Logo El Confidencial
CUMPLEAÑOS

Los cinco secretos y curiosidades que aún no sabías de Rania de Jordania

La reina hachemita es una de las mujeres más reconocidas de la crónica social, pero siempre quedan detalles por desvelar

Foto: Rania de Jordania. (Reuters)
Rania de Jordania. (Reuters)

La celebración de un cumpleaños siempre es una ocasión especial, pero si toca festejar los 50 años, como es el caso de Rania de Jordania, más aún. Una ocasión ideal para repasar y recordar la vida de una de las personas más importantes de la crónica social internacional.

Sin embargo, además de mandar nuestras felicitaciones a la cumpleañera, hoy queremos poner el foco en algunos secretos de su trayectoria que quizás aún no conocías o has olvidado. Demostrando que hasta los rostros más conocidos aún nos pueden sorprender.

Sin duda, uno de los datos menos conocidos en la actualidad, y que más ha marcado su vida, es que en su destino no estaba ser reina del país árabe. Al conocer al príncipe Abdalá en una fiesta en 1992, hijo del rey Hussein de Jordania, este no era el príncipe heredero ni el hijo primogénito.

Tras su boda, la pareja comenzó la que debería ser una vida más 'normal' (dentro de las particularidades de pertenecer a una familia real). De hecho, podríamos decir que estaban destinados a ser el equivalente jordano a Beatriz o Eugenia de York en Gran Bretaña, con un papel menos destacado.

Sin embargo, el rey Hussein, a punto de morir, cambió a su heredero, dejando de lado al príncipe Hassan (tío de Abdalá y hermano del entonces monarca) y nombrando a su hijo mediano su sucesor en 1999.

Aun así, podría haber ostentado, como hizo su suegra, el título de princesa consorte. Aunque su marido, un mes después de su coronación, la proclamó reina de forma oficial (del país, porque seguro que de su corazón ya lo era).

Además, otro de los datos más curiosos sobre la reina hachemita (nombre actual del linaje árabe reinante en Jordania y presente en Marruecos) es que trabajó en Apple. Tras licenciarse en Administración de Empresas en la American University en El Cairo, estuvo en diversas compañías internacionales como Citigroup y la citada Apple en Ammán.

Y fue justo después de terminar la universidad, en 1991, cuando se hizo su primera operación de cirugía estética. Una ligera variación en su nariz, muy sutil, que le quedó de maravilla.

No podemos dejar de mencionar otro de los aspectos en los que quizás nunca te has fijado, y es que Rania de Jordania nunca lleva velo salvo cuando visita la mezquita: “En Occidente, la gente cree que el velo es un símbolo de opresión. No es verdad, siempre que la mujer lo vista por convicción”. Por eso, en diversas entrevistas ha pedido que a las mujeres árabes se las juzgue por lo que tienen dentro de la cabeza y no sobre ella.

Declaraciones de cariz social que ha mantenido en los últimos años tras los ataques terroristas de Al Qaeda o el ISIS. "Históricamente, los extremistas se basan en la complacencia de los moderados. Piensan que no vamos a hacer nada para frenarlos... y no es así", aseguró tras los atentados de París.

Por último, recordar que aunque siempre vaya ligado su nombre al país jordano, sus orígenes están en una familia palestina de Tulkarem, al norte de Cisjordania, que huyó de las tropas israelíes en 1967 para instalarse en Kuwait, donde nació Rania.

Unos detalles sobre su biografía muy interesantes, pero que no son más que la punta del iceberg. Sabemos que 50 años de intensa vida como los suyos, y los que están por venir, dan para esto y mucho más.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios