casi– Balmain por 500 euros, sino la posibilidad de revenderlo en eBay a precios astronómicos.

La historia de unos tacones de tachuelas que una firma 'low cost' sacó a sus tiendas, de asombroso parecido con un modelo de Balmain, es conocida por fashionistas de todo el mundo. Se retiraron del establecimiento fugaz y misteriosamente, y los que se hicieron con el diseño antes de que desapareciera lograron venderlos en eBay por más de 300 euros, cuando el modelo de Zara no alcanzaba los 80 euros. ¿Qué pasará cuando los tacones en cuestión sean realmente Balmain (para H&M)? ¿A qué precio se llegarán a vender?

Como en cada colección, hay caramelitos para snobs que se agotarán en tiempo récord. Si el llavero de Alexander Wang para H&M fue un visto y no visto, el perfume de Balmain está destinado a pasar segundos en la estantería. Lo mismo ocurrirá con las camisetas con su logotipo (nada mejor para el que no puede permitirse un Balmain que un Balmain que grita serlo) y con las faldas drapeadas de 79,99 euros (las originales costaban 4.441). La colección está destinada a venderse en minutos.

Si cuando Khloé Kardashian se puso un vestido de Balmain de más de 2.505 dólares en un evento de Las Vegas el diseño en cuestión se agotó en horas, el que Kylie Jenner haya llevado el modelo de 500 euros de Balmain para H&M no hace más que augurar que las seguidoras de la marca se harán con él sin pestañear.

Así es (realmente) la colección

Cuando te planteas comprar un vestido de cientos de euros en H&M, has de estar muy segura de tu compra. El que dudes si hacerlo o no indica que no estás habituada a gastarte tanto dinero en una prenda, un hecho que te sitúa automáticamente del lado de la cadena sueca más que del de Balmain. El patronaje y los acabados de la colección son muy correctos y cada prenda lleva el sello y la estética de Rousteing. Los detalles siguen siendo el punto débil de las colaboraciones, con cremalleras algo toscas y puntadas que no son tan impolutas como cabría esperar.

Los jerséis de efecto lamé con botones en el cuello prometen agotarse enseguida (cualquier prenda cuyo precio no ronde los 150 euros está destinada a durar segundos en tienda), al igual que las camisetas básicas y las faldas drapeadas, idénticas a las presentadas en pasarela por Balmain en la colección Fall 2013. Los gorros de lana de 15 euros y el perfume, que por cierto huele realmente bien, son otros de los productos que van a volar de las estanterías.

La pieza más impresionante es el 'blazer' con aplicaciones y perlas que emula la presentada en la colección invierno 2012. La versión H&M se presentó en un espacio separado del resto y en maniquí. “Es una de las piezas estrella”, explican desde la marca. La colección de hombre impresiona por sus maravillosos abrigos (con un 78% de lana) y sus cazadoras 'perfecto'.

Beneficios recíprocos

Estas colaboraciones reportan beneficios a ambas firmas. “Se trata de 'brand building', desde luego. Crea impacto y quizás hace que aquellos que nunca han comprado en H&M lo hagan”, cuenta la asesora creativa de H&M Ann-Sofie Johansson a 'Business of Fashion'. Se dice que otras marcas se han embolsado un millón de dólares por su trabajo.

Balmain logra ventas de unos 30 millones de euros anuales, algo que en el mundo del lujo no es tanto como pudiera parecer, por lo que esta colaboración puede suponer un empujón importante. La compañía analítica Crimson Hexagon examinó 171,345 entradas en redes sociales para valorar el impacto de la colaboración de Alexander Wang con H&M. Un 25% de los contenidos expresaban sentimientos positivos a lo largo de la semana en la que se anunció la acción conjunta. El porcentaje aumentó hasta un 35% la semana del lanzamiento.

Durante el análisis, los nueve meses previos al anuncio contaban con un porcentaje del 10%. Los 'posts' que hablaban de intención de compra durante la semana del lanzamiento eran del 50% frente al 14% habitual. “Hará que el consumidor de Balmain se dé cuenta de cuánta gente querría poder permitirse ser uno de ellos. Ahora que la gente está consiguiendo hacerse con nuevas oportunidades económicas, quizá el cliente de H&M pueda ser pronto cliente de Balmain”, explica el CEO de Balmain, Emmanuel Diemoz, a 'New Yorker Magazine'.

El ejército Balmain

Por último entra en juego lo que Olivier Rousteing ha llamado The Balmain Army. El diseñador ha sabido rodearse de las modelos del momento, chicas espectaculares cuyos seguidores en la red social Instagram se cuentan por millones. Así se asegura que cada prenda que luzcan, llega a infinidad de personas. Balmain es una suerte de Victoria's Secret. Sus modelos tienen –algunas– curvas y no se limitan a desfilar, sino a hacerlo con actitud.

Ahora es el 'backstage' de Balmain y su 'after party' el que encandila a fotógrafos y seguidores. De hecho, en las fiestas de Los Ángeles ellas visten de Balmain, por lo que la firma está cada día más presente en aquellos eventos que venden ese espíritu 'bootylicious' tan en boga. Mientras que las firmas se decantan por 'looks' andróginos y el alma unisex cobra cada vez más protagonismo, Olivier Rousteing apuesta por vestidos de escotes imposibles y largos XS.

Desde H&M afirman que tuvieron que rogarle que hiciera sus diseños algo más largos. Tras ver la colección, no lo han conseguido en todos los modelos: el vestido de lentejuelas verdes de vertiginoso escote, la versión H&M del modelo que Natasha Poly lució en la colección primavera-verano 2009 de Balmain, es realmente corta.

En la presentación de la colaboración Alessandra Ambrosio lucía un minivestido azul de la colección con medias negras (lo cual indica que el largo del vestido es XS) y el vestido verde mencionado anteriormente fue mostrado por Joan Smalls con botas mosqueteras de ante interminables, gracias a las cuales no advertías el hecho de que el vestido es realmente corto. Olivier es joven y guapo, y quiere que sus prendas desprendan su amor por la vida y por la noche. De la mano de H&M, ahora todos tenemos acceso a sus fiestas.

Balmain para H&M Balmain Karl Lagerfeld Khloé Kardashian Moda Kylie Jenner Ropa
El redactor recomienda