Logo El Confidencial
LA BODA SE CELEBRA EN EL CARIBE

Verdasco y Boyer, estos son los bienes que separarán tras su 'sí, quiero'

Fernando y Ana se casan el próximo 8 de diciembre en Mustique, una isla del Caribe muy lujosa y exclusiva

Foto: Ana Boyer y Fernando Verdasco en una imagen de archivo. (Gtres)
Ana Boyer y Fernando Verdasco en una imagen de archivo. (Gtres)

La fórmula es sencilla y se repite a diario en los cientos de matrimonios civiles y religiosos que se celebran a lo ancho del país. La pareja de contrayentes acude a un notario para firmar las capitulaciones matrimoniales. Un acto jurídico previo a la boda en el que cada contrayente presenta una relación de bienes y haberes privativos de cada uno de ellos que por decisión propia no formarán parte del matrimonio.

Hasta ahí todo normal. Un mero trámite muy extendido en los tiempos que corren en los que el amor tiene a menudo fecha de caducidad, y cuando sobreviene la ruptura, el amor y el pecunio es mejor que sigan caminos separados. Pero ¿qué es en realidad lo que tienen que separar Fernando Verdasco y Ana Boyer antes de su enlace?

Dos sociedades inactivas

El patrimonio con que Ana Boyer llega al matrimonio a sus 28 años es bastante exiguo comparado con el de su novio. El acumulado de la joven abogada se reduce a lo heredado tras la muerte de su padre Miguel Boyer, en 2014 y a dos sociedades inactivas.

Tras estudiar Derecho y Administración y Dirección de Empresas en ICADE y hacer prácticas en 2012 en el prestigioso bufete de abogados Uría & Menéndez, sus pasos parecían encaminados hacía una formación técnica y profesional, como era deseo de su padre. Sin embargo, Ana decidió seguir los pasos profesionales de su madre: vivir a golpe de portada y photocall.

Por ello sorprende que pese a su alto caché (en torno a los 18.000 euros por acto) revalorizado tras la entrada de Vargas Llosa en la vida de su madre hasta los 25.000 euros por photocall, Ana no cuente con sociedades activas en las que declare sus ganancias. Ana figura como administradora única en el Registro Mercantil en dos sociedades: Mustique Proyectos SL y Jacaranda Cosméticos SL. Está última, creada el 13 de junio de 2014 y cuya denominación cambió a Jacaranda Producciones SL el 22 de septiembre de 2014. Los 3.000 euros del capital social con que se creó son los únicos que figuran en el activo de la empresa a día de hoy. La empresa no presenta cuentas desde 2014, y dada la falta de movimientos en lo referente a ingresos, podría sufrir en cualquier momento un cierre de la hoja registral.

A la otra sociedad, Mustique Proyectos SL, le ocurre lo mismo. Creada el 7 de febrero de 2013 y con sede social en la casa de Puerta de Hierro de su madre, Isabel Preysler, no ha presentado cuentas ordinarias ni balances nunca. Curioso, cuando Ana Boyer ha hecho del posado y la exclusiva su medio de vida y fuente principal de ingresos.

Una herencia fantasma

Su otro patrimonio es la herencia que le dejó su padre a su muerte en septiembre de 2014. Sobre la misma han corrido ríos de tinta. El trato casi nulo de Boyer con sus otros hijos a su muerte y la mala relación de Ana Boyer con sus hermanos por parte de padre, Laura y Miguel, hicieron del reparto un capítulo más del enfrentamiento en vida de las dos familias. En las últimas voluntades de Boyer estaba escrito que los tres hijos tuvieran un tratamiento idéntico, repartiendo entre ellos dos tercios de su herencia a partes iguales y dejando a su viuda el tercio de libre disposición. Miguel y Laura recibieron tres automóviles de su padre, un legajo de 6.000 libros sobre economía y política de la extensa biblioteca y una escultura.


Las susceptibilidades saltaron al ver que no había dinero líquido en cuenta alguna a nombre de su padre. Para Laura y Miguel el dinero se esfumó de alguna manera espúrea. Para Isabel que no hubiese dinero se debía a larga estancia de Boyer en el Hospital Ruber Internacional y los tratamientos posteriores de rehabilitación que tuvieron que organizar en la propia casa del matrimonio, que habían sido tan costosos que habían acabado con los ahorros de Miguel.

Ni rastro de la fortuna que el exministro de Hacienda obtuvo por herencia tras vender el tercer piso que la familia tenía en la calle Velázquez 7 y por el que Miguel cobró 540.000 euros.


Al parecer, este dinero lo empleó para la compra a Fernando Fernández Tapias de la finca de Puerta de Hierro y la construcción de la casa, valorada hoy en unos siete millones de euros. El hecho, sin embargo, de que la casa esté a nombre de Isabel dejaba a los hijos sin nada que heredar económicamente hablando. Deudas más que beneficio. Así pues, Ana no recibió herencia dineraria ninguna de su padre. Si acaso como sus hermanos algún efecto personal del exministro con más valor sentimental que otra cosa.

Verdasco, un millonario deportista

Bien distinto es el caso en que llega Fernando Verdasco al matrimonio. 34 años, deportista de élite, profesional del tenis que debutó en el circuito ATP en 2001. Actualmente es número 35 del ranking al acabar 2017 y lleva acumulado a lo largo de su carrera un capital de 14.490.880 $, al cambio más de 12 millones de euros. Eso solo en lo referido al tenis, sin contar con otros emolumentos generados de sus actividades publicitarias, patrocinadores emblemáticos de su carrera, como son Peugeot y Adidas, participaciones en eventos y demás ingresos generados por ejemplo por sus participaciones en Copa Davis o Juegos Olímpicos. Ah, y las exclusivas. Quizá sea este el único punto de unión con Ana Boyer, en lo que a curriculum vitae se refiere. Pese a su condición común de celebrities, ambos provienen de extractos sociales muy diferentes.

Fernando procede de una familia de restauradores de la capital con locales de solera como La Cañada en Boadilla, La Rayúa o La Bola en pleno centro de la capital. Siempre se ha referido a su familia como su capital más importante en la vida, aunque no es el único. Verdasco es titular de Ferek Imagen SL, empresa creada en 2004 con objeto de gestionar su representación comercial y explotar sus derechos de imagen propios y de otros deportistas y artistas.

Ana en un entrenamiento de Fernando. (Gtres)
Ana en un entrenamiento de Fernando. (Gtres)


Según su último balance de cuentas presentado, le salen redondas. Posee un capital de 3.703.313,69 €. Posee un activo corriente envidiable de 632.876 €. El jugador además declara inversiones financieras por valor de más de 512.000 €, dando un activo total de 4.336.190 €.

Verdasco además posee unos fondos propios de 995.236 euros y unas reservas tras pagar impuestos de 1.434.296 euros. Podría pensarse que con estos números el jugador habrá tenido un resultado en renta al final de ejercicio fantástico de cara al fisco: pues nada más lejos de la realidad. Pese a estos magníficos números su declaración le sale a devolver. Según su declaración, Fernando Verdasco perdió dinero el año pasado. Como lo leen. El jugador, pese a haber conseguido premios en metálico este año por el tenis por valor de 1.035.798 €, presenta pérdidas en el último ejercicio por valor de -442.070,24 euros.

Sorprende en este capítulo el elevado nivel de deudas que tiene el tenista sobre todo teniendo en cuenta el gran patrimonio que posee; en especial la alta deuda a corto plazo, en total -1.632.673 €. Pese a los números rojos, Fernando tiene una economía más que saneada. Su nueva vida en Doha, como representante e imagen de la federación de tenis catarí, le reporta, además del económico, otros beneficios. Al margen del dinero que el tenista percibe, Verdasco y su futura esposa viven la 'dolce' vida del anonimato antes de su boda dentro de 3 semanas. Pese a la diferencias en su cuenta corriente, a buen seguro que consiguen hacerse juntos a los placeres de la buena vida. A falta de ver como prospera su amor tras el matrimonio, de momento Fernando y Ana tienen al menos las cuentas muy claras.

La pareja, gran amante del campo y el aire libre. (RR.SS.)
La pareja, gran amante del campo y el aire libre. (RR.SS.)

Por cierto, y como última diferencia económica entre ambos, en el Registro de la Propiedad no aparecen posesiones a nombre de Ana, pero al de Verdasco aparecen cuatro casas. Aun así, ambos han preferido trasladarse al chalé de Preysler en Puerta de Hierro, comúnmente conocido como Villa Meona, para compartir los ingentes gastos que genera la casa.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios