Logo El Confidencial
BIOGRAFÍA DE LA FUNDADORA DE INDITEX

Así se enteró Rosalía Mera de que Amancio Ortega estaba con Flora Pérez

La hermana pequeña de Amancio Ortega se percató de las miradas cómplices entre el dueño de Inditex y Flora. Intentó atajarlo, pero fue ascendida a encargada de Zara

Foto: Rosalía Mera, en una imagen de archivo (Gtres)
Rosalía Mera, en una imagen de archivo (Gtres)

Rosalía Mera, la primera mujer de Amancio Ortega y madre de dos de sus hijos, Sandra y Marcos, fue una pieza clave en el eje fundacional del imperio Inditex y la gran desconocida. Por decisión propia no quiso tener más relevancia pública que la que le daba ser presidenta de la Fundación Paideia. Aunque en momentos determinados también establece esa dicotomía entre anular su ego y la invisibilidad. 

'Rosalía Mera, el hilo suelto' (La Esfera de los Libros)
'Rosalía Mera, el hilo suelto' (La Esfera de los Libros)

Su repentina muerte en agosto de 2013, mientras pasaba sus vacaciones en Menorca con su hija y nietos, volvió a colocar en primera línea informativa a esta mujer a la que la revista Forbes la situaba como una de las mujeres más ricas del mundo y, por supuesto, la primera del ranking nacional. "El gran pelotazo fue la salida a bolsa en el 2001. Podía tener 1.400 millones de pesetas. Y esta cifra se multiplicó exponencialmente", asegura el periodista y escritor Xabier R. Blanco, autor de Rosalía Mera, el hilo suelto (La Esfera de los Libros). La primera y única biografía de esta mujer a la que el autor califica como de "políticamente incorrecta. Mujer difícil de encasillar, exigente hasta la extenuación y entregada a su causa a su manera. Con 4.200 millones de euros pudo hacer mucho más por el trabajo de la mujer rural y por los discapacitados. Hizo lo que quiso, pero no todo", explica el autor. "Ese afán controlador no le permitió hacer más ni por ella ni por la fundación. Estaba acostumbrada a hacer y deshacer a su antojo y esto unas veces era bueno y otras no", sentencia Blanco.

Los datos sobre su vida eran escasos y siempre relacionados con la trayectoria de Amancio Ortega, su marido durante 20 años. Concedió pocas entrevistas y muy bien calculadas porque, como dijo, "no quiero hablar de mí, ni que me conozcan, porque pretendo seguir haciendo topless y tomando copas sin que nadie me identifique", decía. Asegura Blanco que "le encantaba patear la calle. Una de sus frase preferidas cuando alguien le comentaba que estaba haciendo un régimen para adelgazar era responder que lo mejor era la dieta de menos plato y más zapato".

Amancio Ortega y el escritor Xavier R. Blanco (Foto: Amador Lorenzo)
Amancio Ortega y el escritor Xavier R. Blanco (Foto: Amador Lorenzo)

Reclamaba su papel en la historia de Inditex

En septiembre de 2004 llamó al escritor Suso de Toro y "le pidió que le hiciera una entrevista en profundidad para El País Semanal. Quería dejar claro que lo que tenia no había caído del cielo. Reivindicaba su papel en la historia de Inditex y, aunque públicamente no decía nada, no le gustaba que en la página web de la empresa solo apareciera Amancio Ortega. Ni el hermano Antonio, ni Primitiva Renedo, su mujer, ni Rosalía, que se dejaron la piel trabajando todas las horas del mundo todos los días del año". De aquella entrevista lo más llamativo fueron las fotografías, en las que aparece descalza recostada en un sofá. 

"Decía que no tenía por qué pedir disculpas por estar en los listados como la mujer más rica de España". Sin embargo, esta riqueza le hacía a veces ser tacaña. "Para evitar gastos innecesarios quería que los ponentes que invitaba a dar un curso en la fundación se alojaran en el piso de invitados. Y aunque el apartamento tenía todas las comodidades, alguno se quejó por tener que pasar la noche en un edificio en vez de en un hotel con servicio de habitaciones. Podía discutir hasta por el precio de unos maceteros", indica el autor del libro.

Xavier Blanco escribe la vida de Rosi Mera, que así la llamaban en casa desde su nacimiento en el seno de una familia muy pobre hasta su muerte. "Rosalía no me dio facilidades cuando se lo planteé porque ella había creado su propio personaje. Al morir retomé el proyecto. Es una biografía ponderada con sus luces y sombras".

Rosalía Mera en la tienda La Maja (Foto: José Luis Castro Quintás)
Rosalía Mera en la tienda La Maja (Foto: José Luis Castro Quintás)

Cuenta los comienzos laborales, cuando empezó a trabajar a los 12 años. También habla de su noviazgo con Amancio Ortega, del nacimiento del hijo con una grave discapacidad que marcó un antes y un después en su vida. "Cada uno se lo toma de una manera diferente. El padre se vuelca en la empresa y la madre en sus cosas e inicia su relación con el psicoanálisis”. Preguntas sin respuestas ante lo que califica como la "muerte de un hijo esperado, como definió el alumbramiento de su segundo hijo". 

Fue la última en enterarse del fin de su matrimonio

Es entonces cuando empieza el germen del distanciamiento como pareja que acaba en divorcio. "Ella se entera de que Flora estaba con su marido con el nacimiento de Marta. Fue un golpe tremendo porque se entera mal y tarde". 

Amancio Ortega junto a su segunda esposa, Flora (Gtres)
Amancio Ortega junto a su segunda esposa, Flora (Gtres)

El autor cuenta que "el matrimonio se descose sin que Rosalía se percate que un punto está suelto. A Josefa, que conoce a la perfección cada mueca de su hermano pequeño, no se le escapan las miradas cómplices que cruza con Flori en el departamento de corte. En Cholo (apelativo cariñoso de Amancio) no es normal, porque nunca ha tenido ni un solo desliz. Intenta atajar el posible enredo, pero Flora Pérez es ascendida a encargada de Zara en Vigo, ya no hay vuelta atrás. Fue la última en saberlo y es normal que el trato con Amancio acabase siendo inexistente por la mala manera que acabó su matrimonio". Asegura que "no rehízo su vida y creo que no se atrevió a volver a querer. Para ella el amor era una trampa imaginaria", apunta el autor.

Cuenta el periodista que "Sandra, la hija, era una adolescente cuando los padres se separan y apuesta por la madre. Como en todos los divorcios hay daños colaterales. La relaciones con el padre siempre han sido tibias". Respecto a la relación ente las hijas, asegura que "Marta y Sandra no se tratan como hermanas. La pequeña no fue a la boda de la mayor y tampoco al entierro de Rosalía. Lo que escribo son datos objetivos. Sandra es de carácter fuerte como el de su madre, y sabe mandar e intenta pasar desapercibida a pesar de llevar el pelo rojo".

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios