HOTEL CASA KIMBERLY

¿Te gustaría alojarte en la casa de Elizabeth Taylor y Richard Burton en Puerto Vallarta?

Era su refugio. Un pueblo de pescadores ajeno al mundanal ruido en el que esconderse de miradas indiscretas. Hoy es un hotel tan encantador que resulta casi necesario. Un lujo

Foto: Casa Kimberly es un mirador sobre el Pacífico mexicano
Casa Kimberly es un mirador sobre el Pacífico mexicano

Vamos a empezar por el final, porque esta casa realmente excitante de ese paraíso del turismo veraniego en cualquier época del año que es Puerto Vallarta está en la calle Zaragoza, que tiene su gracia cuando habíamos decidido perdernos por aquí tras las huellas de una gata sobre el tejado de zinc o, mejor, de Cleopatra. Casa Kimberly no necesitaba un reclamo como el que tiene porque le sobran los encantos de antigua y exquisita villa con aires coloniales, pero resulta que aquí fue donde Elizabeth Taylor y Richard Burton vivieron su apasionado y también convulso amor en los años sesenta y más. Nosotros, por la parte que nos toca, estamos más que decididos a vivir una historia de película. Se rueda.

Casa Kimberly está en medio de un paisaje exuberante presidido por la sierra Madre
Casa Kimberly está en medio de un paisaje exuberante presidido por la sierra Madre

Un firmamento para dos estrellas

El hotel boutique, que se llama Casa Kimberly, ha abierto sus puertas este mismo año para redescubrirnos este rincón del Pacífico mexicano mientras saboreamos las mieles del Hollywood dorado. Taylor y Burton sabían lo que hacían, porque esta residencia no es cualquiera: está en las montañas de la sierra Madre y con vistas a la bahía de Banderas. ¿Mar o montaña? No hay que elegir. Claro que Puerto Vallarta era entonces un pueblo pesquero donde refugiarse de las muchas miradas indiscretas. Y todo porque John Houston había rodado aquí 'La noche de la iguana' (1964), precisamente con Burton como protagonista. Casa Kimberly, que fue un regalo a Liz por su 32 cumpleaños, no es una, sino dos casitas tradicionales donde caben nueve habitaciones, una piscina, un spa, un restaurante y un bar, según el diseño de Janice Chatterton, su propietaria, que también lo es de la Hacienda San Ángel, igualmente palabras mayores.

La piscina privada de la suite de Elizabeth Taylor
La piscina privada de la suite de Elizabeth Taylor

Un puente del amor y dos suites

Si a estas alturas de la película, te estás preguntando si hay una habitación que lleva el nombre de Elizabeth Taylor, que sepas que efectivamente la hay. Y con una bañera de mármol rosado en forma de corazón, en su espacio original; un querubín alado pintado a mano, una amplia terraza, una piscina privada con jacuzzi y, lo mejor, un 'puente del amor' diseñado a imagen y semejanza del Puente de los Suspiros de Venecia que la conecta con la suite de Richard Burton, situada junto a la piscina exterior, con vigas vistas de madera y una alfombra oriental antigua. Todo muy apetecible, la verdad. El resto de habitaciones no son 'estrelladas', pero tienen decoración especial, salpicadas como están de antigüedades y piezas modernas, techos con tejas pintadas a mano, bóvedas de ladrillo, murales y fuentes en el patio. Deseando pasar la noche (y el día). Precio: desde 390 euros. La suite de Liz Taylor, desde 740 euros.

La suite de Elizabeth Taylor, para vivir una historia de película
La suite de Elizabeth Taylor, para vivir una historia de película

Comer de lujo y con mezcal

Hay todavía más México en el restaurante al aire libre La Iguana, de la mano del chef Eduardo Lucero Michaga, con lámparas de araña y una barra de tequilas y mezcales elaborados en la región de Jalisco muy a lo Chavela Vargas. Casa Kimberly tiene también su banda sonora, a cargo de los mariachis La Joya de México 

Liz Taylor y los mariachis, puro ambiente Casa Kimberly
Liz Taylor y los mariachis, puro ambiente Casa Kimberly

Bienvenidos a Mexiterráneo

En Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco (“me sale del alma gritar con calor”), probablemente encontrarás todo lo que buscas: playas vírgenes, vegetación tropical, rincones con encanto, clima soleado, mucha cultura y tradición, hoteles como el que hemos visto y la naturaleza en todo su esplendor con ballenas, tortugas y un festival de aves exóticas, a lo que hay que sumar los tesoros artesanales del pueblo indígena huichol. Aquí se puede comer pescado embarazado (entero asado en una brocheta) o ceviche de camarón. No es de extrañar que sea conocida como Mexiterráneo.

Así es esta ciudad mexicana en el estado de Jalisco (Turismo Puerto Vallarta)
Así es esta ciudad mexicana en el estado de Jalisco (Turismo Puerto Vallarta)

Una playa de los Muertos que gusta a los vivos

Imprescindibles son la iglesia de Guadalupe, presidiendo la estampa, el faro de la calle Matamoros, la colección de esculturas al aire libre del Malecón, el propio Malecón, el pueblo viejo con sus calles empedradas, sus caseríos blancos de tejados carmesí y sus encantadoras posadas y el muelle de la playa de los Muertos que tanto gusta a los vivos. Al sur, todo se vuelve más salvaje, al juntarse la montaña con el mar: bahías escondidas, calas recónditas, bellas playas solo accesibles en barco (Las Ánimas, Colomitas, Quimixto o Yelapa) y aguas de color esmeralda.

La playa del Caballo es otro paraíso al sur, antes de llegar a la de las Ánimas (Foto: Turismo Puerto Vallarta)
La playa del Caballo es otro paraíso al sur, antes de llegar a la de las Ánimas (Foto: Turismo Puerto Vallarta)

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios