Mileurista, costalero y bético: así es José María Moriche, el marido de Susana Díaz
  1. Famosos
presidenta de andalucía

Mileurista, costalero y bético: así es José María Moriche, el marido de Susana Díaz

La presidenta de la Junta de Andalucía acaba de convocar elecciones. Recordamos aquí el perfil del padre de su único hijo

Foto: Susana Díaz y José María Moriche (izq), en una imagen de archivo. (EFE)
Susana Díaz y José María Moriche (izq), en una imagen de archivo. (EFE)

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, anunciará la convocatoria de elecciones este lunes -lo hará a las 18,00 horas- en sesión extraordinaria a su Consejo de Gobierno, para que los comicios se celebren el próximo 2 de diciembre, quizá más tarde de lo que pretendía la dirigente socialista, pero obligada por las circunstancias que han afectado al Ejecutivo de Pedro Sánchez en las últimas semanas. Recordamos aquí un perfil de su marido y padre de su único hijo.

Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, sufría entonces una de sus peores crisis internas. El pacto de Gobierno con IU peligraba porque la consejera de Fomento y Vivienda de esta formación, Elena Cortés, había decidido realojar a las familias de la Corrala Utopía, acampadas en la Plaza Nueva de Sevilla en protesta por su desalojo. En medio de unas tensas negociaciones suena el móvil. Es José María, consorte de la presidenta. Y, claro, la reunión se interrumpe. Llamaba para anunciarla “que la está esperando para comer y que ya tiene el besugo en el horno. Y que si tarda, se seca”.

La anécdota retrata el carácter del cónyuge de la presidenta socialista, un hombre más preocupado de las cuitas domésticas que de la agenda política de su esposa. José María Moriche Ibáñez, 41 años de edad (ella tiene 43), se declaraba hasta hace poco en su cuenta personal de Twitter, ahora cancelada, como “trianero, bético, de izquierdas y amante del gazpacho, el salpicón y el tomate con sal”. Moriche mantiene un perfil público muy bajo, aunque acompaña a su mujer a los actos políticos con cierta regularidad. A pesar de que muchos califican esta relación de “descompensada”, él conquistó el corazón de Susana Díaz en 2001. Se conocían de toda la vida, del barrio, e iban juntos a ver los partidos del Betis, equipo por el que la presidenta siente pasión. Un año de noviazgo y se dieron el 'sí quiero', como manda la tradición, en la Capilla de los Marineros ante la Esperanza de Triana, adonde llegaron en coche de caballos. Y no podía ser de otra manera, ya que el futuro padre del hijo de Susana Díaz es además costalero desde hace más de diez años de la Hermandad de la Esperanza de Triana. Religioso y socialista, un cóctel que siempre ha funcionado en provincias.

placeholder Foto cedida por un costalero de la cofradía a Vanitatis.
Foto cedida por un costalero de la cofradía a Vanitatis.

Poco se sabe de él. Sus allegados dicen que es un “chico de barrio, sencillo, le gusta el fútbol, leer, Alejandro Sanz, el Rocío, Triana y tapear con sus amigos de siempre”. Y lo cierto es que no es difícil verle con ellos y Susana de cañas por la plaza del Altozano o El Salvador. A veces, sin escolta. Profesionalmente tampoco tiene una carrera destacada. Es administrativo (estudió Formación Profesional) y arrancó su vida laboral en una cadena de ortopedias en Sevilla. Intentó convertirse en funcionario. En 2005 su nombre aparecía en el listado definitivo de admitidos en el concurso de acceso a laboral fijo de la Consejería de Justicia como auxiliar sanitario. Un año después, también se presentó a otro concurso como auxiliar de enfermería para el Hospital de Alta Resolución, conocido como Chare Sierra Norte de Sevilla.

Las contrataciones polémicas

Moriche tiene una buenísima relación con su cuñada (Susana tiene otras dos hermanas), que ayuda en las labores de limpieza en su casa, y con su suegra, siempre lista a cruzar la acera y llevar un pucherete al hogar de los Moriche-Díaz. O lo que se tercie. Y es que para este niño tan buscado, durante los últimos cinco años, todas las atenciones serán pocas.

Susana Díaz
El redactor recomienda