Logo El Confidencial
PUENTE GASTRONÓMICO

De Marbella a Calpe: cuatro restaurantes junto al mar para amantes de lo exclusivo

Este puente viaja a esos lugares de nuestra geografía donde la gastronomía es de altura y desde donde además se ve el mar, aunque ya no te bañes. Solo verlo te emocionará. Y la cocina también

Foto: Tatel lo tiene todo: es sofisticado, se come de lujo y está en una isla. (Cortesía)
Tatel lo tiene todo: es sofisticado, se come de lujo y está en una isla. (Cortesía)

Ahora que nos hemos alejado de él (¡el mar!), cosas de temporada, lo echamos de menos. Pero nada como volver por todo lo alto a sus orillas con el ánimo de darnos un homenaje gastronómico y curarnos las nostalgias del sol y la sombrilla. Lo hacemos en cuatro restaurantes que nos sirven de excusa para viajar a Marbella, Calpe, Ibiza o Llafranc, en el corazón de la Costa Brava. Y de aquí a donde nos quieran llevar sus chefs. Estas escapadas tienen sello gourmet. Aviso a navegantes de lo exclusivo para este puente o para después.

D.O.MAR, en Marbella

Al final, por uno u otro motivo, siempre terminamos en este reino de la Costa del Sol, porque ha sido aquí, en Marbella, donde el chef Óscar Velasco se ha embarcado en su otra aventura, D.O.MAR, así en plan siglas pero desembocando en el gran azul, alegría. Con David Robledo firmando la carta de vinos y Abel Valverde al frente de la sala. No solo Mediterráneo, también hay Atlántico y hasta Cantábrico a la mesa. Además del restaurante, zona de bar non stop. El 'no pares, sigue sigue' barístico tan español.

Qué ofrece: mucho pescado y marisco del Estrecho, una oda a la parrilla, pero también platos como el pichón deshuesado en su propio jugo o algún mix tipo tomate con mejillones escabechados aliñados con vinagreta de aguacate.

Te gustará: su ambiente marinero. Esta vez no en la ciudad ni en ese puerto que al fin y al cabo es Madrid, sino al lado del mar, sueño cumplido.

Dónde: urbanización Oasis Club, N-340, km 183. Marbella (Málaga).

Tatel, en Ibiza

Solo tres veranos y Tatel ya es un clásico de la isla, concretamente de la playa d'en Bossa, ese paraíso del lujo y de la fiesta que combina arenas infinitas con un apoteósico ambiente nocturno. Ibiza es lo que tiene. Todo empieza (o termina) en una terraza a pie de playa y sigue en la sala, en su espacio privado y, por supuestísimo, en la cabina del DJ.

Qué ofrece: una cocina con guiños pitiusos tales como el arroz meloso con langosta ibicenca o el pollo payés a la canela con piñones, sin olvidar clásicos del Tatel madrileño como la tortilla trufada y la milanesa con huevo poché y trufa.

Te gustará: la música en manos de los mejores DJ internacionales mientras te tomas una copa antes o después de la cena. Y si te gusta disfrutar del mundo celebrity, que sepas que este garito tiene entre sus socios a Rafa Nadal, Pau Gasol o Cristiano Ronaldo.

Dónde: carretera de la playa d'en Bossa, s/n. Sant Jordi De Ses Salines (Ibiza).

Beat, en Calpe

Más Mediterráneo, pero ahora el de Alicante, allí donde se alza el peñón de Ifach, Costa Blanca. En Calpe precisamente está el Beat de José Manuel Miguel, su chef, con su cocina contemporánea y cosmopolita a la que no le falta el chic francés. Todo muy blanco (el azul ya lo pone la omnipresencia del mar) y con una terraza inundada de vegetación.

Qué ofrece: verduras ecológicas, algunas del propio huerto, panes artesanos y pescado de las lonjas de la Marina Alta. Atención a los tomates, que se ofrecen secos, frescos, en gelatina, en espuma, confitados, en cóctel y en helado. Entre los platos, bogavante azul con sopa fría de col, lombarda y helado de mostaza.

Te gustará: que está alojado en el hotel boutique The Cookbook, también muy gourmet (ahí está el bistró Komfort), así que te podrás quedar a dormir. Y, por supuesto, cualquiera de sus menús: desde el Latidos (45 euros) hasta el que lleva el nombre del chef (89 euros).

Dónde: urbanización Marisol Park, 1-A. Calpe (Alicante).

La Blanca by Llevant, en Llafranc

En el Bajo Ampurdán, muy cerquita del encantador pueblo de pescadores de Calella de Palafrugell, se encuentra el histórico hotel Llevant, reinventado, y dentro de él, el espacio gastronómico La Blanca, capitaneado y nunca mejor dicho por el chef Eneko Agote. Eso sí, habrá que esperar al mes de abril para disfrutarlo (están de vacaciones). Apúntatelo en tu agenda.

Qué ofrece: cocina ampurdanesa fusionada con gastronomía contemporánea europa y sudamericana. O sea, gamba grande de Palamós con fondo marino o anguila del Delta del Ebro ahumada con requesón casero y crujiente de quinua y manzana. Y es solo el comienzo... Hay un menú de termporada por 50 euros.

Te gustará: el toque que le ha dado el diseñador Paul Llimona a las cuatro habitaciones deluxe, las Estancias, que se llaman como los vientos (Xaloc, Migjorn, Garbí y Mestral) y que sin duda te tentarán. Aquí también querrás alojarte. Y, claro, que está en la mismísima playa de Llafranc.

Dónde: Carrer de Francesc de Blanes, 4. Llafranc (Girona).

Así es La Blanca, el restaurante del hotel Llevant, en Llafranc. (Cortesía)
Así es La Blanca, el restaurante del hotel Llevant, en Llafranc. (Cortesía)

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios