trucos de estilismo

Qué llevar y qué no llevar cuando los termómetros rozan los 40 grados

A veces, meteorología y moda son dos fuerzas contrapuestas y difíciles de conjugar. Pero cuando los termómetros mandan, lo mejor es dejarse guiar por el sentido común

Foto:
Viento africano, sol de justicia, termómetros que dan miedo con solo mirarlos y tu armario está ahí, preparado para desafiarte con un montón de ropa, que solo pensar en ella y empezar a sudar es todo uno. No te preocupes, tienes opciones. De hecho, solo tienes que aplicar un poco de sentido común, bastantes dosis de sabiduría de la abuela y cierto desprecio por las tendencias que marcan algunas celebrities, cuyos lugares de residencia raramente sobrepasan los 25 grados de temperatura. Así que, sí, tenemos algunas claves que te pueden hacer mucho más llevadero un largo y tórrido verano. Sigue leyendo.

¿Terciopelo en verano?

Sí, lo sabemos, es tendencia. Y puestos a criticar, también lo es que las Kendall, Gigis y compañía se calcen unos botines a pleno sol y en el mes de julio. Ellas verán. ¿Por qué imitarlas en verano llevando botines y en invierno sandalias de piscina por mucho pelo que tengan? Apliquemos el sentido común. Vale, si hay que llevar terciopelo, se lleva, pero mejor en versión sandalia con un poco de ventilación que haga que tu pie no acabe cocido dentro del botín, como si fuera jamón york. Si prefieres que tengan tacón o que sean planas, ya es cosa tuya.

Sandalia de terciopelo de Zara (9,99 €).

Mejor lino o algodón

Sí, los vestidos lenceros, los tops de seda y compañía son ideales, tienen una caída que roza la perfección y te arreglan cualquier look. Pero también tienen su lado oscuro y aparece en forma de mancha húmeda, con esas sombras que deja la transpiración en tus prendas más queridas y especiales. Así que cuando el calor aprieta, no lo dudes, apuesta por una buena prenda de algodón o de lino, tus aliados de toda la vida.

Vestido de &Other Stories (89 €).

¿Colores oscuros?

Mejor no. Diga lo que diga la ciencia y la práctica de miles de tribus que atraviesan el desierto, los colores oscuros y, sobre todo el negro, dan calor y mucho. Absorben mucha más radiación y por tanto calor, y según te pones una camiseta negra a 40 grados, lo único que quieres en la vida es volver a quitártela cuanto antes. Así que, mejor abstenerse: el blanco y los tonos crudos y neutros serán tus mejores aliados. Y ten en cuenta esto: cuanto menos color haya en tu ropa, menos se verán las manchas húmedas de transpiración en ellas.

Top de Mango (9,99 €). Pantalones de Max & Co. (c.p.v.).

Anillos, mejor abstenerse

Porque, sí, el calor hace que las manos y los pies se hinchen y esos anillos que en invierno incluso se te caen de los dedos en verano se convierten en una tortura china. Y además dan calor y no poco. Así que mejor apostar por piezas mucho más ligeras, como pulseras o collares y colgantes de inspiración mínimal, o incluso boho, siempre y cuando sean largos y ‘fresquitos’.

Collar de Dime Que Me Quieres (49,25 €).

¿Pitillos y vaqueros?

No, nunca. Mejor dejarlos para el otoño o si no puedes vivir sin ellos, al menos para cuando las temperaturas bajen de los 30 grados. Porque una segunda piel sobre la primera, que casi no puede respirar, es lo peor que puede ocurrirte cuando ves que los termómetros no bajan. Simplemente cruzar un semáforo a pleno sol es una experiencia mística cuando tus pitillos se te adhieren a la piel como si fueran agua caliente. No, mejor unos pantalones bien holgados y, a ser posible, en versión cropped. El verano está hecho para disfrutarlo, no lo olvides.

Pantalones holgados de Mango (19,99 €).

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.
Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios