Logo El Confidencial
la entrevistamos en marbella

La vida de Edurne Uriarte después del exministro Wert

Edurne Uriarte es y será un nombre por sí solo antes y después de su relación matrimonial con el exministro de Educación, Cultura y Deporte. La entrevistamos por su nuevo libro

Foto: La escritora Edurne Uriarte, en Marbella. (A.G)
La escritora Edurne Uriarte, en Marbella. (A.G)

Edurne Uriarte es y será un nombre por sí solo antes y después de su relación matrimonial con el exministro de Educación, Cultura y Deporte del Partido Popular José Ignacio Wert . Han pasado seis años desde que los titulares de la prensa arrojaran a la luz la relación extramarital de Wert con una de las mujeres más ricas del Gobierno, con la que acabó casándose: Montserrat Gomendio. Para ella ese pasaje de abandono es pasado y solo le queda el recuerdo: "De lo enamorada que estuve de él y de lo feliz que fui a su lado".

Actualmente Edurne no tiene ninguna relación con José Ignacio desde la separación. Su papel de esposa de ministro quedó atrás y ha dado paso a una trayectoria trepidante en la que apenas tiene ni un minuto para ella misma. Acaba de publicar el libro 'Diez razones para ser de derechas... y atreverse a decirlo', que se lo ha dedicado a su hijo Patrik: “Entre las presentaciones del libro, las clases que imparto en la Universidad de Ciencias Políticas y las tertulias de distintos medios, es un no parar”. La catedrática vive a caballo entre el País Vasco y Madrid. En un inciso concede una entrevista a Vanitatis en Marbella tras presentar su libro en el Foro de Encuentros con la Cultura.

Ignacio Wert y Montserrat Gomendio, después de oficializar su relación. (EFE)
Ignacio Wert y Montserrat Gomendio, después de oficializar su relación. (EFE)


Pregunta: ¿Echa usted de menos la época en que fue esposa del ministro de Cultura Juan Ignacio Wert?

Respuesta: Yo nunca echo de menos el pasado, vivo entre el presente y el futuro, nunca me instalo en el pasado. Yo fui muy feliz con José Ignacio y tengo un recuerdo muy bonito.

P: En su vida ha tenido que enfrentarse a muchos retos con los ajustes y desajustes que eso conlleva: ¿tiene Edurne Uriarte algún tipo de fe?

R: Creo en la belleza de la vida y la grandeza del universo y la imposibilidad de responder a sus preguntas y al sentido de la vida solo a través de la ciencia.

Edurne Uriarte, en una foto de archivo.
Edurne Uriarte, en una foto de archivo.


"Separé su vida de ministro de la mía"

P: Una curiosidad: ¿cómo conoció al ahora su exmarido?

R: Pues a través de encuentros de investigación universitarios de sociología y ciencia política. Coincidíamos habitualmente en los congresos y en las tertulias políticas. Él siempre ha estado muy vinculado a la política. En su juventud, él fue diputado y dejó el Congreso y se fue a la empresa privada.Tambien fue concejal del Ayuntamiento de Madrid. Siempre nos unió esta afición común.

P. ¿Le gustaba ser la esposa del ministro?

R: El tiempo que estuve con él quise separar mucho su vida de ministro de la mía. Yo estaba de tertuliana y él llevaba otro ritmo de vida. Solo fui un año pareja cuando él era ministro. Nuestra relación duró nueve años.

P: ¿Y ahora que él vive en París mantienen alguna relación?

R: No. Ninguna.

Cómo ser de derechas

P: Usted perteneció a la ejecutiva del Partido Socialista vasco y era todo un referente… Todos estos trazos los va esculpiendo en su último libro para acabar esgrimiendo diez razones para "ser de derechas".

