Alejo Sauras nos habla de su transformación física: "¡Y sin tomarme ninguna mierda!"
  1. Noticias
IMPERATIVOS DE SU ÚLTIMO PAPEL

Alejo Sauras nos habla de su transformación física: "¡Y sin tomarme ninguna mierda!"

El actor nos habla también de su gran amiga Ana Fernández, de la que asegura que “nos está dando una lección de fuerza sabiendo salir del agujero”

placeholder Foto: Alejo Sauras, en una imagen compartida en su perfil de Instagram
Alejo Sauras, en una imagen compartida en su perfil de Instagram

Alejo Sauras, el versátil actor que con 36 años parece haberse congelado en el tiempo, ha experimentado en los últimos meses una notable evolución física. También profesional –está al frente de la magnífica obra de teatro 'El eunuco'–, pero nos llama la atención la musculatura que late bajo el traje oscuro con que nos atiende en el Festival Internacional de Cine de Sitges. Acude a la fiesta que ron Bacardí ofrece en la casa-museo de la misma localidad en que nació su fundador hace 200 años y responde a 'Vanitatis' mucho más sereno que el atribulado personaje que le tocó ser en 'Solo química', su última película y en la que afianzó una amistad a toda prueba con Ana Fernández. Gracias a ese rodaje, ella ha encontrado una mano a la que aferrarse para superar la muerte de su novio, el trágicamente desaparecido cámara Santi Trancho.

Pregunta: Alejo, estás hecho un Aquiles. ¿Cómo se consigue ese cuerpo?

Respuesta: Trabajando mucho. Yo que nunca había ido mucho al gimnasio… Me ofrecieron un papel en el que necesitaban un cuerpo así y me lo tuve que trabajar. Tanto para mi última película como para la función que estoy haciendo.

P: ¿Satisfecho con el éxito de la obra 'El eunuco'?

R: Mucho. Llevamos cerca de un año y medio de gira llenando casi todos los teatros, batimos el récord de asistencia del Festival de Mérida, que es el más grande de España y uno de los mayores de Europa y con 150 representaciones, aún nos queda al menos hasta marzo. Muy contento.

P: ¿Dirías que un actor solo puede sentirse tal si se consagra en el teatro?

R: Como yo lo veo, un actor necesita subirse a un escenario para seguir sintiéndose actor, pero tampoco creo que si no subes no seas actor. Cada uno tiene su forma de sentirse realizado y yo no concibo la profesión sin el teatro, aunque otros compañeros quizá sí y yo lo respeto.

P: ¿Es cierto que nunca una función es igual a otra aunque el texto sea el mismo?

R: Incluso son distintas dos representaciones el mismo día. Depende de cómo estés tú, de los compañeros, pero, sobre todo, del público. Ellos creen que no los oyes, que no los sientes y desde el escenario se siente todo. Si les gusta o si no. Al entrar y salir nos miramos y nos damos cuenta de cómo está respirando el público.

P: Al terminar la obra, querrás continuar tan fuerte como ahora?

R: Bueno, ya que me ha costado tanto trabajo, porque no me he tomado ninguna mierda, sino que lo he hecho todo con mi esfuerzo, yo solito, yendo al gimnasio todos los días de mi vida, vamos a tratar de mantenerlo. Cuando te gustas a ti mismo, eres más feliz. Y eso está muy bien. Tener una buena forma física te hace sentirte mejor.

P: Eso de la tableta os lo piden mucho a los actores de hoy, ¿verdad?

R: ¡Si yo no tengo tableta! De todas formas no es lo más difícil de trabajar. A mí me ha costado más hombros y piernas. Me mareo el día que tengo piernas. ¡Nunca había hablado de esto!

P: Parece que por fin tu amiga Ana Fernández está levantando la cabeza, después de la trágica desaparición de su novio, el cámara Santi Trancho. ¿Cómo la ves tú?

R: Ana es una grandísima amiga mía y una persona muy fuerte que ha tenido la desgracia de que le pase algo terrible en la vida. Nos está dando a todos sus amigos una lección de fuerza sabiendo salir del agujero en el que lógicamente estaba tras ocurrirle esa desgracia. Está reuniendo una fortaleza increíble y yo mismo le tengo una admiración tremenda por lo que está haciendo.

P: ¿Os ha costado mucho sacarla de casa?

R: Al principio nos costó un par de empujones. Pero ella sabía que tenía que hacerlo y se apoyó en sus amigos. Pero podría haberlo logrado sola. Tiene la suficiente fortaleza.

P: No son pocos los actores que se han refugiado también en el trabajo para salir adelante ante una desgracia como la que vivió ella...

R: Sí, yo mismo he tenido que hacerlo. Pero eso es la vida de todo el mundo. Todos tenemos un trabajo y a todos nos pasan cosas y hemos de seguir. Algunos pueden permitirse faltar al trabajo y ese no es nuestro caso; es algo que asumimos cuando decidimos dedicarnos a esto. Vivimos con el miedo a que nos ocurra algo el día que tenemos una función y, aun así, debamos salir a hacerla.

P: No sé si estás soltero o tienes a tu pareja fuera del país, pero nunca te pillan los fotógrafos. ¿Cómo lo haces?

R: No es que me esconda ni mucho menos; solo procuro separar mi vida profesional de mi vida privada y no voy a Ibiza en verano (risas). Además, a los 'photocalls' vengo solo, son cosas que me gusta hacer solo. También tengo la suerte de que la prensa me tiene cariño, por eso, si algún día me veis con una chica, os pido por favor que no lo contéis (risas).

Descarga la app de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Alejo Sauras
El redactor recomienda