Logo El Confidencial
la pequeña se llamará zita clara

Jaime de Borbón-Parma y Viktória Cservenyák, padres de una niña

Meses después de su boda, han sido padres. Su primera hija, nacida este sábado, ha sido una niña a la que han puesto de nombre Zita Clara

Foto: Jaime de Borbón y Parma y Viktoria Cservenyák, durante su boda (I. C)
Jaime de Borbón y Parma y Viktoria Cservenyák, durante su boda (I. C)

Meses después de una comentadísima boda, Jaime de Borbón y Parma y Viktória Cservenyák han sido padres. Su primera hija, nacida este sábado, ha sido una niña a la que han puesto de nombre Zita Clara, según informaba la Casa Real de Holanda. La pequeña ha venido al mundo en la clínica Nuestra Señora de Ámsterdam y parece que se encuentra descansando, en perfecto estado y al lado de su madre. La tía abuela de Jaime de Borbón y Parma, Zita de Borbón y Parma, es la que ha dado nombre a la recién nacida. La paternidad del fallecido príncipe Carlos Hugo y de la princesa Irene, hermana de Beatriz de Holanda, se anunció durante la celebración del bicentenario del reinado de los Orange, a primeros de diciembre del pasado año. Tanto el padre como la madre de la recién nacida siguieron manteniendo sus compromisos profesionales; él, en el Ministerio de Asuntos Exteriores donde trabaja y ella en el banco Rabobank hasta pocas semanas antes del parto.

Zita es la primogénita de Jaime de Borbón, de 41 años, y de la abogada Viktoria Cservenyák, que se dieron el ‘sí, quiero’ el pasado 5 de octubre en una iglesia de Apledorn, una localidad holandesa. La boda levantó una gran expectación, sobre todo porque el rey Guillermo Alejandro, primo del novio, acudió a la misma del brazo de su esposa Máxima y junto a sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Arianne. Fue la princesa Irene la que llevó a su hijo al altar, el primero en aparecer en la iglesia de Nuestra Señora de la Ascensión. Irene iba vestida de rojo de arriba abajo, tocado y zapatos incluidos y demostró que todavía sigue siendo una de las mujeres con más estilo de Holanda. Pocos minutos después aparecía la novia, con un sencillo vestido diseñado por Claes Iversen. Lo más comentado del ‘look’ de la novia fue sin duda su pelo recogido, que le daba un aire isabelino a su peinado. El novio por su parte, supo combinar el chaqué con una corbata color crudo.

Una imagen del día de la boda (I. C)
Una imagen del día de la boda (I. C)

Los pétalos blancos y amarillos finalizaron con la ceremonia oficiada por Tjeerd Jansen. El clamor popular y la elegancia de los invitados recordaban a la sencillez de las bodas de antaño. El mismo sabor clásico se vivió una vez que los asistentes y los novios se fueron al Palacio Het Loo, una especie de Versalles de los Países Bajos con estilo del siglo XVII en el que se celebró un banquete que coronó un día muy especial para la pareja protagonista y para todos aquellos que quisieron acompañarles en un día tan especial, en una boda alejada de los tópicos de catálogo nupcial y más cerca de la elegancia regia que suele caracterizar a la monarquía holandesa.

Meses después de aquella ceremonia de corte clásico, ahora es la pequeña Zita la protagonista de las crónicas reales holandesas. El noble italiano, heredero de la Casa de Borbón- Parma y príncipe de Asturias carlista, siempre manifestó su deseo de ser padre; un deseo que este fin de semana se ha hecho realidad. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios