La elegancia clásica de Margaret Thatcher vuelve con el estreno de 'The Crown'
  1. Estilo
  2. Moda
POLÍTICA Y MODA

La elegancia clásica de Margaret Thatcher vuelve con el estreno de 'The Crown'

La serie va a rememorar a algunas de las mujeres más influyentes del siglo XX, entre ellas a la política británica y su estilo excepcional

Foto: La elegancia clásica de Margaret Thatcher vuelve con el estreno de 'The Crown'
La elegancia clásica de Margaret Thatcher vuelve con el estreno de 'The Crown'

Margaret Thatcher, la primera y única mujer que ha ocupado el puesto de primer ministro de Gran Bretaña desde 1979 hasta 1990, pudo haber dividido a la opinión pública en muchos temas, pero de lo que nadie puede dudar es de la fuerza de su sentido del estilo.

100% Margaret. (Getty)
100% Margaret. (Getty)

Ahora con el estreno el día 15 de noviembre de la nueva temporada de 'The Crown' sus trajes de chaqueta de tweed y vestidos de seda vuelven a la vida en una interpretación que estamos seguras de que traspasará las pantallas y llegará a nuestros armarios. Gillian Anderson ha sido la elegida para interpretar a la primera ministra y se ha metido en el papel al 100%, a las fotos nos remitimos.

Margaret impuso un nuevo dress code entre las políticas: collares de perlas regalados por su marido, trajes chaqueta de color femeninos, rompió la estética de un Parlamento de hombres con lazos al cuello y piezas que aún hoy utilizan nuestras representantes y que seguramente veremos en Gillian. Con su fuerza y temperamento, demostró en Downing Street que no hay que vestirse de hombre para mandar como ellos.

(Getty Images)
(Getty Images)

Su primera inspiración fue su madre, costurera, que le enseñó las claves de un traje bien cortado. Ella era consciente de que si su ropa pasaba desapercibida y era de buena manufactura se concentrarían en su discurso. Su segunda influencia fue la reina Isabel II, a la que empezó a emular en el uso de complementos, pero poco a poco fue suavizando esa estética hasta convertir la sobriedad y su peinado (como un casco de soldado) en dos símbolos de sus looks. Su marca de cabecera para las prendas de ropa era Aquascutum, una firma británica que también había vestido a Winston Churchill, y la misma que hizo los uniformes a los soldados británicos en dos guerras mundiales.

La ropa de Margaret Thatcher en Christie's. (Reuters)
La ropa de Margaret Thatcher en Christie's. (Reuters)

Sus looks trascendieron tanto en la sociedad británica que se subastaron en Londres en la galería Christie's en 2015, en la que se recaudaron más de 4,5 millones de euros.

La ropa de Thatcher en Christie's. (Reuters)
La ropa de Thatcher en Christie's. (Reuters)

Entre sus numerosas piezas en la subasta estaba su bolso fetiche, una de las más cotizadas, de la firma Launer. Gerald Bodmer, director general de Launer London, recuerda con cariño cómo comenzó la relación entre la firma y Margaret Thatcher: "Eran principios de los 80 y vi una caricatura humorística en un periódico en la que la Dama de Hierro agitaba un bolso y, de repente, me di cuenta de que ella debía llevar alguna de nuestras maletas". Teniendo en cuenta que la propia reina de Inglaterra es cliente habitual de Launer, parecía lógico. "Le envié uno de nuestros bolsos (en la edición estándar negra, con la mejor calidad) de la línea principal junto con un recorte de la caricatura, y poco tiempo después recibí una carta personal de agradecimiento de la baronesa, quien aseguraba adorar el complemento y haberse reído con la broma", explica a 'The Daily Mail'.

Thatcher agradeció el primer regalo de Launer, pero siempre insistió en comprar sus bolsos ella misma, entablando una duradera amistad con Gerald. Solía hacer dos compras anuales, siempre bolsos clásicos, en negro o nude. Según el director, la Dama de Hierro quería apoyar a las empresas británicas, y solía ponerse especialmente los bolsos de la firma para sus encuentros con personalidades extranjeras.

Samantha Cameron le rindió homenaje en su funeral con un estilismo propio de la política británica y con su bolso fetiche, y días después el citado complemento aumentó sus ventas en un 53%.

El bolso fetiche de Thatcher. (EFE)
El bolso fetiche de Thatcher. (EFE)

La adoración que Margaret Thatcher parecía tener hacia esta sencilla cartera negra de piel hizo que se convirtiera en parte fundamental de su imagen pública. Pero también política, sobre todo después de que sus ministros acuñaran el término de 'handbagging' en la década de los 80 para referirse a los sobrios bolsos de mano que solía lucir y a la dureza con la que se dirigía a su equipo.

Margaret Thatcher The Crown
El redactor recomienda