Logo El Confidencial
su socio es un polémico abogado marbellí

La faceta más desconocida de Miranda, la terrateniente al servicio de Julio Iglesias

La mujer que lleva 27 años junto al cantante es la propietaria de las sociedades que poseen la mansión de Ojén, en Málaga

Foto: Miranda, la mujer de Julio Iglesias, en un fotomontaje realizado por Vanitatis.
Miranda, la mujer de Julio Iglesias, en un fotomontaje realizado por Vanitatis.

A pesar de ser el cantante español más rico -850 millones de euros-, según Forbes, Julio Iglesias no disfruta de un cómodo patrimonio a su nombre en nuestro país, su destino estival preferido. Como ya reveló Vanitatis, sus dos propiedades patrias (4.500 de subsuelo en el distrito madrileño de Chamberí y un local de 45 metros en Peñíscola) tienen un embargo en el unidiviso correspondiente a su hermano, Carlos Iglesias, que arrastra una deuda con el fisco español de 27 millones de euros. Pero ¿a nombre de quién está la casa malagueña de Julio Iglesias donde pasa los veranos con Miranda Rijnsburger y sus cinco hijos, Miguel Alejandro (1997), Rodrigo (1999); las gemelas Victoria y Cristina (2001) y Guillermo (2007)? Ese mágico lugar, en la frontera entre Ojén y Marbella, que sus hijas gemelas difunden en Instagram y que él ha enseñado varias veces en los 27 años que lleva casado con la exmodelo holandesa.

Y es precisamente esta ultradiscreta mujer, que se casó en Marbella en la finca Cuatro Lunas en 2010, después de 20 años de convivencia de la pareja, la administradora de la sociedad que posee las 56 hectáreas de la finca montañosa del cantante, que estuvo a punto de quemarse el pasado verano.

Androsemo SL tiene 7.822.940 euros de activo y no presenta cuentas, así que poco podemos saber de su actividad mercantil. Lo que llama la atención es que la angelical Miranda comparte gestión de esta sociedad con un polémico abogado marbellí de origen catalán, Antonio Fortuny.

Casa de Julio Iglesias y Miranda en Ojén, Málaga.
Casa de Julio Iglesias y Miranda en Ojén, Málaga.

El polémico socio que se tragó una prueba

Mencionado letrado y su hijo fueron arrestados en noviembre de 2016 en el marco de la operación Variola, contra el blanqueo de capitales que gira en torno al hijo del exalcalde de Kiev (Ucrania), Stephan Chernovetskyi. Se da la circunstancia de que Antonio Fortuny, con despacho profesional también en Barcelona, ya fue detenido en 2009, por orden del juez Baltasar Garzón, en el marco de la operación Troika contra la mafia rusa.

El letrado al que ahora ha vuelto a arrestar la policía está considerado por Anticorrupción como un especialista en blanqueo de capitales a través de sociedades gestionadas por despachos ubicados en Panamá, delito que la Fiscalía le achaca desde que hace un año presentara su escrito de acusación en el marco de las diligencias previas 321/06 (operación Troika) instruidas por la Audiencia Nacional, donde el ministerio público le describe como asesor fiscal de la red criminal.

Julio y Miranda en Marbella. (Gtres)
Julio y Miranda en Marbella. (Gtres)

El socio de Miranda es un hombre de recursos. Ojo a la anécdota: el día en el que la policía entraba en el bufete de De Fortuny y Maynes para detenerle por primera vez (en 2009) en el marco de Troika, el abogado se metió un papel en la boca y trató de tragárselo ante la atónita mirada de los agentes, que rápidamente se lanzaron sobre él para extraerle el trozo de cuartilla, que ya rozaba su garganta.

Happy birthday Mom, I love you❤️

Una publicación compartida de Cristina Iglesias (@cristinaiglesiasr) el

Miranda y sus hectáreas en Málaga

Miranda también es la administradora de una segunda sociedad: Bellevue Costa Sol SA. Aquí hay cerca de diez hectáreas de terreno colindantes a su casa malagueña. La sociedad tiene su sede en Madrid, no da beneficios y cuenta con un activo de 4.623.283 euros. Los terrenos próximos a su hogar dan la impresión de formar un perímetro de seguridad para la mansión del cantante.

Miranda ha pasado largas temporadas en Marbella, un lugar que adora aunque no es amiga de dejarse ver. Eso sí, un poquito más que Julio, que se recluye en la finca. La pareja no pasa todo el año juntos. Mientras ella permanece con sus cinco hijos en Miami, donde estudian, tienen sus médicos y, en definitiva, su vida, el cantante pasa casi todo el año viajando o trabajando en su casa de Punta Cana, donde se halla su estudio de grabación. Marbella es uno de los pocos lugares donde la pareja coincide. Julio no ha dejado nunca de elogiar a Miranda por la paz que le transmite y lo bien que cuida a los niños, ahora sabemos que también es albacea de su patrimonio.

Su hijo Rodrigo y el Real Madrid

Mientras tanto Julio ha seguido gestionando lo suyo como siempre desde su finca. Pasó todo el verano en su reducto ojeneto. El cantante destacaba la luz y la energía de este lugar donde los atardeceres son “como las canciones de mis discos”. Allí se instaló para prepararse para su gira de conciertos en otoño y estrenar sus esperadas memorias. En la pérgola de Cuatro Lunas se sentó junto a él Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, y Emilio Butragueño, embajador institucional del club blanco. Julio, como de costumbre, eligió para la cena los caldos a su mesa y esta vez no faltaron los vinos de la tierra para celebrar la oferta que le hicieron sus amigos: que durante 2018 sea imagen internacional del Real Madrid cuando haga sus conciertos internacionales en Australia, China, Japón o algunos países de África.

Julio quiere ser el productor del primer disco de su hijo Rodrigo, el nuevo artista de la saga, al que él mismo denomina como el nuevo Justin Bieber y que le ha acompañado este verano por las tierras de la Costa del Sol. Rodrigo está muy unido a él y no se separa de su padre. En los garitos de Marbella todos le conocen como “el hijo chico de Julio Iglesias” y a veces le piden hasta que cante como este verano en Funky Buda Beach.

Rodrigo, un nuevo cantante en la saga.
Rodrigo, un nuevo cantante en la saga.

El artista ya se prepara también para el broche de oro que será el mes de julio de 2018, cuando se cumplen 50 años de su triunfo en Benidorm, y su sueño, la celebración de un concierto multitudinario en el estadio Santiago Bernabéu.

Julio disfruta de su casa favorita y acompaña a sus hijos a hacer hoyos, mientras Miranda va al mercadillo del pueblo. El colofón de las tierras ojenetas es el nuevo regalo que quiere hacerle el Ayuntamiento de Ojén según ha sabido este medio: Un museo por todo lo alto monográfico del cantante para el que ya hay terrenos.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios