familia real británica

Camilla y Kate, duelo de duquesas y de quilates en el palacio de Buckingham

Hemos tenido que conformarnos con ver a la duquesa de Cornualles y a la duquesa de Cambridge a través de un cristal, aunque sí hemos podido disfrutar de las joyas elegidas

Foto: La duquesa de Cambridge a su llegada a Buckingham. (Gtres)
La duquesa de Cambridge a su llegada a Buckingham. (Gtres)

La noche de este martes, el palacio de Buckingham se engalanó para celebrar la tradicional recepción al cuerpo diplomático y como cada año el evento fue privado, así que las únicas imágenes que tenemos son la de los asistentes llegando en coche. Cierto es que el año pasado, la Casa Real británica nos regaló una foto del acto, pero fue una excepción con motivo del 90 cumpleaños de Isabel II. En esta ocasión hemos tenido que conformarnos con ver a la duquesa de Cornualles y a la duquesa de Cambridge a través de un cristal, aunque sí hemos podido disfrutar de las joyas que eligieron.

Kate estrenó un vestido blanco con detalles plateados del que poco se sabe, dado el ángulo de las imágenes. Lo que sí vemos es su majestuosa tiara, la Cambridge Lover´s Knot​, creada con diamantes talla brillante y perlas en forma de gota. Data de 1913 y es una creación de la mítica joyería Garrard. Fue un encargo expreso que realizó la reina Mary, esposa de Jorge V, ya que desde bien pequeña había admirado una tiara de su abuela, la princesa Augusta de Hassel-Kassel, de características similares a esta y quería poseer una parecida. A su muerte, la reina Mary dejó la tiara a su nieta, la reina Isabel II, quien cedió su uso a su nuera, Lady Di.

La madre del príncipe Guillermo y el príncipe Harry lució la joya en numerosas ocasiones y llegó a convertirse en su favorita. Tanto es así que la utilizó para el mítico reportaje realizado por Mario Testino para 'Vanity Fair'. Cabe recordar que años después comentaría durante una entrevista que el movimiento oscilante de las perlas le provocaba dolor de cabeza. Tras su divorcio del príncipe de Gales en 1997, la tiara regresó a la Corona británica y no fue hasta diciembre de 2012 cuando otra dama de la familia Windsor, Kate, la volvió a lucir. Desde entonces se ha convertido en su favorita.

Aparte de la tiara, la duquesa de Cambridge llevaba unos pendientes de perlas y diamantes que pertenecieron a Lady Di y un collar de diamantes que es propiedad de la reina Isabel II y que era la primera vez que se lo prestaba a la mujer de su nieto y heredero.

Por su parte, Camilla llevaba un vestido negro con escote y mangas realizados en pedrería blanca y por encima una capa. La duquesa de Cornualles lucía la banda de la Real Orden Victoriana y el lazo de la orden familiar de Isabel II. En cuanto a joyas, la esposa del príncipe Carlos coronó su cabeza con la tiara Greville, que fue un regalo de la joyería Grevilla a la reina madre, quien se la dejó en herencia a su primogénita. Isabel II nunca llegó a usarla y cuando en 2005 su hijo se casó con Camilla se la cedió para los eventos de gala.

Además, llevaba unos pendientes formando un racimo de diamantes que fueron obtenidos de una diadema que compró el príncipe de Gales y que fue desmontada. El collar de perlas y diamantes es de su propiedad y es uno de sus favoritos.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios