Logo El Confidencial
PAPÁ CHARLES, AL RESCATE

El príncipe Carlos, salvavidas económico de Meghan y Harry. Te contamos por qué

A pesar de lo que se cree, la pareja podría no ser tan solvente económicamente, por lo que habrían llegado a un acuerdo con el hijo de Isabel II

Foto: Los duques de Sussex, en uno de sus últimos compromisos oficiales. (Reuters)
Los duques de Sussex, en uno de sus últimos compromisos oficiales. (Reuters)

Hablábamos hace dos meses en Vanitatis de cómo Meghan Markle y el príncipe Harry sufragarían todos sus gastos tras su salida de la Casa Real británica, sin tener un trabajo remunerado y con el coronavirus ralentizando el lanzamiento de su entidad benéfica, que también será una gran fuente de ingresos. Y había un nombre propio que daba respuesta a la incógnita, el del príncipe Carlos. De él Harry recibe una asignación anual, procedente de los ingresos que genera el ducado de Cornualles, y a la que en principio los Sussex no han renunciado. Pero los últimos movimientos de la pareja han hecho que el príncipe de Gales se vea obligado a sacar la cartera para hacer frente a un gasto extra.

Se lo explicamos. Cuando Meghan y Harry negociaron las condiciones de su salida de la Casa Real, se llegó al acuerdo de que ellos pagarían poco a poco los más de dos millones de libras que se habían gastado para reformar Frogmore Cottage. Una reforma que se convirtió en uno de los temas más criticados por los británicos, ya que se pagó con parte del presupuesto anual que el Gobierno destina a los gastos de la familia real y que sale del bolsillo del contribuyentes. Por eso, la decisión de devolver ese dinero era una forma de comenzar a ser "económicamente independientes", su gran declaración de intenciones al anunciar su decisión de abandonar su rol institucional.

Los duques de Sussex, en una imagen de archivo. (EFE)
Los duques de Sussex, en una imagen de archivo. (EFE)


Todo apuntaba a que la pareja iba a pagar unas 18.000 libras al mes hasta cubrir los casi 2,5 millones de libras que se gastaron en acondicionar la casa, en la que, por otro lado, apenas han estado viviendo unos meses. Pero fue salir de la Casa Real y empezaron los problemas. Según apunta el 'Daily Mail, Harry estuvo convencido "hasta el último minuto" de que sus gastos de seguridad seguirían siendo cubiertos por la familia real. Pero esto no fue así a partir del 31 de marzo, último día como miembros de la Corona. Por eso, y después de que Donald Trump dijera públicamente que Estados Unidos no iba a sufragar su seguridad, la pareja tuvo que contratar una empresa privada, con un coste de 4 millones de libras anuales. Es decir, el mismo dinero que reciben del príncipe de Gales.

Así, y viendo que las cuentas no les cuadraban, Harry y Meghan han tenido que recurrir a papá Charles para que les solucione la papeleta y lo ajustado de sus finanzas -o lo que ellos consideran ajustado-, ya que de lo contrario no podrían pagar la cantidad prometida. Finalmente, y según afirma 'The Sun', Carlos ha accedido a hacerse cargo de sus gastos de seguridad, por lo que los duques de Sussex ya han podido comenzar a pagar la cantidad que prometieron devolver cada mes a las arcas de Bukingham. Un dinero que, según se calcula, no terminarán de pagar hasta dentro de once años.

Los duques de Sussex, en su último compromiso oficial. (Reuters)
Los duques de Sussex, en su último compromiso oficial. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios