Logo El Confidencial
“No ha sido nada raro. Ha sido un accidente deportivo”

Emotivo adiós a Álvaro Bultó

Este jueves por la mañana tenía lugar el entierro del aventurero Álvaro Bultó que moría el pasado 23 de agosto mientras practicaba 'wingfly' en los Alpes suizos. Hasta la ciudad Condal se traladaban los restos mortales del presentador aunque la Fiscalía

En la sala seis del tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona ha tenido lugar este jueves a las 12:30 la misa funeral por el alma de Álvaro Bultó, fallecido el pasado 23 de agosto en la zona de Stechelber, en la comuna de Lauterbrunnen (cantón de Berna) cuando practicaba el wingfly en la modalidad de salto base, en la plataforma ‘Dumpster’, situada a 1.600 metros de altitud en los Alpes suizos.

En las primeras filas habilitadas se encontraba toda la familia que no perdía ojo a la matriarca, Inés Sagnier que, a sus 90 años, no podía creerse que uno de sus hijos se había ido para siempre. Ante sus ojos, estaba la urna con las cenizas de su mediático hijo. De los nueve hermanos y la veintena de sobrinos que tenía Álvaro, sin duda alguna, el más fotografiado y perseguido fue Sete GIbernau, expiloto y exmarido de Esther Cañadas, que llegó acompañado de su novia. Entre abrazos de consolación y muy afectado por la pérdida de su tío favorito, Sete daba las gracias a todos por el cariño dispensado. Ninguna de las mediáticas novias de Álvaro como la infanta Cristina, Raquel Revuelta, Paloma Lago o Ivonne Reyes hicieron acto de presencia, pero sí lo hizo Cristina Serra, perteneciente a la alta burguesía catalana y con la que empezó a salir tras ‘separarse’ de la infanta. Un noviazgo ‘real’ que nunca llegó a confirmarse por parte de ninguno de los  dos.

Tenía pensado tirarse desde la Sagrada Familia

Al acabar el sepelio, Arantxa Sánchez-Vicario quiso dedicar unas palabras a Álvaro: “Era un excelente amigo al que echaremos todos de menos. Era muy querido en el deporte, tenía amigos en todas partes, siempre tenía puesta esa sonrisa, tan vital… una excelente persona”. El político Albert Fernández, con quien estudió en los jesuitas, nos desveló uno de sus secretos: “Quería tanto a Barcelona y al deporte que quiso juntar a los dos y, en breve, tenía pensado tirarse desde la Sagrada Familia” y su gran amigo Santi Corella, con quien saltó al mismo tiempo desde la montaña suiza, comentó que “se nos ha ido practicando el deporte que más quería y le apasionaba. Ha sido un accidente deportivo. Le podía haber pasado practicando esquí, buceo o cualquier otra disciplina. No ha sido nada raro, son las cosas que pasan en un vuelo, era un salto fácil… pero se tocó durante el vuelo con la pared y eso no perdona”.

De esta manera, Santi, que fundó junto a Álvaro y Toni López en el 2001 el proyecto Alas –un equipo profesional de paracaidismo y salto base- quiso restar importancia a las pesquisas que la Fiscalía del cantón de Berna está llevando a cabo para esclarecer el accidente: “Fue un accidente deportivo y ya está”. Entre los rostros conocidos que quisieron acercarse para darle el último adiós se encontraban Elsa Anka, los ex deportistas Álex Crivillé o Julio Salinas, Mireia Canalda con su bebé o Silvia Calvet, ex mujer de Rafa Amargo.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios