Logo El Confidencial
la ex de huéscar se desahoga en la red social

Matilde Solís estalla en Facebook contra los que la "destruyeron"

La hija del marqués de la Motilla se separó de Carlos Fitz-James Stuart en 2000 y desde entonces su vida ha sido un culebrón. Ahora usa la red social para contar algunos episodios

Foto: Matilde Solís, en una imagen de archivo (Gtres)
Matilde Solís, en una imagen de archivo (Gtres)

Aunque hoy ha sido el día en el que se ha desvelado la escabrosa carta que la aristócrata sevillana hacía pública en su perfil de Facebook el 11 de junio, no era la primera vez que Matilde se desahogaba a través de esta red social. 

Y es que la vida de la ex del duque de Huéscar bien podría llenar las páginas de una suculenta novela decimonónica llena de amores, crisis emocionales, denuncias y pasiones enfrentadas. La hija del marqués de la Motilla se separó de Carlos Fitz-James Stuart en 2000, y para ella conllevó un ingreso hospitalario y la inmersión en un estado de tristeza. Desde entonces, su vida ha sido una montaña rusa de emociones: se casó en 2004 por lo civil con Borja Moreno, con el que parecía que iba a rehacer su vida. Años después, puso una denuncia contra él. Ahora, con algunas parcelas de su cuenta de Facebook abiertas a todo el mundo, Solís parece estar mejor que nunca y muy dispuesta a hablar de capítulos de su vida privada ocultos hasta el momento.

"A los 39 años, empecé a salir de las depresiones!!!", dice en uno de sus estados. También agradece las felicitaciones por su reciente cumpleaños: "Os aseguro que está siendo un cumpleaños muy especial! Salud, maravillosa música, gracias". Sin embargo, no todo son bendiciones y loas a su vida, ya que también revela, de forma pública, episodios algo más oscuros referidos a ciertas personas.

"Quien debiéndote curar y procurar tu bien te destroza, destruye y estalla, reventando dentro de ti su dolor, valiéndose de su superioridad", denuncia refiriéndose a una persona en concreto que ha intervenido en su proceso de recuperación. El escrito en cuestión ha recibido miles de respuestas, comentarios positivos y mensajes de apoyo hacia ella, que parece haberse imbuido de un optimismo que la aleja de esas viejas depresiones que generaron innumerables comentarios en la prensa.

Matilde Solís y su hijo Fernando, en una fotografía de archivo (Gtres)
Matilde Solís y su hijo Fernando, en una fotografía de archivo (Gtres)

Denuncias contra su segundo marido

Alejada progresivamente de los medios de comunicación, Solís, madre del nieto heredero de la duquesa de Alba, volvía a la palestra en octubre de 2008 cuando denunciaba a su segundo marido por allanamiento de morada y daños. Hacía ya meses que no mantenía ningún tipo de relación con él pero las discusiones entre ambos se habían hecho constantes. La pareja había contraído matrimonio en 2004 por lo civil y porteriormente, en 2008, por la iglesia, pero los problemas llegaron apenas unos meses después. 

Matilde Solís junto a su primer marido, el duque de Huéscar (Gtres)
Matilde Solís junto a su primer marido, el duque de Huéscar (Gtres)

Según publicaba Vanitatis en su día, fuentes cercanas a la expareja aseguraban que las discusiones tenían su origen en las cuentas de gastos de él; unas cuentas que no le cuadraban a ella, ya que incluían, por ejemplo, compras de caballos para la finca que compartían, situada en Sanlúcar la Mayor, sin un fin determinado. La denuncia de Matilde hacia su entonces marido alegaba un presunto allanamiento de morada en la vivienda que había sido de ambos y que se había producido la noche del 13 de noviembre de 2009. En el juicio posterior, él se defendió y aseguró que era ella la que lo había llamado por teléfono aquella noche y que no existió tal episodio violento, ya que mantuvieron relaciones sexuales tras tomarse una cerveza en el dormitorio, según publicó Efe.

Ante tal cúmulo de disgustos, hasta la duquesa de Alba ofreció apoyo a su exnuera que, de forma bastante sorprendente para sus allegados, hizo un amago de retirar las denuncias contra su ex pocos meses después. Sin embargo, en 2013, su ya segundo exmarido acabaría siendo condenado a pagar los 812 euros que costó reparar la cancela que destrozó para penetrar en la vivienda de Matilde.

Ahora, la vida de Mati, como la llaman sus amigos, parece haberse encauzado, vistos los numerosos apoyos que le brindan sus amigos tras publicar esos estados en la red social, y que también le han servido para poner los puntos sobre las íes ante ciertas personas que le han hecho daño en su proceso de recuperación. Solo el tiempo dirá si la exmujer del duque de Huéscar ha encontrado, por fin y tras un tortuoso camino, la ansiada estabilidad.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios