Logo El Confidencial
sellos ecocert y cosmos organic

¿Cuándo un producto de belleza es ecológico y cuándo es marketing?

Que una etiqueta sea verde y con motivos naturales no significa que sea sostenible. Te damos las claves para identificarlo

Foto:

¿Cuántas veces has oído las palabras: natural, ecológico, bio, orgánico, eco-friendly, sostenible o responsable? Seguro que muchas y de boca de celebrities e influencers que han convertido productos con esas características en su estilo de vida debido a sus múltiples beneficios. La moda que empezó por los smoothies verdes para desayunar se ha extendido también a la cosmética. Pero ¿están todas las marcas haciéndolo realmente bien?

Estos términos se utilizan para catalogar diferentes tipos de productos con unas características determinadas, pero son tantos que pueden llevarnos a confusión. Para saber si un producto es realmente ecológico y natural o si es fruto de una mera estrategia de marketing tienes que buscar la certificación con el sello Ecocert, un organismo francés que garantiza que es respetuoso con el medio ambiente. A priori puede parecer algo sencillo, pero unas etiquetas con motivos naturales y de colores verdosos no tienen por qué significar que el producto sea ecológico.

En busca del sello

Antes de comprar un producto mira en la etiqueta y si encuentras el sello Ecocert, podrás estar seguro de que en su elaboración se han utilizado ingredientes procedentes de recursos renovables y transformados por medio de procedimientos respetuosos con el medio ambiente; además, apostarás por el carácter biodegradable o reciclable de sus embalajes. Es la clave para saber que cumple con determinados requisitos estrictos en su fabricación y utilización de materias primas.

Otro de los sellos que puedes buscar es el de Cosmos Organic (COSMetic Organic Standard), una norma privada a escala europea desarrollada por cinco miembros fundadores entre los que se encuentra Ecocert. El objetivo de esta asociación internacional es definir unos requisitos mínimos comunes, armonizar unas normas de certificación de los cosméticos ecológicos y naturales y llevar a cabo actividades de presión ante las instituciones con vistas a defender y potenciar el sector.

La impresión de este sello en los envases es un valor al alza. Al igual que consumimos cada vez más alimentos naturales, ¿por qué no hacer lo mismo con los cosméticos? Ya sea lavándote el pelo o aplicando cremas o maquillaje sobre el rostro, nuestra piel absorbe un 60% de los productos químicos con los cuales entramos en contacto, de ahí la importancia de conocer cuáles son sus ingredientes y de dónde proceden.

Para pieles sensibles

En los últimos treinta años los casos de dermatitis atópica se han multiplicado por tres, según datos expuestos en el XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica. Este, entre otros, es uno de los principales motivos por los que cada vez más personas muestran interés por este tipo de productos. Para las pieles más sensibles el uso de determinados productos puede provocar incómodas reacciones, alergias o rojeces. El sello Ecocert garantiza que sean cosméticos libres de transgénicos, parabenos, fenoxietanol, nanopartículas, silicona, PEG, perfumes y colorantes sintéticos e ingredientes de origen animal (excepto productos naturales en sí mismos: leche, miel, etc.), lo que hace que las personas con pieles sensibles toleren mejor este tipo de fórmulas.

Aprende a diferenciar

Pero ¿qué tiene que ver lo ecológico con lo natural? La principal diferencia es el umbral mínimo de ingredientes naturales y procedentes de la agricultura ecológica que utilizan. Para que sea ecológico, como mínimo el 95% de los ingredientes vegetales de la fórmula y un mínimo del 20% de todos los ingredientes (10% para productos con aclarado) deben proceder de la agricultura ecológica. En cambio, para que se considere natural, al menos el 50% de los ingredientes vegetales y un mínimo del 5% de todos los ingredientes deben proceder de la agricultura ecológica.

No es casualidad que cada vez sean más las marcas líderes en el cuidado facial que apuesten por cosméticos que afiancen el cuidado natural de la piel. Cada persona debería pensar bien lo que va a consumir en su día a día y saber qué repercusión tendrá en su cuerpo y en el planeta. A veces, la clave está en buscar un sello.

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios