Fitness, break dance y hasta surf

Animal Flow: entrena como si fueras Tarzán (o Chita)

El Animal Flow es la nueva disciplina de moda en los gimnasios y viene para quedarse. Ponte en forma emulando a un león (o a una tortuga, un mono, un escorpión...)

Foto: Mike Fitch. Como un animal
Mike Fitch. Como un animal

¿Y si para tener un cuerpo flexible, delgado y fibrado tuvieras que olvidarte de las mancuernas y del press de banca? Cada vez aparecen más disciplinas que creen a pies juntillas que es así. Ya hemos visto que entrenar con el propio cuerpo, sin añadir pesas, es una forma saludable de estar en forma y evitar lesiones. Y lo que es mejor: la práctica continuada permite resultados visibles iguales (y en algún caso superiores) a los que se logran levantando kilos y kilos. Los entrenamientos con peso corporal aparecen como setas en todos los gimnasios. Y hay algunos que son más que flores de un día.

Además, otra de las corrientes que impera en los gyms son los entrenamientos globales, que ejerciten todo el cuerpo y no solo algunas partes. Todos estos requisitos los cumple el Animal Flow, una nueva disciplina en la que, básicamente, se imitan posturas de animales. Pasas de ser un cangrejo a convertirte en un escorpión, un mono o una tortuga. Y de esta forma lo estás trabajando todo: desde la flexibilidad hasta la fuerza. El secreto del éxito de este sistema de entrenamiento es que emplea el peso corporal de una forma divertida y, además, como los resultados son progresivos, cuenta con el acicate de notar la evolución y los resultados.

Animal Flow: entrena como si fueras Tarzán (o Chita)

Un poco de historia

Mike Fitch. Muy gringo él
Mike Fitch. Muy gringo él

El creador de este sistema de entrenamiento, Mike Fitch (un estadounidense bien bronceado y sonriente, con un six pack impresionante que se ha convertido en un anuncio con patas de su propio método), asegura que durante la evolución nos hemos olvidado de unos saludables patrones de movimiento que están en nuestro ADN. Y su exitosa (y lucrativa) cruzada ha consistido en recuperarlo a base de hacer variados y ejercicios a cuatro patas.

Beneficios para tu organismo

Uno de los principales es el aumento de movilidad, que sirve para aumentar el rango del mismo. Esto es muy recomendable tanto para personas que quieran empezar a hacer ejercicio y necesiten una disciplina que evite lesiones, como para los que practican cualquier deporte y busquen un entrenamiento más global. Los ejercicios de fuerza habitualmente contraen el músculo. Sin embargo, con el Animal Flow se consigue trabajar a conciencia la flexibilidad. Pero a la vez también se ejercita la potencia y el control. Uno de los beneficios que destacan es la comunicación neuromuscular, que ayuda a fortalecer los músculos y a tener mayor conciencia de tu cuerpo, mejorando así postura y equilibrio.

También en la playa
También en la playa

Cómo hacerlo

Una de las cosas más interesantes de esta disciplina es su versatilidad. Ahora la encontrarás en muchos gimnasios en forma de clases de aproximadamente una hora en la que puedes aprender los intríngulis de estos movimientos animales. También puedes contratar a un entrenador personal, especializado en esta técnica que te instruya (en ocasiones, estas clases se imparten a pequeños grupos, para que salgan más baratas para los participantes). Pero si ya tienes un programa de entrenamiento que te funciona, puedes incorporar estos movimientos para calentar o para estirar una vez hayas acabado con tu rutina. Otra de los formas de practicar el Animal Flow que suscriben los deportistas más exigentes es hacerlo como entrenamiento a intervalos, como un HIIT (High Intensity Interval Training). Una de las recomendaciones para la práctica de esta disciplina es hacerla al aire libre, justo donde la llevaría a cabo un animal. Pero, evidentemente, esto dependerá de lo transitado que esté el lugar y el sentido de la vergüenza que tenga cada cual.

Agazapada para saltar (Foto: Puma)
Agazapada para saltar (Foto: Puma)

Un poco de todo

El Animal Flow es una de esas disciplinas que ha cogido lo mejor de cada casa. Muchas de las posturas provienen del yoga y se combinan con los movimientos de fitness de toda la vida, con break dance, parkour e incluso surf. La principal diferencia es precisamente el 'flow'. No acabas de hacer la tortuga y te conviertes en el perro, sino que hay una transición, un switch que te lleva de una postura a otra de forma natural y, valga la redundancia, fluida.

La otra particularidad de este entrenamiento es que se suele hacer en posición cuadrúpeda, lo cual tiene varias ventajas. Por una parte, la gravedad hace que tengamos que hacer más fuerza para completar algunos ejercicios. Pero, por otra, al hacer algunos ejercicios en el suelo, resulta más fácil corregir la postura y alinear la espalda. También se trabaja más el core, que es lo que da estabilidad para cualquier ejercicio. Es un entrenamiento que muchos deportistas practican para completar su disciplina. Por ejemplo, últimamente está muy en boga entre los escaladores, que han encontrado un ejercicio ideal para trabajar la flexibilidad y fortalecer el cuerpo a nivel global.

Es difícil, pero no imposible
Es difícil, pero no imposible

Una de las normas básicas de los gimnasios es ofrecer clases que cualquier hijo de vecino pueda seguir sin necesidad de tener un posgrado. Esto se cumple con las actividades dirigidas de Animal Flow, pero no por ello es una actividad 'fácil'. Es bastante probable que en tu primera toma de contacto con esta disciplina no des pie con bola y te cueste seguir los ejercicios, que requieren práctica. Por ello, lo mejor es tomárselo con calma, pero con constancia. Las mejorías se notan relativamente pronto y ese ejercicio que al principio parecía imposible de llevar a cabo, se convierte en pan comido. Eso es uno de sus principales enganches: el reto de evolucionar. Por ello, es mejor que hasta que se domine realmente la técnica no se realicen entrenamientos HIIT para evitar lesiones.

El punto débil

Pese a que todo parecen ser beneficios, se tiene que ir con cuidado, pues también tiene algunas contraindicaciones. El tipo de movimientos que se realizan crea tensión en las articulaciones, por lo que si se padece de ellas, es mejor optar por otra disciplina. Y es necesario esmerarse en la ejecución de los movimientos para evitar lesiones.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios