Duelo de Romanovs: una española y un francés se enfrentan por el trono ruso
  1. Casas Reales
María Vladimirovna y el príncipe dimitri

Duelo de Romanovs: una española y un francés se enfrentan por el trono ruso

El presidente Putin estaría intentando que los descendientes de la familia Romanov volvieran a Rusia para "revivir el poder espiritual ruso"

placeholder Foto:

Esta pasada semana se dio a conocer que Vladimir Petrov, un legislador del partido del presidente Putin, estaría luchando para intentar conseguir la vuelta de la monarquía a Rusia tras cien años de república con el objetivo de unificar el país tras muchos años de conflictos. Según informan los principales medios rusos, Petrov, bajo la orden de Putin, se ha carteado con descendientes de la familia Romanov para comunicarles el propósito de que regresen a Rusia “con un estatus especial” en una muestra de su intención de “revivir el poder espiritual ruso”.

En una de las cartas que ha sido filtrada a la prensa puede leerse que "a lo largo de la historia de su reinado, la dinastía imperial de los Romanov fue uno de los pilares de la soberanía”. Asimismo, Petrov añade haciendo referencia a la situación actual de Rusia: "El país pasa por un difícil proceso de restauración de la grandeza y miembros de los Romanov no pueden permanecer al margen de los procesos que tienen lugar en Rusia ahora en un importante momento tan histórico".

Los destinatarios de estas cartas han sido dos personas, un hombre y una mujer que de ser restaurada la monarquía lucharán por el trono ruso con todas sus fuerzas. Ella es la gran duquesa María Vladimirovna, tataranieta de Alejandro II, el penúltimo zar de Rusia; el hombre es el príncipe Dimitri Romanov, tataranieto de Nicolás I, emperador de Rusia y rey de Polonia. En Vanitatis hacemos un repaso de quienes son los dos Romanov que algún día podríansentarse en el trono ruso.

La gran duquesa española que podría reinar en Rusia

María Vladimirovna Romanov nació en Madrid en 1953, aunque ella se considera totalmente rusa. Por ello sigue el calendario ruso, acude a la iglesia ortodoxa y desde los años 90 visita todas las veces que puede el país del que ella se siente zarina. La gran duquesa, como es conocida por la mayoría de la gente de su alrededor, posee una excepcional educación labrada en los mejores colegios de París y en Oxford. Desde que murió su padre, Vladimir Krilovichen 1992, María Vladimirovna es jefa de la casa imperial rusa y se ha autoproclamado emperatriz y autócrata de todas las Rusias.

Pero además de ser descendiere de los Romanov, la gran duquesa también es princesa de Prusia por matrimonio. Cuando tenía 23 años, María Vladimirovna se casó con el príncipe Francisco Guillermo de Prusia, bisnieto del último Káiser de Alemania. Aunque la pareja se divorció en 1985, de la relación nació un único hijo, Jorge Mijáilovich. A su bautizo acudieron los Reyes eméritos de España, lo que escenifica la buena relación que existe entre la gran duquesa y la familia Borbón. Actualmente, Jorge tiene 34 años, vive en Bruselas y todavía no se le conoce pareja estable.

La pretendiente rusa ya ha hecho público en numerosas ocasiones que tiene la intención de regresar al país de sus ancestros, reponer la monarquía y convertirse en la nueva zarina de Rusia. Por ello, algunos de sus familiares ya han comunicado que está eufórica con la proposición de Vladimir Petrov, ya que ella se considera la jefa de la casa Romanov y la heredera legítima al trono.

Un pretendiente al trono de 89 años

El príncipe Dimitride Romanov vino al mundo en Cap d'Antibes (Francia) en 1926. Al igual que su disputante al trono ruso, el príncipe Dimitri Romanov recibió educación tradicional rusa a pesar de no haber nacido en el país. Durante su niñez, residió en varios países como Italia y Egipto y tras terminar sus estudios en Economía, se trasladó a Dinamarca,donde empezó a trabajar en el Banco Danske hasta que se jubiló en 1993. Gracias a sus padres, el príncipe Roman Petrovich de Rusia y la princesa Praskovia Sheremeteva, recibió una gran educación y habla cinco idiomas: ruso, francés, inglés, danés eitaliano.

Dimitri contrajo matrimonio en 1959 con la danesa Johanna Van Kauffman, de quien enviudó 20 años después. Tras la muerte de su primera esposa, el príncipe se casó en segundas nupcias con Dorrit Reventlow. En esta ocasión, y tras luchar mucho por ello, Dimitri pudo casarse en Rusia, siendo el primer Romanov que se casaba en el país tras la caída de la monarquía. El príncipe Dimitri no tiene hijos, por lo que si algún día ascendiera al trono, sus herederas serían las princesas Natalia, Elizabeth y Tatiana, las hijas de su hermano Nicolás, quien falleció en 2014.

El príncipe siempre ha sido muy discreto y nunca se ha pronunciado sobre sus aspiraciones al trono, aunque después de su jubilación decidió crear el Fondo Romanov junto a otros familiares Romanov y fue nombrado el presidente. En 2006 convenció a la reina Margarita II de Dinamarca y al presidente Putin para que dejaran que el cuerpo de la emperatriz Maria Feodorovna fuese trasladado de tierras daneses, donde murió en el exilio, a Rusia para que pudiera descansar junto a su esposo, el emperador Alejandro III.

Vladimir Putin Dinamarca Noticias de Francia Polonia