La infanta Cristina y Urdangarin, de comida familiar en Tudela (con al menos 5 escoltas)
  1. Casas Reales
SEGUNDO PERMISO

La infanta Cristina y Urdangarin, de comida familiar en Tudela (con al menos 5 escoltas)

Tras pasear tranquilos con Claire Liebaert, la madre de él, e Irene, la hija de ambos, degustaron verduras de temporada en una mesa en el centro del restaurante Iruña

Foto: La infanta Cristina y Urdangarin, de comida familiar en Tudela (con al menos 5 escoltas)
La infanta Cristina y Urdangarin, de comida familiar en Tudela (con al menos 5 escoltas)

Andamos estos días a vueltas con el segundo permiso carcelario de Iñaki Urdangarin y como hay pocas (casi ninguna) fotografías del marido de la infanta Cristina por las calles de Vitoria, hemos concluido que ha optado por ser discreto. Pero nada más lejos de la realidad. El exduque de Plama viajó ayer hasta Tudela con su mujer, su madre, Claire Liebaert, y su hija, Irene, y pasearon con toda la tranquilidad del mundo por el centro de la ciudad.

LEA MÁS. Segundo permiso de Urdangarin: visita al santuario de Oro

Incluso comieron en un clásico tudelano, Iruña, un restaurante en el que la familia, incluido Iñaki, ha acudido en otras ocasiones, tal y como comentan a Vanitatis en conversación telefónica. La familia llegó hacia las 13:45 al establecimiento, donde habían reservado sin advertir quiénes eran. No tuvieron reparo en dejarse ver, se sentaron en una mesa en el centro del local y saludaron a algunos curiosos que se les acercaron para charlar con ellos. ¿Discreción? La justa.

Página web del restaurante Iruña, en Tudela.
Página web del restaurante Iruña, en Tudela.

La cuestión es que no hay demasiados testimonios gráficos del momento, algunos los publica un medio local, porque no ha sido fácil tomar fotografías de los exduques. La noticia la adelantó este miércoles el 'Diario de Navarra', cuyos fotógrafos tuvieron algún que otro ‘problemilla’ con la seguridad de la familia del rey Felipe VI.

Disuadir a los fotógrafos

Eran al menos cinco agentes quienes custodiaban la seguridad de los Urdangarin de Borbón. “Pasadas las tres de la tarde, el dispositivo de seguridad que les acompañaba, formado por al menos cinco personas que aseguraron ser policías, intentaron disuadir a los fotógrafos de este periódico para que no tomaran imágenes”, informa el citado medio.

Pese a que el restaurante Iruña ofrece un completo y suculento menú de mediodía a razón de 17 euros por persona, y otro especializado en verduras locales por 38 por persona, la familia optó por pedir a la carta, así que la cuenta salió algo más cara. No han querido especificar desde el restaurante lo que pagaron, pero sí que señalan que comieron a base de verduras (cardo, borraja, alcachofas...).

Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo. (EFE)
Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo. (EFE)

Antes de la comida, la familia había dado un largo y tranquilo paseo por el centro, por las calles Herrerías y Yanguas y Miranda antes de llegar a la céntrica plaza de los Fueros, tal y como detalla 'Diario de Navarra'. Además, Irene Urdangarin portaba una cajita de dulces de la pastelería Aguado, situada en la citada calle Herrerías. Con todo, en el local no se dieron ni cuenta de que habían atendido a la familia del Rey.

Furgoneta Mercedes

Una vez terminada la comida, aparcó a las puertas del restaurante una furgoneta Mercedes, la misma que usaron en el primer permiso de Urdangarin y la que les llevó del Hogar Don Orione, donde Urdangarin realiza su voluntariado, en Pozuelo de Alarcón, a Vitoria el pasado viernes. Pero esta vez fue el 'pater familias' quien condujo, con su mujer de copiloto y su madre e hija sentadas en el asiento trasero.

Urdangarin cambió de vestimenta y aparcó por unas horas esa chaqueta de chándal que había usado en sus recientes salidas y lució un anorak de color beis, con vaqueros y bufanda. La infanta Cristina dejó también la parka para ponerse un abrigo negro de lana, con pantalón y jersey a tono. Y Claire Liebaert, siempre discreta, lució un plumas blanco y esa sonrisa que últimamente la acompaña a todas partes.

Urdangarin de la mano de su madre y la infanta Cristina delante, el domingo en Oro. (Vanitatis)
Urdangarin de la mano de su madre y la infanta Cristina delante, el domingo en Oro. (Vanitatis)

No es el primer paseo de Urdangarin y familia desde que empezara su permiso. El domingo estuvieron en el santuario de Oro, al norte de Vitoria, donde pasaron la mañana. Hay testigo gráfico de la visita, como lo hay de la comida del martes. Lo que ha cambiado es la disposición de la familia a mostrarse ante los medios. Del posado de más de 10 minutos de Navidades, durante el cual los Urdangarin de Borbón caminaron enamorados y felices, a los intentos de disuadir a la prensa para que no les hagan fotos.

A un paso de la semilibertad

Urdangarin está cada día más cerca de la semilibertad. Ha sido el juez de Vigilancia Penitenciaria del Juzgado número 1 de Valladolid quien le ha otorgado el permiso. Es el mismo juez que consideró que el exduque de Palma merecía poder salir para ejercer un voluntariado y abandonar la situación de “deshumanización” a la que ha sido sometido. Según el magistrado, Urdangarin cumple los requisitos para obtener su segundo permiso: estar clasificado en segundo grado (el régimen ordinario), haber cumplido la cuarta parte de la condena y haber observado buena conducta.

Con todo, la Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva se ha mostrado reacia a permitir que Urdangarin pase del segundo al tercer grado, algo que el exduque ha apelado. Falta ahora saber qué decidirá el juez vallisoletano, quien siempre se ha mostrado más sensible a las demandas de Urdangarin que el resto.

Iñaki Urdangarin sale en coche del Centro Penitenciario de Brieva. (EFE)
Iñaki Urdangarin sale en coche del Centro Penitenciario de Brieva. (EFE)

Sea como sea, el marido de la infanta Cristina tiene 36 días de permiso al año, con un tope máximo de siete días de duración por cada permiso, tal y como informan desde Instituciones Penitenciarias. Urdangarin cumple condena de seis años y 10 meses de prisión por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias en el caso Nóos.

Irene Urdangarin Infanta Cristina Iñaki Urdangarin