Estas marcas de belleza de verdad apuestan por la sostenibilidad
  1. Sostenibilidad
PONTE LAS PILAS

Estas marcas de belleza de verdad apuestan por la sostenibilidad

Hacer de este un mundo mejor es uno de los objetivos de marcas que comparten ética y eficiencia en un solo frasco

placeholder Foto: Content Pixie para Unsplash.
Content Pixie para Unsplash.

Este confinamiento que nos ha tocado vivir nos ha invitado a darnos cuenta de la importancia del medioambiente. Hace poco hemos celebrado su día, aunque deberían serlo todos.

En el mundo de la belleza son cada vez más las marcas que ya no lo ven como una tendencia y que han convertido el medioambiente en su leitmotiv. El cuidado por nuestro planeta ha irrumpido con fuerza en la cosmética. Y no es flor de un día, es una nueva forma de cuidarse que ha llegado para quedarse.

Foto: Muebles para un comedor sostenible. (Cortesía)

“Hacer la vida más bella, transmitir un mundo más bello”, es el lema de una de las marcas que se ha comprometido con nuestro planeta con ideas concretas y promesas cumplidas. Esta firma de belleza es Clarins que lleva desde hace más de 70 años cuidando nuestra piel y la naturaleza. Pretenden no solo corregir, sino también reducir sus impactos, como declaraba recientemente Virginie Courtin-Clarins, Directora General Delegada a cargo del departamento de Responsabilidad Social Corporativa de la empresa. En 2020 lograron la neutralidad de carbono y ahora algunos de los objetivos marcados para 2025 son mejorar la trazabilidad de sus materias primas, reforzar los programas de comercio justo, además de los que ya tienen, conseguir un aprovisionamiento total sostenible y que el 80 por ciento de los extractos de sus productos provengan de plantas bio.

placeholder Christiann Koepke.
Christiann Koepke.


Bienestar para el planeta, pero también para otras áreas de la compañía. Como su incansable actividad en la Fundación Arthritis la única que se dedica exclusivamente a la investigación acerca de los reumatismos, una labor que pronto alcanzará los 30 años de vida. O el Premio Clarins por la Infancia, que recompensa a una mujer admirable que se dedica a los niños (esta acción se realiza en 14 países). En la actualidad, Clarins ayuda y financia 15 asociaciones; en total, se han realizado aportaciones por un monto cercano a los 5 millones de euros. Clarins se guía por la convicción de su fundador, Jacques Courtin-Clarins: “La belleza solo tiene sentido si se acompaña de generosidad, benevolencia y humanidad.” Y también tienen en cuenta a sus empleados: la política de recursos humanos y la gestión de proximidad del grupo pretenden ser ejemplares, tanto en términos de satisfacción, de remuneración, de beneficios laborales, de capacitación, de promoción laboral; como de paridad y de equidad. Todas estas y más acciones que buscan fabricar fórmulas únicas y comprometidas por un planeta mejor.

“No se trata de una moda que pasará. Lo hemos visto en la alimentación y ahora lo estamos viendo en la cosmética. Cada vez somos más conscientes de las enfermedades derivadas del empleo de ingredientes tóxicos y cada vez contamos con más alternativas saludables”, asegura Santiago Bolívar, director comercial de la firma de cosmética natural y vegana Scens.

placeholder Yves Rocher.
Yves Rocher.

Orgánico, bio, ecológico, natural….

Muchos son los términos que se emplean para este tipo de cosmética y es importante saber qué significan para distinguir lo que es puramente un reclamo publicitario de lo que funciona realmente. Por ejemplo, no te dejes impresionar por los cosméticos que anuncian que no han sido testados con animales. ¿Por qué? Pues porque ningún producto puede ser testado con animales en Europa. Únicamente en el mercado asiático sigue siendo posible esta práctica. Así que es una frase un poco de Perogrullo. En general, los términos orgánica, bio o eco suelen significar lo mismo: sus ingredientes han sido elaborados sin pesticidas ni ingredientes modificados genéticamente y el proceso de recolección es respetuoso con el medioambiente. Este tipo de productos son de origen vegetal, pero pueden encontrarse algunos derivados de seres vivos como la leche o la miel. Sin embargo, los cosméticos veganos no pueden contener ningún producto que no sea vegetal.

Las firmas actualmente están preocupadas por todos los detalles que pueden colaborar en la sostenibilidad, por ejemplo, se comprometen con la reducción continua del consumo de recursos no renovables y siempre priorizan el uso de materiales reciclados. Sus productos de cuidado facial están envasados en frascos de vidrio que son eternamente reciclajes. Este es el caso de la firma francesa Yves Rocher, que bajo el lema '¡1 producto comprado = 1 árbol plantado!' en 2006 abandonó el uso de bolsas en sus tiendas y ya ha plantado 92 millones de árboles en todo el mundo a través del programa Plantemos por el Planeta. El ahorro de agua, su ratio de biodegradabilidad, la reducción de la huella de carbono y los antes mencionados son solo algunos de los objetivos (y hay más) que tienen en cuenta a la hora de elaborar sus productos.

El futuro

L'Occitane divisó el futuro hace años, y empezó a vender en sus tiendas geles en formato 'tetrabrik' que permitían rellenar el envase de su jabón de manos, cuando vimos la innovación que sorprendió a todos nos costó entender la carga de un mensaje que ha calado. Todas las grandes marcas de cosmética ya están aportando su granito de arena, cada una en su medida, con envases recargables como es el caso de los perfumes de Thierry Mugler, una de las primeras firmas que creó fuentes en los centros comerciales para así poder rellenar el envase de tu aroma favorito sin necesidad de comprar otro, idea que también ha integrado Lancôme en sus perfumes. Dior o Givenchy ya nos presentaron productos cosméticos que permitían comprar tan solo la recarga de la hidratante. Guerlain ha creado una plataforma para ofrecer transparencia y trazabilidad sobre nuestros productos de tratamiento y maquillaje. Este tipo de acciones ya no son solo propias de las marcas de cosmética natural, no son la excepción, sino la norma y todas se han sumado a esta reinvención para sostener nuestro medioambiente.

Buscando resultados

Pero gracias al cielo no solo los grandes son los únicos que están en esta lucha por hacer de este un mundo más sostenible. La firma Lush lleva años proponiendo fórmulas que no necesitan packaging, jabones sólidos y todo tipo de productos que evitan el uso innecesario de plásticos.

Otras como Apoem, Twelve Beauty, Fridda Dorsch (que lleva más de tres décadas centrada en velar por la salud y el medioambiente) están plenamente concienciadas y como nos dicen desde la primera: "El respeto por nuestro planeta preside todas las decisiones que se toman en Apoem", cuenta Paola Gugliotta, fundadora de esta firma que tiene la formulación sostenible, la producción en frío y la elección de los materiales como bases de un producto honesto.

El Dr. Pedro Catalá es el experto tras el nombre de Twelve Beauty. Este profesional de la dermatología es un activista que colabora en la conservación de la biodiversidad. Los ingredientes que no usa por alguna razón en su laboratorio los reutiliza en su máster de formulación cosmética. Todos los envases de la firma son reciclables, ya que son de vidrio. Así que tanto las materias primas como los envases tienen una segunda vida. Los productos se realizan con la ayuda de la energía solar y la elección de los ingredientes se basa en el bajo impacto medioambiental.

También nos gusta la propuesta de Kóoch Green Cosmetics, que además de ser vegana ha dado un paso más y dispone de muselinas de algodón orgánico lavables y reutilizables, para una limpieza facial ecológica y zero waste. En los más de dos años de andadura de la firma, gracias a la venta de las muselinas se han dejado de generar más de 1 millón de residuos de discos de algodón.

placeholder Annie Pratt para Unsplash.
Annie Pratt para Unsplash.


O los jabones de VERA & THE BIRDS, que se realizan por completo con ingredientes naturales a través de un proceso de fabricación artesanal mediante saponificación en frío, y cuyo packaging es 100% reciclado y sostenible. En palabras de su creadora, Alex L. Capitelli: “Con esta nueva colección de jabones nuestra intención es que esto sea solo el comienzo de todo un catálogo #Zerowaste, que irá creciendo y creciendo en los próximos meses”.

Hasta hace unos años, la cosmética natural se asociaba con cuidados casi ancestrales y tenía mucho que ver con la aromaterapia y con beneficios relacionados con el relax o con la paz espiritual. Pero esto está cambiando, pues además de ser respetuosos con el medioambiente, el usuario busca resultados. Y quiere que estos sean comparables con los que le procura la cosmética convencional. “La efectividad debe de ser la clave y es posible con productos de origen vegetal. En nuestra marca, por ejemplo, apostamos por poner una gran cantidad de ingredientes de primera calidad. Y así se notan los resultados”, explica Steven Bullon, director de Comunicación de Scens.

Estas son solo algunas de las firmas que encontrarás en el mercado, pero los vientos están cambiando y cada vez hay más propuestas que te permitirán hacer de tu belleza una rutina sostenible.

Tendencias de belleza Belleza verano Tendencias
El redactor recomienda