Sandra Ibarra crea la 1ª unidad de bienestar del paciente y superviviente de cáncer
  1. Famosos
SU SIGUIENTE OBJETIVO, I FESTIVAL DE VIDA

Sandra Ibarra crea la 1ª unidad de bienestar del paciente y superviviente de cáncer

Acaba de celebrar el décimo aniversario de su fundación y en Sevilla celebra este viernes la VI Gala Sevilla Solidaria

placeholder Foto:  Sandra Ibarra. (Getty)
Sandra Ibarra. (Getty)

Sandra Ibarra vivió su primer cáncer hace 24 años. La única superviviente de aquella planta del hospital en el que estuvo ingresada es ella. A día de hoy, once años al frente de su fundación, ha conseguido hacer historia en la sanidad pública española. El Hospital Universitario de Fuenlabrada ha creado la primera Unidad de Bienestar del Paciente y Superviviente de Cáncer. El objetivo es hacer un seguimiento a las personas supervivientes para ayudarles a mejorar su calidad de vida y a enfrentarse a los posibles efectos secundarios del tratamiento

Este modelo ya se está trabajando en Canadá, pero por por primera vez en nuestro país se ha inaugurado en un hospital y pretende seguir abriendo unidades en toda España. Sandra ha conseguido cambiar la mentalidad; en vez de hacer estadísticas sobre muertes, ahora se hacen estadísticas sobre supervivientes. En el año 2017 creó su Escuela de Superviviente porque hacía falta dar asistencia y respuestas a las personas que salían del cáncer, “impulsar protocolos de asistencia sanitaria que aborden de forma integral todas sus necesidades”, comenta.

placeholder Sandra Ibarra. (Foto: E. Villarino)
Sandra Ibarra. (Foto: E. Villarino)

Ella siempre tuvo en su cabeza que había otra forma de hacer las cosas. “La música cura”, es una de sus frases de cabecera, porque encontró en su grupo favorito Los Secretos un aliciente vital. La música de este grupo la ha acompañado en los momentos más importantes de su vida, desde aquella tarde en la que daban un concierto en su pueblo, Medina del Campo, y ella con 20 años y en tratamiento desobedeció los consejos médicos y acudió a escucharlos desde el balcón de la casa de una amiga, sentada en un sillón. Aún recuerda el cansancio que arrastraba en su debilitado cuerpo, pero también la emoción y lo que pudo sentir cuando escuchó a su grupo favorito. “Sabes que te has curado cuando escuchas tu canción favorita y no lloras”, cuenta esta mujer de apariencia frágil pero con un carácter férreo.

Sandra siempre insiste en que la vida es todo, cada momento que te toca vivir, y que una vez que superas el cáncer la pregunta es: “¿Cúantos años llevas de regalo?”.

El lenguaje de la salud

A ella la vida le hizo dos regalos, el primero hace 24 años, años después tuvo que pasar otra vez por lo mismo. A día de hoy, entre otras novedades, sigue intentando desterrar el lenguaje bélico y el miedo a pronunciar el nombre de la enfermedad: “Yo creo que es muy importante cuidar el lenguaje de la salud, no pasa nada por llamar al cáncer por su nombre, la prevención es importante, pero los oncólogos no son futurólogos, nunca sabes qué va a pasar. Yo tenía el 95% de la médula dañada, me daban un fin de semana… Solo puedo decir lo que a mí me ha funcionado: frente al cáncer, optimismo y esperanza. Nuestros objetivos vitales son los que harán que nos vayan bien las cosas. En esta enfermedad no hay perdedores, nunca se pierde”


Hace unos días celebraba en Madrid la fiesta del décimo aniversario de su fundación, que fue todo un éxito. En ella el gerente del hospital, Carlos Mur, contagió su entusiasmo por este proyecto que aspiran a expandir por toda España.

Hoy viernes la fundación celebra en Andalucía la VI Gala Anual para recaudar fondos. En Sevilla ha creado un grupo de mujeres que se autodenominan Las Fantásticas: todas se han conocido a través del cáncer y participan activamente en todos los actos de la fundación. La delegada en Andalucía, Yolanda Vielba, es una amiga de la infancia de Sandra. Comparte con ella filosofía y pasión por la vida.

Si el año pasado recaudaron fondos para un ultracongelador en el Hospital Virgen Macarena, donde desarrolla su trabajo en investigación oncológica el doctor Virizuela, este año los fondos se destinan a celebrar el I Festival de Vida. En Wakana (Parque de los Alcornocales, Cádiz), los días 11, 12 y 13 de Agosto, la Escuela de Vida de la fundación organiza una serie de actividades relacionadas con la nutrición, la naturaleza, el deporte, el desarrollo personal... Todo para intentar mejorar la calidad de vida de los supervivientes. Serán tres días en contacto con la naturaleza bajo un cielo libre de contaminación lumínica y los lazos que se crearán entre los supervivientes que asistan serán especiales, porque, como recuerda Sandra, “si ya se generan conexiones especiales en una sala de espera de un hospital, imagínate en ese ambiente”.

Más de 500 proyectos solidarios

En la Gala Solidaria de Sevilla, a orillas del Guadalquivir, en Río Grande, a las nueve de la noche actuarán María del Mar Berlanga, Premio Nacional de Baile; Erika Leiva y Juanlu Montoya. Habrá un sorteo y después fiesta con canciones de los 80 y los 90.

Sandra reconoce que se siente feliz sobre todo “de haber mejorado la vida de los pacientes y de haber dado mucha esperanza, pero también de haber sido inspiradores para otras organizaciones, creando un modelo de gestión y una forma de trabajar transparente y con proyectos concretos”

En los más de diez años de vida que tiene la fundación ha conseguido más de 1,5 millones de euros invertidos en la investigación del cáncer. También más de 200.000 euros para prevención, diagnóstico y tratamiento. Además han organizado y participado en más de 500 proyectos solidarios en toda España y han recibido 50 premios por la labor que realizan.

El balance no puede ser más positivo y seguirá creciendo. Al igual que sus proyectos, porque además de haber publicado un libro, 'Las cuentas de la felicidad', en el que relata su experiencia, creó también una marca de ropa, Kiss & Fly, y su cabeza no parará de idear y crear hasta que llegue el momento en el que al fin se puedan pronunciar las palabras mágicas: “El cáncer se cura”. Ella es el ejemplo.

Sandra Ibarra
El redactor recomienda