Logo El Confidencial
boda real

El verdadero 'vestidazo' de Sarah Ferguson fue el que lució en la recepción posterior

La madre de la novia realizaba este inusual movimiento de vestuario que tradicionalmente solo lleva a cabo la novia. Y al contrario de bajar el nivel, mejoró el look que lució en la iglesia

Foto: Sarah Ferguson, madre de la novia, en el enlace. (Getty)
Sarah Ferguson, madre de la novia, en el enlace. (Getty)

Sarah Ferguson (58) se encontraba ayer pletórica en la boda de Eugenia de York. Tanto que incluso a la llegada a la capilla de San Jorge, se saltaba el protocolo para acercarse al público y saludarlos personalmente. Allí abrazaba a Jessie Huberty, una vieja amiga suya que no quiso perderse el evento. La espontánea madre de la novia, que se divorció del príncipe Andrés en 1996, no las tenía en un principio todas consigo, pero finalmente salió victoriosa. Algo que se reflejó en su actitud y rostro.

[LEER MÁS: De Kate Moss a Naomi Campbell, los mejores y peores vestidos de la boda real]

Y es que la duquesa de York fue una figura controvertida en el palacio de Buckingham mientras formó parte de los Windsor, ya que la madre de la princesa Eugenia se granjeó alguna que otra enemistad entre el clan real, especialmente con Felipe de Edimburgo. Algo que se potenció cuando, casi a la par que Diana de Gales, decidía volar sola y reforzar su amistad con la malograda princesa del pueblo.

Ferguson saluda al público presente. (Getty)
Ferguson saluda al público presente. (Getty)

Pero ayer, dos décadas más tarde, fue claramente uno de sus mejores días. Para el enlace de su hija escogió, en la primera ronda, un vestido verde de la costurera Emma Louise Design junto a un sombrero tipo cordobés, firmado por Jess Collet. Asimismo, los zapatos eran del modisto español Manolo Blahnik. En dicha aparición no convencía del todo, llegado a ser simplemente correcta.

[LEER MÁS: Eugenia de York, una novia reivindicativa con la lección aprendida]

Un segundo vestido muy acertado

Aunque la sorpresa se la reservó para la recepción posterior a la ceremonia que, por cierto, tenía lugar en la casa donde vivió antaño con su exesposo. Allí era donde hacía un movimiento de vestuario y se enfundaba en un segundo vestido de seda también en tonalidad verde.

Ferguson con su segundo vestido. (Instagram @mattiasstafsing)
Ferguson con su segundo vestido. (Instagram @mattiasstafsing)

Este cambio usualmente se encuentra reservado para la novia, pero Fergie no pudo resistirse a un segundo outfit que, para ser honestos, mejoraba el primero usado en Windsor. Por último, también modificaba su pelo y maquillaje, de lo que se encargaba su estilista, Mattias Stafsing. Fue este último el encargado de revelar en su Instagram la segunda opción de la duquesa.

[LEER MÁS: Kate Moss no se perdió el fiestón nocturno, te lo contamos todo]

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios