La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

NOTICIAS

¿Qué March tuvo una hija con la cocinera?

Hay ocasiones en las que la realidad supera a la ficción y, en el caso de la familia March, la frase parece venir como anillo al
Foto: ¿Qué March tuvo una hija con la cocinera?
¿Qué March tuvo una hija con la cocinera?

Hay ocasiones en las que la realidad supera a la ficción y, en el caso de la familia March, la frase parece venir como anillo al dedo. Hace un año, Ana María Gallart, de 65 años, interponía una demanda de filiación en un juzgado de primera instancia de Madrid, convencida de que Juan March Ordinas, patriarca y fundador del imperio, era su padre. Se exhumó el cuerpo del empresario por orden judicial el pasado mes de marzo, pero los resultados de las primeras pruebas de ADN han dado un giro inesperado a la investigación.

Las conclusiones a las que llegan los exámenes realizados darían la razón a la demandante, pero sólo en parte, porque Juan March no sería su padre, sino su abuelo, por lo que sus dos hijos, Juan y Bartolomé, ya fallecidos, estarían de repente en el epicentro de la polémica. “Somos los primeros sorprendidos, habíamos solicitado la demanda de filiación convencidos de que era su padre y ahora parece ser que mi cliente sí es una March, pero no hija, sino nieta de Juan”, asegura a Vanitatis Fernando Osuna, abogado de Gallart, que espera conocer los resultados definitivos en breve, ya que se deben llevar a cabo cinco pruebas de ADN: dos por cada una de las partes, demandante y demandados, y una solicitada por el juez.

Osuna asegura que en el próximo juicio oral se aportarán los resultados del laboratorio, así como varias pruebas testificales y documentales, entre las que se encontraría una carpeta con informes sobre la adopción de Ana en los aparecería una frase clave: “Juan March es el causante del nacimiento de Ana”. Nacida en diciembre de 1948, Ana María es hija de una de las chicas del servicio de la casa de los March, la cocinera. Nada más nacer la niña y su gemela fueron llevadas a una inclusa de Palma de Mallorca donde su hermana falleció al poco tiempo y desde donde Ana salió con dos años y medio para ser dada en adopción.

 Juan March (i), junto a sus hijos y su esposa

Lucha por la legítima

La sentencia dictada por el juzgado de Madrid podría posibilitar que Ana María sustituyese el apellido Gallart por el de March. Sin embargo, para reclamar la herencia que le correspondería, en caso de que un juez le da la razón, y una vez aclarada su verdadera filiación, será necesario interponer una nueva demanda solicitando la parte legítima de la herencia. Algo a lo que se negaran los cabezas visibles del imperio, quienes ya han declarado que la única intención de Ana María es sacar dinero.

Se estimó que la legítima que le pertenecería por ser hija del fundador era de unos 220 millones de euros, pero si hay un cambio de progenitor, esa cantidad se reducirá. "Si hubiera querido dinero, lo habría reclamado hace décadas, cuando lo descubrí. Lo que quiero saber es quién es mi padre", ha declarado la demandante, que de perder el juicio debería abonar los 20.000 euros que ha costado aproximadamente la exhumación.

Juan March Ordinas nació en Santa Margarita el 4 de octubre de 1880. Además de gestionar otros negocios, fundó de la Banca March en 1926. Su financiación del golpe de Estado de 1936 contra el gobierno de la República fue clave para el éxito de los sublevados. Estuvo casado con Leonor Servera Melis (1887-1957), hija de un político de Manacor vinculado a la banca, de cuyo matrimonio nacieron Juan March Servera (1906-1973), que sería presidente de la Fundación Juan March, y Bartolomé March Servera (1917-1998), ambos envueltos ahora en una polémica que les apunta directamente.

* Mausoleo familiar donde descansan los restos de Juan March

La fortuna de los March

En el año 2004, los hermanos March Delgado, herederos del fundador, ascendieron hasta el puesto 216 de la prestigiosa lista Forbes con una fortuna estimada por entonces en más de 1.700 millones de euros, por encima en aquel momento de la de Esther Koplowitz o Isak Andic (Mango). Una fortuna dispuesta en un amplio entramado que impide saber con exactitud en qué medida se ha visto incrementada en los últimos años. Se habla de unos 2.000 millones en la actualidad.

Los herederos llevan en sus genes el don de gentes y en sus contactos próximos se encuentran las Koplowitz, José María Entrecanales, Juan Abelló o Los Albertos. Hasta el mismísimo Rockefeller se ha paseado por las fincas del patrimonio inmobiliario de los March en Mallorca. Entre ellas, S' Avall, con un jardín botánico decorado con esculturas de Botero y una extensión de 35 kilómetros cuadrados. 

Poco dados a aparecer en los medios de comunicación o en actos sociales, la calma y discreción con la que han intentado llevar sus negocios y su vida se han visto alterados por una mujer con la que en un futuro no muy lejano podrían llegar a compartir su fortuna.

* Árbol genealógico de los March (pinche para ampliar la imagen)

#13
Compartir
15 Te he hecho caso y me he leido un par de sitios,de Juan March y de Leonor Servera,a la que encuentro cierto parecido con la señora que ahora reclama.Sería su abuela,caso de ser hija de uno de los hijos de Juan March.
http://www.canverga.com/Leonor.pdf

¡Vaya señora la tal Leonor,qué personalidad!
Ampliar comentario
#12
Compartir
4 Recomiendo leer la vida e historia de los March, donde cualquier novela se queda corta [antes estaba colgado de la página webb de Mallorca]. Empezó la saga con la matriarca Leonor, que es la que tenía la pasta, y ya casada con el March, tuvo un hijo con otro, que la dejó plantada y ésta le mató.......
Ampliar comentario
#11
Compartir
Esta señora no va por dinero... es SU dinero.

Y que la exhumación de los restos del abuelo ha costado 20.000€ a lo mejor se lo creen en la tierra de Mata que están acostumbrados a que les roben el dinero sin protestar.
Ampliar comentario
#10
Compartir
Se cumple el dicho de que la jodienda no tiene enmienda, y tarde o temprano se termina pagando las consecuencias...
Ampliar comentario
#9
Compartir
¿Y si quiere dinero, qué pasa? ¿Acaso no tiene derecho, después del daño que le han hecho? Sólo por la canallada de abandonarlas en la inclusa a ella y a su hermana [que a saber de qué murió la pobre] ya deberían darle todo lo que les pidiera... y sin rechistar.
Como bien dice el forero Alba22, qué poco podían imaginarse que algún día existiría la prueba del ADN. Y cuánto me alegro, debo añadir.
Ampliar comentario
#8
Compartir
Los comportamientos y las acciones coinciden en lo público y en lo privado. el pelotazo no lo invetó el psoe. leanse el caso de la &034;barcelona traction&034; o cómo quedarse con una empresa electrica por cuatro perras.
Ampliar comentario
#7
Compartir
Echando cuentas, en el año en que nació la ya no tan presunta hija de un March,1948,Juan March padre tenía 68 años,y los hijos 42 y 31.

Una persona tiene el derecho de saber quién es su padre y uan vez demostrado, la ley le reconoce el derecho a parte de su fortuna.Nunca podrían pensar los March [o los Koplowitz,o los .....]que llegaría a existir la prueba del ADN.
Ampliar comentario
#6
Compartir
Mucho dinero y mucho prestigio social,pero tienen hijos fuera del matrimonio y los abandonan en la inclusa, a pasar hambre y penalidades.
Ampliar comentario
#5
Compartir
En relación con las fotos publicadas en el articulo, las dos personas que aparecen indicadas como hijos de Juan March, son en realidad sus nietos.
Ampliar comentario
#4
Compartir
nunca mejor dicho, de esos polvos, estos lodos, porque esto es un barrizal, no lo duden...

que la señora, dicen los march &034;autènticos&034; sólo busca una cosa &034;...la única intención de Ana María es sacar dinero....&034; sí y ???

no es que vaya con una pistola al super a robar
va a &034;su familia&034; y dice, oye, dónde está mi parte??

que molesta? claro. claro... igual que al clan de FCC las koplowitz... que de repente [o no tan de repente] tienen un hermano más y tiene &034;derechos&034;....

claro.... lo normal...

es que por mucho que se vaya a misa de a siete, se lleve un escapulario y se dicte el padre nuestro en latin, si has fecundado, es sangre de tu sangre...


es humillante, eso sí, saber que tu padre o tu abuelo era un pxxxa fría que iba por ahí tirándose todo lo que se meneaba....
más que nada porque nos gusta alardear del señorío que tenemos...


aunque de raza le viene al galgo, pues Juan March fue conocido por contabandista de tabaco, de armas, espía como doble agente, financiero del golpe del 36 y constructor de ese imperio que hoy es Banca March....


para los de misa...

sed liberanos a malo.
Ampliar comentario
#3
Compartir
es hija de una de las chicas del servicio de la casa de los March, la cocinera. Nada más nacer la niña y su gemela fueron llevadas a una inclusa de Palma de Mallorca donde su hermana falleció al poco tiempo y desde donde Ana salió con dos años y medio para ser dada en adopción.

Hay que ver cómo se las gastaban estos ricos. Qué vomitivo!!!!!!
220 millones y lástima que no se lleve más, si es que se lleva algo. Que les dé dónde más les duele a estos individuos. [Está bien saberlo, Banca que no voy a pisar en mi vida]
Ampliar comentario
#2
Compartir
&034;Juan March Ordinas nació en Madrid el 10 de marzo de 1962. Además de gestionar otros negocios, fundó de la Banca March en 1926.&034;

Emprendedores precoces como él que fundó un banco 50 años antes de nacer es lo que este país necesita para salir de la crisis.

El artículo es un monumento a lo que un periodista que se considere medio profesional [y dido sólo medio] no debería escribir. Está lleno de errores semánticos y, lo que es peor, de información.



.
Ampliar comentario
#1
Compartir
Sra. periodista, aprenda, por favor, a distinguir entre Palma de Mallorca y Mallorca, por que la finca de S&039;Avall [y no Sa Vall] está en el municipio de Ses Salines y no en el municipio de Palma de Mallorca, capital de la isla de Mallorca, capital de la provincia de Baleares y de la comunidad autónoma homónima [como suelen decir los frikis].

Y eso de que S&039;Avall es un jardín botánico, no sé de dónde se la ha sacado. Se trata de una gran finca rústica, limítrofe con algunas de las mejores plazas del sureste de Mallorca y sí, es cierto, con jardines en los alrededores de la casa principal.

Ampliar comentario