Allí está la casa más cara de españa

Son Vida, el discreto y lujoso refugio mallorquín de millonarios y magnates

En este enclave con vistas al mar y mansiones escondidas en bellos parajes y acantilados despistan a las cámaras. Grace Kelly, Onassis o Jennifer López se han alojado aquí

Foto: La urbanización Son Vida, en un fotomontaje realizado por Vanitatis.
La urbanización Son Vida, en un fotomontaje realizado por Vanitatis.

Dicen que para acceder a la lujosa urbanización de Son Vida solo hay una única entrada (y salida) que vigila un circuito cerrado de vigilancia las 24 horas del día con cámaras por toda la urbanización y rondas de los guardias de seguridad. "Seguridad e intimidad" es lo que piden sus residentes y lo que la convierten en el refugio íntimo de fortunas patrias y extranjeras, multimillonarios exigentes, miembros de la realeza, mandatarios, modelos y celebridades. Situada en una colina, tiene unas privilegiadas vistas a las montañas y a horizontes en los que se funden piscinas al borde de acantilados y las aguas azules del Mediterráneo.

Todo esto a tan solo diez minutos de la ciudad de Palma, pero alejado del turismo de masas mallorquín. Son Vida rebosa un aire elitista sofisticado, pero también belleza, naturaleza y, sobre todo, privacidad. Aquí se guarda con celo la identidad de sus residentes. Demos una vuelta por esta isla de la exclusividad dentro de la isla balear.

Panorámica de la urbanización Son Vida.
Panorámica de la urbanización Son Vida.

En la memoria de la isla, Son Vida se menciona por primera vez en 1518. Entonces era una finca ubicada en un lugar de ensueño, junto a la ciudad de Palma, propiedad de los Vida, una reputada familia que, desde la conquista de la isla, habían amasado grandes riquezas. En 1900 y 1905, Nicolau Truyols, marqués de la Torre, la modernizó y construyó un castillo (donde hoy hay un hotel) para regalárselo a su esposa. Ya en los años 50 el americano Steve Kusak se juntó con el bodeguero mallorquín José Luis Ferrer Ramonella y otros dos amigos para comprar la finca e idearon lo que hoy es la urbanización más lujosa y exclusiva de Mallorca.

Casa Camaleón, en Son Vida.
Casa Camaleón, en Son Vida.

Vivir en una de sus 300 villas de 350 a 2.500 metros cuadrados, sin contar el terreno, oscila entre un millón y 25 millones de euros. Sirva de ejemplo Casa Camaleón, una mansión construida en 2012 que se vende por casi 30 millones de euros y que recibe ese nombre porque su fachada puede cambiar de color con luces led y los suelos de las piscinas pueden convertirse en terrazas en caso de no usarlas. Aunque este es un ejemplo de modernidad elevada al extremo, la mayoría de las viviendas (casi todas con vistas al mar) aquí son de estilo mallorquín y en las que se garantiza la privacidad entre casa y casa porque disponen de un solar mínimo de 2.000 metros cuadrados.

Una 'millonaria' comunidad políglota

Aquí se mezclan y conviven fortunas alemanas, inglesas, españolas, árabes, libanesas, egipcias, rusas y estadounidenses. El fallecido ministro de Asuntos Exteriores germano, Guido Westerwelle, y su pareja, el empresario Michael Mronz, pagaron por un chalet de 400 metros 1,9 millones. También descansa aquí entre partido y partido la bella tenista serbia Anna Ivanovic o el empresario Helmut Spikker, perseguido ahora por las deudas. Un juzgado mallorquín lo ha declarado en concurso necesario según ha podido saber este medio después de que su empresa quebrara y tuviera que vender su mansión en Alemania. Aquí también tenían residencia el primer ministro libanés Rafic Hariri y Kamal Adham, un magnate saudí, y el traficante de armas Adnan Kashoggui o Mohamed al Fayed.

Campo de Golf en Son Vida.
Campo de Golf en Son Vida.


Son Vida fue el lugar escogido por el expresidente Adolfo Suárez para comprar una parcela al empresario Matthias Kühn, pareja sentimental de Norma Duval, de 4.000 metros cuadrados en la parte más elevada de la urbanización, con el objetivo de pasar en Palma la mayor parte del año. La vivienda tenía forma pentagonal y una superficie de 1.236 metros cuadrados: dos plantas, diez habitaciones y otros tantos cuartos de baño. No pudieron disfrutar de su residencia. Tras el ingreso de Amparo por el agravamiento de su cáncer, decidieron regresar a Madrid para facilitarle los mejores tratamientos médicos. La casa se vendió en 2000 a una acaudalada argentina.

Tres campos de golf y un castillo medieval

La urbanización cuenta con tres de los mejores campos de golf de la isla: Son Muntaner Golf, Son Quint Golf y Son Vida Golf, el más antiguo, anfitrión del Open de Baleares e inaugurado por el príncipe Rainiero de Mónaco en 1963. Además aquí se ubica el Sheraton Mallorca Arabella Golf y el castillo medieval Son Vida, ubicado en lo alto de la colina y reconvertido en un hotel de prestigio mundial en cuyas habitaciones se ha alojado la socialite mundial del siglo XX. El día que abrió sus puertas (un cálido 23 de junio de 1961) Mallorca se convirtió en el centro del poder mundial en una recepción a la que acudieron 500 personalidades de la alta sociedad, la política y el mundo empresarial. Una semana más tarde atracó el yate de lujo del magnate Aristoteles Onassis y Maria Callas, acompañados de la princesa Gracia de Mónaco y el príncipe Rainiero de Mónaco.

Un exclusivo edificio convertido en hotel.
Un exclusivo edificio convertido en hotel.

También la familia real española eligió este hotel para descansar cuando veraneaba en Mallorca en los años 60 o el rey Hassan II de Marruecos. Pero Son Vida ha sido también el escenario de reuniones de alto nivel como la celebrada por el expresidente Felipe González y el canciller austriaco Bruno Kreisky con el jefe de Estado libio Gadafi o las del dirigente palestino Yasser Arafat en 1982. Pedro Almodóvar escribió aquí el guión de la película 'Carne trémula' y el director estadounidense Martin Ritt se refugió allí al finalizar la grabación de 'El espía que surgió del frío'. Han disfrutado de sus habitaciones y lujos Anthony Quinn, Michael Caine,Yehudi Menuhin, Brigitte Bardot, Zsa Zsa Gabor, Julio Iglesias, Jean-Paul Belmondo, Montserrat Caballé, Truman Capote, Margaux Hemingway, Niki Lauda, el campeón de ajedrez Gary Kasparov, Jennifer Lopez o Sting... Respiren, la lista es interminable.

La dueña de todo este 'lujoso' tinglado desde 1995 es la multimillonaria alemana Alexandra Schörghuber. Su familia posee también constructoras, inmobiliarias, reactores y las cervezas Paulaner y Karlsberg. Antes fue copropiedad de Ashraf Marwan, un tipo 'exótico' al que el 'New York Times' calificó como "el espía más efectivo en la historia de Oriente Próximo". Yerno del rais egipcio Gamal Abdel Nasser desde su matrimonio con su hija Mona, ocupó la cartera ministerial de Información y fue el jefe de los servicios secretos egipcios. Vinculado al Mossad, la CIA y el KGB, convirtió la urbanización en una extensión de sus tejemanejes de espía.

Problemas en el paraíso

Pero no es todo idílico. Los vecinos de la urbanización se unieron a través de la empresa Son Vida S.A. para llevar a los tribunales a la Administración tras subirles el IBI de sus fincas. Perdieron. Aún así se han organizado en una asociación (con estatutos incluidos) para defender sus intereses frente a terceros, organismos públicos u oficiales. También pesa otro problema judicial. Kühn puso una denuncia por una estafa por la venta en 2011 de uno de sus solares por casi dos millones de euros por Sa Nostra (caja balear) a un grupo de empresarios por 12 millones entre los que se encuentra la pareja de Francina Armengol, líder del PSOE en Baleares, que resultó imputado. El caso sigue pendiente. A pesar de los nubarrones, esperamos que el 'lujoso' paseo les haya gustado.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android. Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios