Logo El Confidencial
NADIE HA VUELTO A VIVIR ALLÍ

El ruinoso y abandonado palacete de Pedralbes

Las imágenes que ofrece 'Vanitatis' muestran cómo la que fuera residencia de los exduques de Palma en Barcelona está sufriendo las consecuencias de su estado de abandono

Imagen de los muros de Pedralbes (Vanitatis)
Imagen de los muros de Pedralbes (Vanitatis)

Una pared desconchada que pide a gritos un remozado intenso y una mano de pintura urgente, paneles de madera que ciegan los ventanales que han sido corroídos por los elementos, pegotes de cemento y ladrillos desnudos en varios muros, lo que en su día fue una antena de televisión ahora ejerce de improvisado pararrayos y en la entrada para vehículos ha comenzado a desprenderse el revestimiento. Este es el estado actual del palacete de Pedralbes.

Esta semana hemos conocido la fecha que pondrá fin, de un modo u otro, a la época más amarga que han vivido la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. El 11 de enero de 2016 comenzará el juicio por el caso Nóos. Para entonces, si nadie lo remedia, su torre de marfil, la mansión familiar desde donde miraron al mundo por encima del hombro, corre riesgo de caerse a pedazos.

Este inmueble cambió de dueño el pasado lunes 15 de junio. Esa tarde, los ya exduques de Palma firmaban la transacción en una oficina de La Caixa de Barcelona y el número 11 de Elisenda de Pinós pasaba a integrarse en el patrimonio de Southbury Holding, una S.L. con sede en Luxemburgo. Lo adelantó 'Vanitatis' en exclusiva. La operación se cerró por 6,95 millones de euros, un 30% menos de lo que la pareja quiso ganar en su día. Hoy, sin embargo, el palacete continúa vacío.

Los exduques de Palma, en una imagen de archivo (Gtres)
Los exduques de Palma, en una imagen de archivo (Gtres)

El nº 11 de Elisenda de Pinós fue embargado por orden del juez Castro el 4 de noviembre de 2013. La empresa de mudanzas SIT (la misma en que confiaron al regresar de Washington, en verano de 2012) acabó de llevarse todos los enseres que, mediante periódico goteo, los exduques habían ordenado evacuar del palacete a lo largo de 2013, aún viviendo allí. La operación, prolongada durante distintos días a lo largo de varios meses, estuvo supervisada por Julita Cuquerella, la discretísima secretaria que Telefónica SA dispuso para el marido de la infanta y aún persona de su máxima confianza.

Imagen de las paredes del palacete de Pedralbes (Vanitatis)
Imagen de las paredes del palacete de Pedralbes (Vanitatis)

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin abandonaron con su familia el denominado palacete de Pedralbes el 31 de agosto de 2013 para comenzar su exilio en Suiza. Desde entonces nadie ha vuelto a ocuparlo. En el presente y con Southbury Holding como titular del inmueble, el aspecto del palacete es de triste languidez, tal como muestran las imágenes ofrecidas por 'Vanitatis', tomadas esta misma semana. En ellas se puede ver cómo el palacete empieza a notar las consecuencias de su abandono.

¿Por qué una sociedad con sede en un paraíso fiscal (no conviene perder de vista ese dato) y con al menos otro domicilio en Barcelona desembolsa casi siete millones de euros por una mansión para contemplar indolentemente cómo se desmorona? ¿Qué clase de operación inmobiliaria es esta?

Descárga la app de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios