Logo El Confidencial
IBA A ABRIR UNA FRANQUICIA EN MADRID

Javier Hidalgo rompe con Cipriani tras los escándalos de impagos al personal de Ibiza

El director general de Globalia, que tenía intención de abrir una franquicia de los restaurantes Cipriani en Madrid, ha decidido no verse salpicado por la polémica

Foto: El empresario Javier Hidalgo, en una imagen de archivo (Gtres)
El empresario Javier Hidalgo, en una imagen de archivo (Gtres)

Javier Hidalgo y su hermana María José han echado el freno al proyecto de abrir una franquicia del restaurante Cipriani en Madrid, tras el éxito que arrastra este local de moda entre las celebrities por todo el mundo. Los hijos del empresario Juan José Hidalgo tenían previsto abrir el primer restaurante Cipriani de la península el pasado mes de diciembre en la considerada Milla de Oro gastronómica de Madrid, pero los escándalos de impagos al personal de Ibiza por parte del empresario italiano Giussepe Cipriani han empujado a los Hidalgo a romper relaciones comerciales con el propietario de la exclusiva cadena de restaurantes.

El pasado mes de noviembre ya anunciaron que las negociaciones para abrir uno de estos locales en la madrileña calle Jorge Juan, junto al popular restaurante El Paraguas, se habían paralizado tras conocerse la delicada situación de impago que afectaba a cerca de 130 trabajadores de la discoteca Booom de Ibiza, propiedad de Cipriani. Una situación que, tal y como indican desde la empresa, se solucionó el mismo mes de noviembre. Vanitatis se ha puesto en contacto con Javier Hidalgo, quien ha confirmado que finalmente la relación comercial con el empresario italiano se ha roto definitivamente: “Ahora mismo no tengo ninguna relación profesional con Cipriani desde lo que pasó y, por el momento, no la tendremos”, asegura el director general de Globalia. Además, confiesa que su intención de abrir un restaurante en la capital también está a día de hoy en stand by: “Era un tema puntual y no tenemos intención de levantar otro restaurante”, confiesa.

Por su parte, Iker Monfort, uno de los gestores de Cipriani, ha querido subrayar que "respeta mucho al señor Hidalgo, pero no solo cuestiones económicas han tumbado este proyecto, sino también otros criterios de disponibilidad y cómo tenía que desarrollarse el proyecto lo han provocado". Además, Monfort no descarta que en un futuro próximo se produzca la apertura del esperado Cipriani en Madrid, aunque sea en otro enclave y en otras manos que no sean las de los Hidalgo.

Imagen del restaurante Cipriani de Ibiza (Página web)
Imagen del restaurante Cipriani de Ibiza (Página web)

En su lugar, en este privilegiado espacio reservado para el aterrizaje de Cipriani en Madrid, se abrirá una nueva sede del restaurante La Máquina, que ya seduce el paladar de la high class en La Moraleja, Chamberí, Gran Vía, entre otros enclaves de la capital. Así lo confirma el propio Javier Hidalgo a este medio: “Nosotros lo teníamos reservado, pero al final el proyecto no ha salido adelante y lo hemos tenido que dejar. Van a abrir ahí un restaurante de La Máquina”, reconoce el empresario. El alquiler de este estratégico establecimiento asciende a los 40.000 euros mensuales, lo que hace imaginar el volumen de negocio y el elevado precio medio del tique de los locales de la zona, considerados por los expertos como los más elitistas.

La falta de liquidez de Cipriani en Ibiza

En noviembre Vanitatis informaba sobre la delicada situación económica en la que se encontraba el imperio de Giussepe Cipriani en la isla pitiusa. El empresario italiano se ha visto obligado a llevar a concurso de acreedores una de sus empresas en España, Play Club by Cipriani SL, sociedad que gestiona la discoteca Booom de Ibiza, uno de sus grandes establecimientos en Ibiza. 

Una pintada en la fachada de uno de los locales de Cipriani en Ibiza (Vanitatis)
Una pintada en la fachada de uno de los locales de Cipriani en Ibiza (Vanitatis)

Tal y como pudo confirmar este medio, la empresa no había abonado a sus empleados las últimas nóminas y tampoco se habían hecho efectivas las correspondientes liquidaciones tras el cierre del negocio. En noviembre lograron regularizar su situación de impago con su personal, pero la polémica continuó. "Alrededor de 130 familias se han quedado sin cobrar sus nóminas de septiembre y octubre y las liquidaciones a pesar de la millonada que este señor factura en verano. Nos dicen que no hay dinero. Sabemos que la empresa no ha pagado tampoco a varios de sus proveedores", señalaba en su día uno de los trabajadores afectados. Iker Monfort Pineda, uno de los gestores de la sociedad, confirmó este hecho a Vanitatis: Hay un problema con el flujo de efectivo, por lo que no se puede hacer frente a los pagos que nos requieren”. Una delicada situación en la que no ha querido verse inmerso Javier Hidalgo, que ha preferido romper lazos comerciales con Cipriani y abandonar su deseo de abrir uno de sus preciados restaurantes en Madrid.

 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios