Logo El Confidencial
SEGUNDO INTENTO DEL JUZGADO

El marqués de Larios desahucia este martes a su hija de la casa familiar de La Moraleja

José Carlos Fernández de Villavicencio y Eleta, VI marqués de Larios, pidió al juez que se desaloje a su hija Sandra y su nieto Kenzo, de seis años. Hoy lo vuelve a intentar

Foto: Sandra, hija del marqués de Larios. (Archivo)
Sandra, hija del marqués de Larios. (Archivo)

Es una guerra familiar con final infeliz, se mire como se mire. La hija del marqués de Larios deberá abandonar hoy martes la casa familiar de La Moraleja por orden, precisamente, de su padre. Un juez ha dado la razón al aristócrata en contra de su propia hija y el desahucio, que tenía que haberse dado el martes 10, se ejecuta este martes si todo sigue el curso previsto.

José Carlos Fernández de Villavicencio y Eleta, VI marqués de Larios, pidió al juez que se desaloje a su hija Sandra y su nieto Kenzo, de seis años, de la vivienda en la que residen en la lujosa urbanización madrileña de La Moraleja.

Sandra es hija del marqués y de Eva Frommer, de quien se divorció hace 20 años. En el acuerdo de divorcio se pactó que Fernández de Villavicencio pasara una pensión de 600 euros y madre e hija se quedaban la casa en usufructo. Pero el marqués considera que su hija, con 30 años en la actualidad, ya no necesita la ayuda paterna. Además, según ha contado la revista 'Corazón', la heredera del marquesado ha dejado un reguero de deudas a su paso, deudas que debe asumir su padre.

Ella, por el contrario, ha denunciado que sufre discriminación en su familia porque su madre era judía. Lo contaba en 'La Vanguardia', donde llegó a decir que sus abuelos la amenazaron por serlo.

Con todo, el citado 10 de abril, la juez titular, dos cerrajeros, la policía, dos miembros de los servicios sociales y varios funcionarios se personaron en el domicilio de Sandra Fernández de Villavicencio para ejecutar el desalojo de su casa de 180 metros cuadrados con 2.600 metros de jardín. Fue sin éxito. Son varias las versiones que se dan sobre el fracaso en el desalojo. Desde que unos perros impidieron la entrada a los funcionarios hasta que la heredera usó una argucia legal para impedir que la pudieran echar de casa.

El usufructo por sentencia

Las versiones, decíamos, son dispares. Y mientras Sandra Fernández de Villavicencio habla de un padre ausente, maltratador y arisco, José Carlos Fernández de Villavicencio habla de una hija derrochadora, mal criada y con problemas. Ella lo hace directamente con la prensa, él no contesta y prefiere escoger a amigos como portavoces. Lo hizo hace poco en 'ABC', donde una persona muy cercana al marqués dijo: "El divorcio de Eva fue muy complicado, pero Sandra ha contado muchas barbaridades a la prensa, nada de lo que ha dicho es verdad. (El marqués) Es una persona muy tranquila y huye de la confrontación, si eso es lo que Sandra busca, no lo va a encontrar. Lo único que está consiguiendo es hacer mucho daño".

Sea como sea, todo indica que este martes será cuando se intente ejecutar la orden de desahucio. "La relación con mi padre era maravillosa hasta que abandonó a mi madre cuando yo tenía seis años. Desde entonces se convirtió en otra persona", ha dicho ella, quien enarbola el registro de la propiedad como garantía de ese usufructo que reclama.

Tal y como ha podido comprobar Vanitatis, así consta en el registro, con fecha de 1999: "Gravada con la anotación preventiva letra A, tomada a favor de doña Eva Lydia Isabelle Frommer y doña Sandra Anna Fernández de Villavicencio Frommer, con el uso y disfrute de esta finca, ordenada por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Alcobendas, en el procedimiento Familias Provisionales número 380/96, y que ha sido practicada con fecha 17 de Marzo de 1.998. La atribución del uso y disfrute de esta finca ha sido confirmada por sentencia de divorcio dictada por la Audiencia Provincial de Madrid de fecha 2 de Marzo de 1.999, por nota extendida al margen de la citada anotación letra A, con fecha 29 de Julio de 1.999, acordada por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Alcobendas".

Sandra Fernández de Villavicencio, a pesar de tener sus pertenencias embaladas, conserva las esperanzas puestas en la demanda que ha interpuesto en el Juzgado de Primera Instancia y Familia número 24 de Madrid. Sabe que este martes es decisivo pero no definitivo. El final de esta historia, decíamos, será infeliz se mire como se mire. Lo que no sabemos es cuándo terminará.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios