Logo El Confidencial
entrevista de ana pastor

Pedro Sánchez y las canas del presidente: ¿cambio de look o presión política?

Más allá de los temas tratados, otro de los debates de las redes sociales en torno al presidente tenía que ver con sus nuevas canas

Foto: Pedro Sánchez durante la entrevista en La Sexta.
Pedro Sánchez durante la entrevista en La Sexta.

100 días de un gobierno nacido de una moción de censura. Y un presidente, Pedro Sánchez, que este domingo era puesto contra las cuerdas por Ana Pastor durante la entrevista que la periodista le hizo en La Sexta. Desde la polémica suscitada por su tesis doctoral a la subida del IRPF a las rentas más altas; desde la exhumación de los restos de Franco al uso de las bombas vendidas a Arabia Saudí. No hubo cuestión que el programa 'El objetivo' no tratase con el líder socialista. El gesto de Sánchez era duro y contundente y, mas allá de sus palabras, algunos no se olvidaron de señalar cosas más superficiales. Por ejemplo, las abundantes canas que poblaban su flequillo.

[LEER MÁS: Los hoteles de lujo 'low cost' de la gira de Pedro Sánchez por Latinoamérica]

Pedro Sánchez durante la entrevista. (La Sexta)
Pedro Sánchez durante la entrevista. (La Sexta)

El periodista Robert Calvo señalaba en Twitter que el mandatario tenía "siete nuevas canas. Está comenzando a sufrir los efectos monclovistas”. Otros aseguraban que “tiene más canas que hace 100 días” o que Sánchez lucía “canas de un hombre viejoven preocupado”. Algunos usuarios también aprovecharon para arremeter contra él y su política teniendo en cuenta el color de su pelo. “¿No veis el mechón de canas del flequillo de @sanchezcastejon como más abundantemente blanco últimamente? Yo creo que va a ser de tanto vuelo en avión privado”. Muchos coincidían en el motivo de las mismas: las preocupaciones y las presiones que acarrea ser presidente del Gobierno.

Las canas que transforman a los presidentes no son nada nuevo. La democracia española ya tiene varios casos de canicie política a sus espaldas. Frente a aquellos que, misteriosamente, jamás parecían perder el atezado de su pelo, como José María Aznar, otros ganaban pelo blanco a medida que se acercaban al poder. En un artículo de Rosa Montero publicado en 'El País' allá por 1979, la autora se sorprendía de lo mucho que puede cambiar el físico de un político cuando aumentan sus responsabilidades. Se titulaba 'Las canas de Felipe' y en el escrito, Montero señalaba “ese aire de cincuentón presidenciable…, y las canas que le han trepado a las orejas”, en referencia a Felipe González. “Que este chico era un chico hasta hace poco y ahora se nos ha convertido en un señor, abrasado por el fulgor que da la presidencia” (la del PSOE; la del Gobierno llegaría tres años después).

Felipe González y el canciller alemán Helmut Kohl en una imagen de archivo. (EFE)
Felipe González y el canciller alemán Helmut Kohl en una imagen de archivo. (EFE)

Sin embargo, algunos periodistas aseguraron que aquellas canas tenían truco. El relativamente joven González se había teñido de blanco en aras de que lo tomasen más en serio. Si Suárez las tenía y todo el mundo lo adoraba, ¿por qué no las iba a tener él? Lo cierto es que la regeneración política que ha llevado al poder a jóvenes como Albert Rivera, Pablo Casado o Pablo Iglesias ha convertido a Sánchez en uno de los pocos que ya peina canas.

Aunque resulte improbable que el presidente haya cambiado de look con el mismo objetivo, las canas se han convertido en un arma política que algunos analistas (aunque sea en chascarrillos de Twitter) ponen a la altura de los presupuestos generales del Estado o de las cuestiones más serias. Hablemos, por tanto, de las canas de Pedro.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios