Logo El Confidencial
CERCA DE LA SEMILIBERTAD

El segundo permiso de Urdangarin en Vitoria: discreción y escapada a un santuario

El matrimonio viajó hasta la capital vasca en un coche conducido por su mujer con varios hijos detrás. El segundo tenía partido de balonmano. El domingo fueron al Santuario de Oro

Foto: Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en Vitoria la pasada Navidad. (EFE)
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en Vitoria la pasada Navidad. (EFE)

Tras el despliegue mediático que protagonizaron en su primer permiso carcelario, la familia Urdangarin de Borbón ha optado esta vez por la discreción. Las cámaras captaron el momento en el que Iñaki Urdangarin y su mujer, la infanta Cristina, llegaban a Vitoria el viernes por la noche en un vehículo conducido por ella, y poco más. El exduque de Palma tiene seis días de permiso, dos más que en su primera salida de la prisión de Brieva, y parece que se lo ha querido tomar con más calma.

LEA MÁS. Diez escoltas, furgoneta de alquiler: los detalles del primer permiso de Urdangarin

Desde Vanitatis hemos podido confirmar que el domingo Urdangarin, su mujer y su madre, Claire Liebaert, estuvieron en el santuario de Nuestra Señora de Oro, en Álava, donde pasearon por el monumento medieval. El enclave está a unos 22 kilómetros de Vitoria, media hora en coche aproximadamente, y es un lugar de culto del siglo XVI con un gran valor paisajístico por su privilegiado mirador a 850 metros de altura sobre el nivel del mar, que permite observar el valle de Zuia por un lado y la Llanada Alavesa por otro.

Urdangarin va de la mano de su madre y la infanta Cristina delante, el domingo en Oro. (Vanitatis)
Urdangarin va de la mano de su madre y la infanta Cristina delante, el domingo en Oro. (Vanitatis)

Urdangarin paseó por el santuario de la mano de su madre. Todos vestían de manera informal, él con la chaqueta de chándal azul eléctrico con la que salió del Hogar Don Orione el mismo viernes, donde ejerce sus tareas de voluntariado. Su madre llevaba un plumas de color beis y la Infanta, una parka marrón. Les acompañaron dos escoltas, lo que dista mucho de los más de diez que vigilaron su primera salida, en la que fueron a oír misa a una iglesia vecina de la casa familiar.

Plaza de Abastos

La pareja, además, fue vista el lunes por la tarde durante un paseo por la plaza de Abastos, en el centro de Vitoria, tal y como ha informado 'El Correo'. Su estancia en la ciudad verde coincide, además, con la ‘semana blanca’ de sus hijos pequeños, Miguel e Irene, en el colegio Ecolint, donde cursan los últimos años de bachillerato, y en las fotografías del viernes por la noche se puede ver a Miguel en el asiento trasero del coche en el que viajaba la familia.

La Infanta y su marido, Iñaki Urdangarin, pasean por Vitoria en Navidad con sus hijos detrás. (EFE)
La Infanta y su marido, Iñaki Urdangarin, pasean por Vitoria en Navidad con sus hijos detrás. (EFE)

Los medios locales buscan alguna pista del exduque y se muestran sorprendidos, en conversaciones con Vanitatis, de “la tranquilidad total en el entorno de su casa”. Es más, añaden que “nadie diría que están allí, no se ve seguridad ni nada en los alrededores”.

Visitas de los hermanos

La residencia de la madre de Urdangarin se ha convertido de nuevo, según informaba la agencia Europa Press, en el punto de encuentro de la familia. Los hermanos del reo han pasado por la casa a lo largo del fin de semana. “Y por las sonrisas que mostraban los hermanos del que fue duque de Palma -añade la agencia- parece que el fin de semana ha traído muy buenos momentos en familia".

Todavía quedan días para que Urdangarin disfrute del aire libre de fuera de prisión. La Infanta y sus hijos están con él. No todos, eso sí. Quien no ha podido viajar hasta Vitoria es Pablo, el segundo, porque tenía partido de balonmano con su equipo, el juvenil del HBC Nantes. Los Nantais, como les llaman, jugaron fuera contra el US Saintes, localidad del este de Francia, no muy lejana al País Vasco.

LEA MÁS: Los padrinos (españoles) de Pablo Urdangarin en el HBC Nantes

Así que el único hijo del matrimonio que por el momento tiene una profesión reconocida podría todavía ‘escaparse’ a visitar a su padre, algo que no podemos confirmar desde Vanitatis. Las obligaciones profesionales son estrictas y Pablo vuelve a tener partido el sábado 22 de febrero en Gien, al sur de París. El equipo de Urdangarin, por cierto, perdió 36-37.

Pablo Urdangarin, jugador del Nantes.
Pablo Urdangarin, jugador del Nantes.

Los ánimos en la familia son cada vez más positivos. Claire Liebaert ya contó hace unos días que estaba muy contenta con el segundo permiso de su hijo, y ellos mismos se han mostrado de buen humor con los suyos. Ambos están, nos dicen desde su entorno, “muy bien”, sabedores de que el infierno que han vivido se acaba y que como mucho Urdangarin deberá pasar dos años más en prisión, “poco tiempo comparado con todo lo que han pasado”, dicen.

Decisiones judiciales pendientes

Lo que queda claro es que Urdangarin está cada día más cerca de la semilibertad. Ha sido el juez de Vigilancia Penitenciaria del Juzgado número 1 de Valladolid quien le ha otorgado el permiso. Es el mismo juez que consideró que el exduque de Palma merecía poder salir para ejercer un voluntariado y abandonar la situación de “deshumanización” a la que ha sido sometido. Según el magistrado, Urdangarin cumple los requisitos para obtener su segundo permiso: estar clasificado en segundo grado (el régimen ordinario), haber cumplido la cuarta parte de la condena y haber observado buena conducta.

Con todo, la Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva se ha mostrado reacia a permitir que Urdangarin pase del segundo al tercer grado, algo que el exduque ha apelado. Falta ahora saber qué decidirá el juez vallisoletano, quien siempre se ha mostrado más sensible a las demandas de Urdangarin que el resto.

Sea como sea, el marido de la infanta Cristina tiene 36 días de permiso al año, con un tope máximo de siete días de duración por cada permiso, tal y como informan desde Instituciones Penitenciarias. Urdangarin cumple condena de seis años y 10 meses de prisión por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias en el caso Nóos.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios