Pedro García Aguado: números 'rojos', dos exmujeres y Urdangarin
  1. Famosos
POLÍTICA

Pedro García Aguado: números 'rojos', dos exmujeres y Urdangarin

Isabel Díaz Ayuso le ha fichado como nuevo director general de Juventud. Adicto al alcohol y a las drogas, waterpolista de éxito, ayudante en la recepción de un hotel... La de político es su enésima vida

placeholder Foto: Pedro García Aguado. (Atresmedia)
Pedro García Aguado. (Atresmedia)

Ha sido medallista olímpico, adicto a las drogas, ayudante de recepcionista de hotel, conferenciante, escritor, mediador familiar, educador, presentador de televisión (en Mediaset y Atresmedia) y ahora gestor público. Las infinitas vidas de Pedro García Aguado no caben en este artículo. La flamante presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, le fichó esta semana como director general de Juventud bajo las órdenes del consejero Enrique Ossorio. El conductor de 'Hermano mayor' lo celebró como lo hubiera hecho cualquiera: "Estoy que no me lo creo, muy sorprendido y agradecido". Lo cierto es que llevaba colaborando con el equipo de Díaz Ayuso desde el mes de febrero.

[LEA MÁS: Ayuso ficha al 'Hermano mayor' como alto cargo]

Su papel como conductor de 'Hermano mayor', un programa de Mediaset que abordaba trastornos de conducta entre adolescentes, le granjeó una fama que creía perdida tras años de adicciones y de tirar por la borda su brillante carrera como jugador de waterpolo. No solo ha hablado de ello hasta la saciedad, sino que lo ha convertido en su 'modus vivendi' (tras probar otros campos tan exóticos como la gestión de hoteles). Hoy por hoy, García Aguado se ha transformado en un referente y es ejemplo vivo de superación.

El waterpolista abrió en el año 2011 Mimusa Management, con sede en Barcelona, una empresa a través de la cual canaliza los ingresos que obtiene a través de sus charlas educativas. La Comunidad Autónoma de Canarias le contrató hace unos meses para dar varias conferencias sobre 'Aprender a educar', 'Un viaje de aprendizaje' y 'A salvo en la red'. Por las cuatro (repitió la primera dos veces) le pagaron un total de 21.500 euros, tal y como consta en los documentos de licitación pública.

Incertidumbre

El nombramiento le viene en una época de cierta incertidumbre profesional, cuando había dicho adiós a su faceta televisiva (Atresmedia no le renovó en otoño pasado a pesar de tener varios programas grabados y sin emitir), por lo que retomó su papel como asesor y mediador en el Centro Tempus, especializado en tratamiento de adicciones y trastornos de conducta. Desde el punto de vista empresarial, no le ha ido excesivamente bien con esta empresa. Constituida en 2011, declaró su disolución en el Boletín Oficial del Registro Mercantil en el año 2013.

Como siempre habla a corazón abierto, García Aguado no ha podido esquivar nunca las preguntas sobre Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, a los que conoció cuando comenzaban su relación en Barcelona. Pedro e Iñaki vivieron juntos en la residencia deportiva Blume y compartían un amigo común: Jesús Rollán. El añorado jugador de waterpolo sirvió de celestina y de pantalla muchos meses a Urdangarin y Cristina, algo que ha narrado García Aguado en diversas ocasiones.

placeholder Pedro García Aguado e Isabel Díaz Ayuso.  (Redes)
Pedro García Aguado e Isabel Díaz Ayuso. (Redes)

En una profunda entrevista que concedió a 'Jot Down', el periodista le inquirió por la buena relación que mantenían entonces los waterpolistas con la Casa Real, cuando les coreaban: "¡Talismán, talismán!". "Había mucha cordialidad con la familia real, siempre había estado en nuestras finales desde Barcelona. La infanta Cristina nos siguió mucho y el trato con ella era muy bueno. En esa celebración empezamos a hacer bromas con eso de '¡Talismán, talismán!' y como yo era un descerebrado, añadí: “¡Ole tus cojones, Marichalar!”. Y él bien, era un ambiente festivo".

[LEA MÁS: Atresmedia no renueva a Pedro García Aguado tras tres años de contrato]

Sobre Urdangarin nunca se ha explayado y cuando lo ha hecho, ha sido de una forma un tanto críptica. Afirma que no tuvo "mucha relación con él, la justa". "Como yo era un tío desordenado, él me parecía un tipo más ordenado". Jesús Rollán, Iñaki, la Infanta y él coincidían a menudo de copas por Barcelona. "Hubo algún momento en el que cuando parecía que Jesús estaba con la Infanta, no era él, sino que hacía de pantalla. Yo eso lo entendí con el tiempo. Jesús iba a buscarla, eran muy amigos, porque Jesús era muy divertido y le daba igual todo. Luego le venían los escoltas y le pedían por favor que no condujera rápido, que no se metiera en dirección contraria. Pero luego estaban cenando, llegaba Iñaki y se iba con la Infanta… y se quedaba Jesús con la cuenta".

"Golfos"

"Los de waterpolo teníamos mucha fama de golfos", abundó en el 'Chester' de Risto Mejide, "y Jesús Rollán tenía muy buena amistad con la Infanta. A Iñaki no le había visto salir en todos estos años, pero siempre que Cristina iba con Jesús, a las 2:30 aparecía Iñaki. Venía solo y a las 3:30 desaparecía con Cristina. Yo no me di cuenta hasta que salió la noticia. Él era un poquito estirado, pero podía ser mi impresión. Y ella me parece una persona maravillosa, cercana y humana. Aunque cuando salíamos se iba sin pagar".

placeholder El rey Felipe, Carlos Morales, la reina Sofía con Juan Urdangarin, la infanta Cristina, Cristina de Borbón Dos Sicilias, Pedro López Quesada y Beltrán Gómez-Acebo en los Juegos de Sídney 2000, animando al equipo de balonmano. (Cordon Press)
El rey Felipe, Carlos Morales, la reina Sofía con Juan Urdangarin, la infanta Cristina, Cristina de Borbón Dos Sicilias, Pedro López Quesada y Beltrán Gómez-Acebo en los Juegos de Sídney 2000, animando al equipo de balonmano. (Cordon Press)

Una de esas noches, cuando doña Cristina aún jugaba al despiste, Pedro García Aguado estaba besándose con su primera mujer. "No comas pan delante del pobre", le bromeó la Infanta.

Las drogas también arrasaron con la vida privada del jugador. Se separó de su primera mujer en 1998, tras cuatro años casados. Su hija mayor apenas tenía ocho meses y su esposa no quería que consumiera cocaína. La hija pequeña nació durante los Juegos Olímpicos de Sídney, en el año 2000. Su relación con la madre tampoco prosperó. "Del 98 al 2003 perdí la cabeza. No tenía conciencia. La droga me había hecho una persona tan fría que es ahora cuando empiezo a despertar".

Ahora siempre lleva en la cartera una instantánea arrugada de sus hijas Claudia y Natalia. Es la primera foto que se hizo con ellas cuando salió de su ingreso, en julio de 2006, limpio "y con ganas de una nueva vida". Quién le hubiera dicho a él entonces que esa nueva vida le llevaría hasta donde está hoy.

Pedro García Aguado