Logo El Confidencial
CON CARLOS Y CAMILLA

Isabel II, sin la corona imperial en el Parlamento (y llega tarde por primera vez)

El enorme peso de esta histórica joya ha hecho que la monarca haya preferido dejarla en una mesa a lucirla sobre su cabeza, ya que incluso dificulta la lectura del discurso

Foto: La reina Isabel, en la apertura del Parlamento. (Reuters)
La reina Isabel, en la apertura del Parlamento. (Reuters)

Este lunes se ha celebrado uno de los momentos más esperados por los británicos, que marca cada año el rumbo del país, la apertura del Parlamento. Y, como ha sucedido hasta en 64 ocasiones anteriores, toda la pompa y ceremonia han girado en torno a la reina Isabel II, la encargada de pronunciar el discurso de apertura, escrito previamente por el primer ministro, Boris Jonhson, y el resto de miembros del Gobierno. Unas palabras que ha leído con la única ayuda de sus gafas, a pesar de sus 93 años.

La reina Isabel ha lucido tiara en lugar de la corona imperial, uno de los símbolos de la monarquía británica y la joya más importante del tesoro que conserva la familia real. Y parece que va a ser la tónica general de aquí en adelante. Aunque en 2017, cuando tampoco la usó, se alegó la proximidad del Trooping the Colour -y era demasiado tute tanto para la corona como para la reina-, parece que ha tenido mucho que ver el enorme peso de la pieza, ya que sus dos kilos y más de 30 centímetros dificultan la lectura del discurso a la monarca.

Se creó para la coronación de la reina Victoria en 1838 y cuenta con 2.868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esmeraldas y 5 rubíes, que hacen que se haya llegado a valorar en 300 millones de euros. Eso sí, aunque no lucía la corona en la cabeza, la pieza sí ha estado presente en la ceremonia de apertura, ya que se encontraba en una mesa próxima a ella.

La reina Isabel y el príncipe Carlos, en la apertura del Parlamento. (Reuters)
La reina Isabel y el príncipe Carlos, en la apertura del Parlamento. (Reuters)

La otra gran ausencia, aunque más que esperada, ha sido la de Felipe de Edimburgo, retirado de la vida institucional. Una ausencia que ha dado pie a otra de las novedades en esta pomposa cita. En lugar de ir en coches separados, como era lo habitual, la reina Isabel ha compartido carruaje con el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles, que la han acompañado de nuevo en la solemne apertura.

A pesar de que todo está marcado al milímetro, también ha habido margen para pequeños errores sin importancia. Si por algo se caracteriza la reina Isabel es por su pulcra puntualidad, lo que no ha impedido que la comitiva saliera de Buckingham unos minutos más tarde de la hora prevista, por lo que su llegada al Parlamento, un cuarto de hora después, también ha sufrido un ligero retraso.

La reina Isabel y la duquesa de Cornualles, en el carruaje de camino a Buckingham. (Reuters)
La reina Isabel y la duquesa de Cornualles, en el carruaje de camino a Buckingham. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios