Lobito de Mar, el chiringuito urbano y popular de Dani García

Un chiringuito urbano en plena milla de oro. Un bar resalao de tapas, un asador de pescados, una freiduría de toda la vida, un chiringo de espetos y una arrocería con alma alicantina. Así es Lobito de Mar, el último sueño de Dani García

Foto: Espeto.
Espeto.

Brasas de olivo, sardina, caña. Una cocción sencilla y perfecta, gastronomía popular malagueña en estado puro. Sin el relumbrón de la alta cocina, tan lejos de las estrellas… y a la vez tan cerca. Porque el humilde espeto es uno de los platos destacados de Lobito de Mar, el restaurante que acaba de abrir en Marbella Dani García y con el que continúa su acercamiento a la cocina más pura de su tierra natal.

Lobito de Mar.
Lobito de Mar.

El espeto es algo mágico, alucinante, hipnótico”, nos dice. “Han venido por aquí cocineros de la talla de Nobu o Adúriz y se han quedado embobados admirando su magia. No entiendo cómo ahora, que tanto se habla de brasas, no se le encumbra como verdaderamente merece”. Y nos habla de su relación con el espeto, que va más allá de cocciones o técnicas y que entronca con el corazón: “Los fines de semana era mi padre quien cocinaba. Él no se dedicaba a esto, pero lo ponía una pasión inigualable. A su lado aprendí a ensartar y asar los espetos; también aprendí a amar la cocina marinera”.

Arroz.
Arroz.

Así, llevado por el amor a la cocina popular, todo un chef con dos estrellas Michelin y un Premio Nacional de Gastronomía se ha lanzado a la aventura de abrir un chiringuito para compartir su forma de entender los guisos de su tierra. “De mi tierra… y también de fuera. Porque para hacer los arroces nos hemos ido a Alicante, a aprender cómo los hacen allí. Hemos visto distintos estilos y hemos elegido lo que nos interesaba. Ese arroz fino, pegado a la paellera… Sí, en Lobito los arroces tienen alma alicantina”.

Una carta de tapas, como en cualquier chiringuito.
Una carta de tapas, como en cualquier chiringuito.

Junto al espeto tradicional, vertical y en caña, Dani García se ha buscado las mañas para reinventar otro modo de espetar: “Yo me preguntaba cómo ensartar un boquerón, un pescado pequeño. Nos hemos fijado en Japón y lo hemos copiado, ensartándolo por las agallas de forma que no dañe al pez y asándolo en horizontal. Así podemos tener espetos de salmonetes, cigalitas, langostino de Sanlúcar…”

Y, después, toda una carta, en barra y en mesa, en la que puedes tomar desde el más selecto marisco y platos 'nobles' a todas las tapas propias de la cocina de chiringuito: salmorejos y gazpachos, tortillitas de calamares, frituras, un apartado entero dedicado al atún, adobos, berenjenas... "Es un proyecto emocionante y con el que continúo mi filosofía de acercamiento a la gastronomía popular. Si ya lo hice dando el salto desde la alta cocina de 'Dani García' a los dos Bibo -el de Marbella y el de Madrid-, ahora entronco con Lobito con el espíritu y filosofía de esta tierra".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios