Mar Torres y Froilán: el día, la noche y los amigos (las claves de su ruptura)
  1. Casas Reales
Y PEGA LA VUELTA

Mar Torres y Froilán: el día, la noche y los amigos (las claves de su ruptura)

Cuando eran más jovenes, la historia sentimental funcionó. No se dejaban ver demasiado. Pero con el paso del tiempo se distanciaron sus gustos y sus caminos

Foto: Froilán. (Cordon Press)
Froilán. (Cordon Press)

Mar Torres, la novia de adolescencia de Froilán, ha destapado alguna de las intimidades que ha vivido mientras mantuvo una relación afectiva con el hijo de la infanta Elena. Fueron varios años de idas y venidas para unos postadolescentes que se conocieron en un internado de Sigüenza (Guadalajara), la SAFA. Ninguno de los era buen estudiante y tampoco muy dados a la hora de aceptar las reglas que marcaban los padres respectivos.

Según las declaraciones de Mar Torres en '¡Hola!', “éramos dos terremotos”, que traducido al lenguaje doméstico no es otra cosa que lo que se conoce como 'dos piezas de cuidado'. A Froilán le enviaron dos años a Estados Unidos. Durante ese tiempo, la historia sentimental funcionó. No se dejaban ver demasiado como pareja. A la novia parecía que no le importaba esa invisibilidad. Aún no había comenzado la proyección pública como personaje de Instagram, ni había publicitado sus operaciones de estética. Mar estuvo invitada varios veranos al palacio de Marivent y solo se supo de esas estancias en Mallorca por unas fotos tomadas por los paparazzi en el Somni, el yate que utiliza la familia real una vez que desapareció el Fortuna.

placeholder Mar Torres. (Cordon Press)
Mar Torres. (Cordon Press)

Froilán, sin embargo, sí aparecía continuamente con su grupo de amigos, que ahora hemos sabido por la propia Mar que no le gustaba demasiado. Así se desprende de sus declaraciones al periodista Martín Bianchi, en las que afirma: “Al hacernos mayores, él tenía un forma de vida completamente diferente a la mía. A él le gustan unas cosas y a mí otras”.

Incompatibilidades

¿Y cuáles son esas cosas que ahora les hacen incompatibles? ¿Quizá la manera que tiene Mar de exponerse públicamente y que no gusta al nieto preferido de don Juan Carlos? ¿O puede ser que las amistades de Froilán no encajen con Mar o ella con ellos?

Todo es posible, pero al analizar las apariciones en lugares públicos del joven y su grupo en las plazas donde toreaba su amigo Gonzalo Caballero, descubrimos que Mar no acudía. Esa pandilla estaba formada por los hermanos del torero, un relaciones públicas de la discoteca Barceló, que durante un tiempo fue la segunda casa de Froilán, y otros veinteañeros de la noche con ganas de divertirse, a poder ser, sin novias. Ahí empezaron los desencuentros que, en vez de solucionarse, se magnificaban con los veraneos en Marbella, donde tampoco se unía ella y sí nuevos compañeros de la universidad.

placeholder Froilán Marichalar Borbón y Gonzalo Caballero. (EFE)
Froilán Marichalar Borbón y Gonzalo Caballero. (EFE)

El lema era divertirse y disfrutar de la vida en locales de moda y en las noches de Starlite que nunca tenían fin. En estos planes y este nuevo grupo de chicos, Mar ya no tenía sitio. Sus incondicionales y escudo protector que le dan seguridad al sobrino de Felipe VI son ahora Gonzalo Trapote, Pablo Lago y Andrés Parlade, en cuyo hotel familiar está pasando la cuarentena Froilán.

La ruptura oficial con Mar Torres ha sido ahora, pero ya antes del confinamiento, la historia que empezó cuando los dos eran adolescentes no daba más de sí. Felipe Juan Froilán quiere libertad de movimiento y Mar vive en su mundo de influencer incompatible con el secretismo que el chico quiere para su vida. Mar ha roto la baraja y el hijo de la Infanta le ha colocado un puente de plata.

Felipe Juan Froilán Mar Torres
El redactor recomienda