R: En el libro me refiero a diez claves, pero le voy a mencionar solo las dos primeras, suficientes para entender el interés y el atractivo de la derecha: la defensa de la libertad como su valor fundamental frente a una izquierda que puede sacrificarla en aras de la igualdad, y el liderazgo del cambio en las últimas décadas. El cambio ya no está en la izquierda, está en la derecha. A mí me decepciono por su posición con ETA cuando milité en el PSOE. En el País Vasco, la situación es positiva, sobre todo en comparación al pasado, pero también en relación con Cataluña, porque gobierna un PNV liderado por los autonomistas.

P: Le dedica usted el libro a su hijo Patrik, discrepante, tolerante y libre…

R: Se lo debía. Él me ha enseñado a entender otros modelos de vida diferentes a los míos. Es muy diferente a mí, en forma de pensar, pero lo esencial es que nos entendemos y respetamos. Le ha gustado el libro, creo, cuando le abrí la primera página me gustó la cara que puso.

P: ¿Vota a Podemos?

R: No le interesa nada la política y no le pregunto. A mí desde los seis años me interesaba la política y él pasa. Los hijos, a veces, si tu estilo de vida les quita tiempo para ellos acaban rechazándolo. El tiene 26 años y acaba Gestión de Negocio. Antes estudió Hostelería. Al día de hoy no sabe a qué dedicarse.

R: Hablando de Pablo Iglesias, ha pasado de ser el político emergente al peor valorado...

P: Su mala valoración tiene que ver sobre todo con el hecho de que ocupa una posición ideológica extremista alejada del centro (centro-izquierda o centro-derecha), alrededor del que se sitúan la mayoría de los electores. Pero, en su caso, el problema no es que sea alguien ajeno a la política, porque él proviene de una facultad de Políticas y es un especialista universitario en Política, es decir, del núcleo universitario donde deben formarse los políticos.


“A Inés Arrimadas la tengo en observación”

P: Y de Inés Arrimadas, ¿qué opina? Es otra política que no le gusta poner la palabra 'derecha' en su boca.

R: De Inés Arrimadas no tengo una idea definida de ella. Diríamos que la tengo puesta "a observar". Una de las dificultades para las ideas de la derecha, tanto en el ámbito político como mediático e intelectual, es decir que son de derechas. Lo políticamente correcto es ser de izquierdas. Lo diferente, rupturista y atrevido es ser de derechas y, como digo en la portada del libro, atreverse a decirlo.

P: ¿Por qué hay más intelectuales que respalden a la izquierda que a la derecha? Véase el caso de Vargas Llosa...

R: Hay razones históricas, sobre todo, comenzando por el hecho de que las dictaduras comunistas tuvieron en el siglo XX mucho mejor imagen que las dictaduras fascistas. Y después, en España, la memoria de la dictadura franquista y la asociación que hace la izquierda de esa dictadura con la derecha democrática.

P: Creo que ya está usted mascullando otro libro nuevo sobre mujeres…

R: Sí, estoy esbozando una obra sobre las mujeres líderes. Quiero hacer entrevistas y enfocarlas hacia el objetivo de si esas líderes mujeres tienen algo diferente a los líderes hombres. Me gustaría dar ideas a mujeres que quieran ser líderes.

P: Precisamente usted es una mujer que no ha tenido las cosas nada fáciles. ¿Qué imagen cree que proyecta?

R: Creo que la que no soy. Por lo que me dicen, me ven fría, dura e implacable, y soy emocional y blanda. Doy una imagen equivocada. Pero cuando te ven en una tertulia te ven centrada en un contenido y entonces esa disciplina se traduce en otra visión. Pero mi carácter es muy emocional.

P: ¿Y su ocio a qué lo dedica?

R: Veo mucho fútbol, soy del Real Madrid. Pero me gustan todos los equipos. Me gustan los toros. Aunque no sea muy popular, me gusta defenderlos porque es feroz la campaña de los antitaurinos de ahora. Me gusta la moda; ir de tiendas es relajante. Leer, leo mucho. Uno de los últimos es 'La verdad sobre el caso Harry Quebert', de Joël Dicker. Soy muy aficionada a la novela policiaca. El último CD que he comprado es 'I Know I Dream', de Stacey Kent,y casi todo lo que escucho es jazz o bossa nova.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios