Logo El Confidencial
LA 'OLVIDADA' DE LOS GRIMALDI

El intento (de 1.300 euros) de Alexandra de Hannover de brillar frente a Elton John

La hija pequeña de Carolina de Mónaco sigue sin encontrar su estilo. La última prueba, la fiesta benéfica organizada por el cantante, a la que acudió de la mano de su chico

Foto: Alexandra de Hannover y Ben Sylvester-Strautmann en la fiesta organizada por Elton John. (Getty)
Alexandra de Hannover y Ben Sylvester-Strautmann en la fiesta organizada por Elton John. (Getty)

Ya hemos hablado en alguna ocasión de Alexandra de Hannover y la división de opiniones que generan su particular estilo y su peculiar belleza o, para algunos, falta de ella. Pero es que la joven no lo tiene fácil con los antecedentes familiares. Desde su abuela, Grace Kelly, a su hermana, Carlota Casiraghi, pasando por su madre, Carolina de Mónaco. Las tres siempre han sido consideradas de las princesas más bellas de Europa, además de que han sido paradigma del glamour que caracteriza al principado. Y tampoco lo tiene fácil con la familia política. Los focos de atención siempre son sus cuñadas, Sassa de Osma, esposa de su hermano Christian de Hannover, y Beatriz Borromeo, casada con Pierre Casiraghi.

Pero que no sea por no intentarlo. Ya sea rescatando vestidos que en su momento Carlota lució con gracia o apostando por carísimos diseños, la muchacha pone todo tu empeño en estar perfecta en sus apariciones públicas. Y la última ha sido este miércoles, cuando Alexandra apoyó a Sir Elton John en una de sus fiestas benéficas. Concretamente, la Midsummer Party, que el cantante organizaba junto a su marido, David Furnish, en Antibes, con la intención de recaudar fondos para la fundación que lleva su nombre. Allí acudía de la mano de su chico, Ben-Sylvester Strautmann, con el que posó en el photocall tan sonriente como él.

Alexandra de Hannover y Ben Sylvester-Strautmann en la fiesta organizada por Elton John. (Getty)
Alexandra de Hannover y Ben Sylvester-Strautmann en la fiesta organizada por Elton John. (Getty)


Alexandra escogió un modelo de la firma Chloé. Se trataba de un vestido de estampado paisley a la altura de la rodilla, con un volante en el bajo, cuello redondo y manga larga. Si decimos que en la página web de la marca lo podemos encontrar actualmente rebajado al 50%, podemos pensar que se trata de un modelo asequible a nuestros bolsillos. Pero no. El precio actual es de 1.300 euros, exactamente la mitad de lo que costaba antes de la época de rebajas. La hija de Carolina de Mónaco volvió a apostar por la discreción, ya que era el modelo menos llamativo de todos los que había en la fiesta.

Y además de que el diseño no le favorecía especialmente, ni las sandalias de tiras plateadas -luciendo manicura perfecta, eso sí- ni el peinado mejoraban el look, al que también acompañaba un minibolso de Chanel. Como es habitual en ella, Alexandra llevó un maquillaje apenas perceptible, muy natural y con solo un toque de color en los labios. Lo que está claro es que ella se ve bien así, ya que si quisiera, podría tener a su disposición un ejército de estilistas que cambiarían su imagen. Y eso, aunque no es lo que más llame la atención en las alfombras rojas, también es admirable.

Alexandra de Hannover y Ben Sylvester-Strautmann en la fiesta organizada por Elton John. (Getty)
Alexandra de Hannover y Ben Sylvester-Strautmann en la fiesta organizada por Elton John. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios