Alejo Sauras: "Me cuesta mucho llorar de tristeza, de alegría me es muy sencillo"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Alejo Sauras: "Me cuesta mucho llorar de tristeza, de alegría me es muy sencillo"

El actor vuelve al primer plano con la serie 'Estoy vivo', que emite TVE y que ha alcanzado ya la cuarta temporada

placeholder Foto: Alejo Sauras. (Foto: Raúl Guerrero)
Alejo Sauras. (Foto: Raúl Guerrero)

Cuando empezó a emitirse 'Estoy vivo' en TVE, no estaba muy claro cuántas temporadas iban a rodarse y ya está emitiéndose la cuarta. Por eso no nos extraña que Alejo Sauras, uno de sus protagonistas, nos responda así cuando le preguntamos sobre los proyectos que tiene sobre la mesa, máxime en tiempos de pandemia: "Está todo tan raro y tan cambiante que lo que antes dábamos por seguro ha cambiado tanto que no puedo confirmarte nada. La serie la íbamos a empezar en junio y la empezamos en agosto. Deberíamos haber terminado en diciembre o en enero y la hemos terminado prácticamente en marzo. Todos los proyectos que había encima de la mesa están bailando porque son muy difíciles de encajar. Tampoco sabemos si vamos a hacer algún capítulo más de la serie o se va a quedar así. Literalmente, no sé lo que voy a hacer el mes que viene".

El actor, de 41 años, feliz por trabajar en esta serie producida por Globomedia y The Good Mood, lleva ya casi un cuarto de siglo de carrera y sumando, pero no siempre ha sido sencillo el camino. Sauras, que se muestra divertido cuando toca y profundo cuando nuestras preguntas le llevan a esos derroteros, ha alternado con éxito el teatro, el cine y la televisión. Ha sido la pequeña pantalla la que le ha dado mayor popularidad, gracias a sus trabajos en series tan señaladas como 'Al salir de clase' o 'Los Serrano', pero también ha participado en taquillazos como 'Solo química' o 'Mentiras y gordas', y ha demostrado su versatilidad en los escenarios en funciones como 'El eunuco' o 'La cena'.

PREGUNTA: Alcanzáis la cuarta temporada de 'Estoy vivo'. Cuando se lleva tanto tiempo trabajando con el mismo equipo se debe de crear un sentimiento de familia, ¿no?

RESPUESTA: Menos mal que se crea, porque con el año que hemos pasado... Si no hubiera sido así, habría sido más duro, la verdad.

P: ¿Cómo fueron los rodajes durante la pandemia?

R: Empezamos a rodar en cuanto pudimos, en el mes de agosto. Ha sido duro y complicado porque para nosotros tener contacto es algo muy necesario. Trabajar con mascarillas y distancia de seguridad es algo muy duro. Nos lo dificulta mucho. Gracias a tener la relación que tenemos y a lo bien que nos conocemos, nos ha salido muy bien.

P: Se ha subrayado que en esta temporada está potenciado mucho el humor, que es un ingrediente esencial en momentos tan duros como siguen siendo estos...

R: El humor es una parte que nos ha acompañado desde el primer día. Cuando hablas de cosas como las que hablamos nosotros, como las segundas oportunidades, la gente a la que pierdes, la gente a la que te gustaría recuperar, es algo que nos toca el corazón a todos y que también es triste. Si no le das un toque de humor, lo conviertes en algo que no queríamos, porque lo que nosotros pretendemos contar es algo alegre, aunque parta de cosas tristes. Deseamos que el espectador acabe cada capítulo con una sensación alegre. Por eso hemos inyectado ciertas dosis de humor y cotidianidad. Este año nos hemos querido centrar más en eso y darle un poco más de fuerza, porque nosotros lo necesitábamos y considerábamos que el público igual o más.

placeholder Fotograma de 'Estoy vivo'. (TVE)
Fotograma de 'Estoy vivo'. (TVE)

P: Decías hace unos días que a ti la pandemia también te había afectado a título personal...

R: Sí, he perdido a seres queridos, como mucha gente.

P: La última serie que has estrenado antes que esta es '14 de abril. La República', que estuvo ocho años en un cajón. ¿Cómo se vive que un trabajo pueda acabar inédito y sin ser disfrutado por el público, que es el objetivo último de un actor?

R: Vivimos en un país en el que lo que les pase a los ciudadanos no les importa mucho a las personas que gobiernan, aunque yo no voy a hablar de política. Sí que es cierto que al menos en los años que yo tengo de experiencia, muchos tenemos la sensación de que nunca les hemos importado a las personas que dirigen como ellas mismas se importan a sí mismas. Todos los movimientos que estamos viendo responden más a estas personas que a los intereses de la ciudadanía. Esto nos obliga siempre a ir viendo qué va a ocurrir en el futuro, a qué va a pasar con nosotros.

'La República' era una serie pensada para tres temporadas. Cuando terminamos la primera, nos dijeron que iba a haber unos movimientos políticos que seguramente nos iban a impedir llegar a rodar la tercera. De tal forma que la segunda se sumaba a la tercera, con un par de capítulos más de los que estaban previstos para darle un final a la serie. Digamos que condensamos lo que se iba a contar en una temporada y pico. Lo que no nos imaginábamos era que ni siquiera se iba a emitir. No había razón para ello. Tengas la ideología que tengas, por muy radical que fuera, no era una serie que fuera en contra de nadie ni que hablase de nada más que de las historias personales de un grupo de personas en un momento convulso en España. No se sabe por qué finalmente se quedó en un cajón todo ese tiempo. Y sí, fue duro porque, como dices, la finalidad es que se pueda ver. Luego ya que guste o no es otra cosa. Cuando ya se estrenó, dos intérpretes de la serie ya no estaban con nosotros y fue una pena no poder compartir esos momentos tan bonitos con ellos.

placeholder Jesús, Fernando y Mercedes son los personajes de Alejo Sauras, Félix Gómez y Mariona Ribas en '14 de abril. La República' (RTVE).
Jesús, Fernando y Mercedes son los personajes de Alejo Sauras, Félix Gómez y Mariona Ribas en '14 de abril. La República' (RTVE).

P: Debutaste como actor en la segunda mitad de los años 90. ¿Podemos decir que la continuidad ha sido tu mayor logro profesional?

R: Sí. Es el resultado de mucho trabajo, de mucho esfuerzo y de un poco de suerte. En esta profesión nuestra, seas el peor o seas el mejor, juega un papel fundamental y tengo que reconocer que he tenido cierta suerte y no he parado de trabajar, salvo en esos periodos razonables que se pueden esperar. En nuestra profesión, los proyectos a veces duran poco y encadenar muchos seguidos durante muchos años a veces es imposible. Dentro de esta dificultad, me considero uno de esos actores afortunados porque hay algunos muy grandes que desgraciadamente están sin trabajo. No voy a formular una queja por cómo me va porque tengo la suerte no solo de trabajar sino de que además me den personajes muy bonitos.

P: Uno de tus trabajos más sobresalientes en teatro fue 'La cocina', en la que te dirigió Sergio Peris-Mencheta, quien al igual que tú trabajó en 'Al salir de clase'. ¿Cómo fue ese encuentro?

R: Sergio y yo nos conocemos desde mucho antes de la serie. De hecho, no coincidimos en 'Al salir de clase'. Cuando yo llegué, él ya había terminado de rodar. Lo que hemos tenido siempre es una preciosa amistad. Desde el momento que él decidió dedicarse a dirigir, llevo queriendo trabajar con él y se lo había dicho muchas veces. Me llegó el momento en uno de sus últimos proyectos, 'La cocina', y cuando me llamó perdí el culo por conseguir un papel en esa función. Por fin pude trabajar con él y espero poder volver a hacerlo, porque es fantástico. Es uno de los grandes de este país. En cuanto al teatro, es el lugar del que salimos y un lugar al que todos necesitamos volver de vez en cuando para seguir formándonos y para seguir siendo actores.

placeholder El actor Alejo Saura recibe el premio al mejor actor de televisión por 'Estoy vivo' en 2018. (EFE)
El actor Alejo Saura recibe el premio al mejor actor de televisión por 'Estoy vivo' en 2018. (EFE)

P: En 'Al salir de clase' , de la que rodaste nada menos que 405 capítulos, interpretabas a un personaje gay que tuvo mucho calado en ese momento. ¿Ha evolucionado lo suficiente la sociedad desde entonces para acabar con la discriminación? ¿Cómo ves a ese personaje todo este tiempo después?

R: Creo que la sociedad ha evolucionado mucho, lo que no ha evolucionado tanto, porque no lo necesitaba tanto, porque ya lo estaba, era la sociedad que hay dentro de la cabeza de cada homosexual que a lo largo de la historia ha sufrido por serlo. Si volvemos a ver la serie a día de hoy, hay muchas cosas en la sociedad que han cambiado, pero el personaje sería igual. Seguramente no tendría las dificultades que tuvo Santi, en número de personas que lo censuraran, no en intensidad. Quiero pensar que a día de hoy ya no es un hándicap, nadie te insulta, ya no tienes que negar lo que eres ni lo que sientes. Dentro de la cabeza de estos personajes no creo que haya mucho trabajo que hacer. Estos personajes, en este aspecto, nos llevaban ya mucha ventaja al resto de la humanidad y es ahora cuando se está equiparando la cosa.

P: En aquel momento, hubo quienes te llegaron a hacer comentarios no siempre positivos, no hacia tu persona sino hacia tu personaje.

R: Algún comentario sí que me hicieron. Había gente que se sorprendía y te preguntaba si eras homosexual, como si interpretaras a un superhéroe y te preguntaran si en realidad sabías volar. Eso es lo que te digo que ha cambiado. A día de hoy, eso ya no se da. Nadie se acerca a alguien que tiene una sexualidad diferente a la suya para saber si de verdad esa es su inclinación. Cuando a mí me ocurría, no lo recibía como algo negativo sino como un desconocimiento de la realidad. La gente no pregunta con malicia sino con ignorancia. No culpo a las personas que individualmente se me acercaban sino a la sociedad que no supo estar a la altura de todos sus ciudadanos, algunos de ellos homosexuales. La sociedad hace 20 años no estaba a la altura de estas personas y afortunadamente hoy día casi lo está.

P: Es cierto que sigue habiendo agresiones homófobas.

R: Pero mala gente va a haber siempre. No podemos juzgar a la sociedad por lo que hagan una o dos personas. Por eso digo 'casi'.

placeholder Alejo Sauras. (Foto: Raúl Guerrero)
Alejo Sauras. (Foto: Raúl Guerrero)

P: "Los actores somos vanidosos", declarabas en una ocasión. ¿Cómo te llevas con tu ego?

R: Me considero una persona muy poco vanidosa, pero por la naturaleza de nuestro trabajo, por el manejo de los sentimientos que trabajamos, por la forma en la que hacemos la construcción de nuestros personajes, un poquito de vanidad y un poquito de ego es inherente a cualquier actor. No digo que esté mal que lo sea, pero no me considero ni ególatra ni vanidoso. Pasa lo mismo en otras profesiones... Igual un gran pintor no pintaría esos cuadros si no tuviera en la cabeza las cosas que tiene. Esta es una característica que muchas veces tenemos los actores, una dosis justificada y necesaria, pero pequeña, de vanidad.

P: "Los actores jugamos con las emociones" es otra de tus frases. ¿Eres de los que se meten el dedo en la herida para componer tus personajes?

R: Eso es peligroso hacerlo. A veces se hace cuando no queda más remedio. Jugamos con las emociones porque tenemos que mostrar emociones que no tenemos, al menos en ese momento. Desde un personaje que no somos, por lo que es difícil que te afecte algo que no te toca, que no eres tú. Tenemos que crear falsamente esas emociones, por así decirlo, y tenemos que conseguir que lleguen al espectador y que las viva, que se emocione. Por eso creo que un poquito de vanidad a veces es necesario porque hay que darle empuje y fuerza a lo que estás haciendo. Tienes que creértelo aunque no te lo creas.

P: "El ser humano no sabe vivir sin sufrir". ¿El sufrimiento te hace fuerte, te lo puedes ahorrar o tenemos que sacar lecciones constructivas que nos hagan evolucionar?

R: El sufrimiento es inevitable, es inherente a todos los seres humanos. Si no, no seríamos humanos o no viviríamos. Si nunca sufres una pérdida es porque nunca pierdes a nadie. Y si nunca pierdes a nadie es porque probablemente nunca lo has tenido. Tal vez haya una o dos personas en el mundo entero que tienen la suerte de pasar toda su vida sin sufrir ninguna pérdida y bien por ellos... Las pérdidas y las cosas malas también nos hacen ser lo que somos, la empatía, el cariño, el identificarte con otras personas. Muchas veces, las relaciones humanas se establecen en base a experiencias vividas en conjunto.

Cuando no has vivido muchas cosas, es difícil que puedas empatizar con otras personas que están viviéndolas o que cuentes algunas historias si no has pasado por algo parecido. Las malas vivencias también nos hacen lo que somos, tienen su parte positiva. Lo que somos es humanos, una característica fundamental nuestra. Y ojalá seamos cada vez más humanos. Las épocas del ser humano en las que los sentimientos no han sido una parte principal de la vida son las más salvajes. Eso no es bueno. Creo que el mundo en el que vivimos hoy es más bonito porque los seres humanos mostramos nuestras emociones y las compartimos.

P: ¿Eres empático o de lágrima fácil?

R: Me cuesta mucho llorar de tristeza, de alegría me es muy sencillo. No sé por qué... Es una cosa mía.

placeholder Con Pepón Nieto, en 'El eunuco'. (EFE)
Con Pepón Nieto, en 'El eunuco'. (EFE)

P: Nos hemos puesto un poco intensos por mi culpa, así que déjame que sea un poco más frívolo y recuerde un comentario que te hizo la periodista Cristina Fernández, que te calificó del 'Jordi Hurtado de los actores', porque parece que no pasa el tiempo por ti. ¿Qué haces para estar tan estupendo a los 41?

R: Me lo dicen mucho últimamente, pero no me cuido gran cosa. Llevo una vida muy normal, intento hacer algo de deporte, una alimentación más o menos normal. No vigilo especialmente lo que como, más allá de que sea lo más natural posible. Es una cuestión de suerte o de genética. No tengo ni idea. Cuando se puede, salgo, bebo y de vez en cuando me emborracho como todo el mundo. Me divierto y me puedo pasar noches sin dormir si hace falta. Me encanta viajar, con lo que eso estropea el cuerpo.

P: ¿Has vivido esa tan manida crisis de los 40?

R: No, la verdad es que no. La vida pasa y en cada etapa tienes cosas. Yo pensé que nunca diría esto, porque cuando eres joven piensas distinto, pero la vida te ofrece cosas diferentes en cada momento. Como decía antes, cuando eres mayor también cuentas con estas experiencias, las malas, que también forman parte de tu vida. No renunciaría al tiempo que ya he pasado. Ni al bueno ni al malo, porque todo hace lo que hoy soy. Me gusta como soy, así que no le guardo rencor al mundo ni echaría marcha atrás. Quizás echaría para atrás para pegarme alguna de las fiestas que me pegaba cuando tenía 20 años porque aguantaba mucho más que ahora, pero poco más -concluye, divertido.

P: ¿Eres de hacer planes a futuro, te planteas, qué sé yo, tener hijos, por ejemplo? ¿O vives más en el día a día?

R: Vivo más en el día a día, sinceramente. Además, llevamos un año en stand-by, congelados, sin saber qué hacer con nuestra vida ni hacia dónde tirar. En este momento no me planteo más allá de este mes, porque ni siquiera sé qué va a ser de mí el mes que viene. Llevo más de un año planeando un viaje que no puedo hacer, así que el día que pueda lo haré.

Alejo Sauras Globomedia