Un guiñol de Mohamed VI en la televisión argelina indigna a Marruecos
  1. Casas Reales
CASA REAL MARROQUÍ

Un guiñol de Mohamed VI en la televisión argelina indigna a Marruecos

Un muñecote que encarna al monarca alauí aparece en un programa de humor en el que los demás invitados rehúsan besarle la mano y ponen en duda su autoridad religiosa

Foto: Mohamed VI, en una imagen de archivo. (Getty)
Mohamed VI, en una imagen de archivo. (Getty)

Hubo un tiempo en que la televisión francesa Canal + sacó en sus guiñoles al rey Hassan II de Marruecos, pero ese programa de humor apenas suscitó reacciones entre sus súbditos. Ahora la televisión privada argelina, Echrrouk News, ha hecho otro tanto, con peor gusto, con el rey Mohamed VI y todo Marruecos se ha sentido ofendido hasta el punto de que algunas voces reclaman nada menos que romper relaciones con la vecina Argelia.

Foto: Foto: Belles Demeures de France.

“¿Vosotros no besáis la mano?”, pregunta el guiñol de Mohamed VI a los otros dos invitados del programa Week-End Story, de la cadena Echrrouk News, que se emite los viernes. “Nosotros no besamos la mano”, responde Bilal Kebach, el presentador de la emisión. “Solo adoramos a Dios”, añade el invitado Souleiman Saadaoui que es diputado, en el Parlamento argelino, del antiguo partido único (FLN). El muñeco que encarna al monarca les recuerda entonces algo enfadado: “Pero yo soy el Comendador de los Creyentes”, es decir el jefe espiritual de los musulmanes. “Un Comendador que solo manda sobre sí mismo”, le contestan.

placeholder

Si el mero hecho de caricaturizar a su soberano ya es en Marruecos un delito de lesa majestad, ridiculizar el besamanos de rigor en la corte alauí y poner en tela de juicio su autoridad religiosa sobre los fieles musulmanes es aún mucho más grave. De ahí la reacción airada de los medios de comunicación, de asociaciones y de varios miembros del Gobierno marroquí.

El jefe del Ejecutivo, Saadeddin El Othmani, denunció en Twitter “una guerra de insultos contra las instituciones constitucionales y el rey Mohamed VI” y le secundaron de inmediato otros miembros del gobierno, políticos de renombre y una retahíla de académicos y hasta algún predicador islámico. También se sumaron a la contraofensiva un sinfín de asociaciones como la que reagrupa a los medios de comunicación y sus editores (ANME) que rechazó la provocación argelina que “atenta contra el Padre de la Nación, garante de su estabilidad y protector de sus fronteras”.

La defensa del monarca se extendió a las redes sociales donde con el hashtag #NuestroReyesunalinearoja miles de tuiteros salieron en su apoyo. El ardor monárquico de algunos pocos internautas les llevó incluso a proferir amenazas de muerte contra Bilal Kebach y su hija pequeña con la que el presentador del programa colgó hace meses fotos en las redes sociales.

Kebach sacó a relucir en el programa todo aquello que hizo recientemente Mohamed VI y que las autoridades de Argelia reprueban empezando por el establecimiento, en diciembre, de relaciones diplomáticas con Israel a cambio de que EE UU reconociera la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. “Lo peor de esto es que los medios a las órdenes de los militares (argelinos) compensan así los fracasos diplomáticos (…)” de Argelia, escribió en su página de Facebook Omar Cherkaoui, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Mohamedia (Marruecos).

La prensa marroquí tiene prohibido publicar caricaturas del rey y cuando algún periódico extranjero lo hizo, como El País o el francés Le Monde, su edición en papel no pudo ser distribuida en Marruecos aunque el dibujo satírico sí era accesible en Internet. La censura abarca hasta los jefes de Estado extranjeros. Por haber publicado, en 2006, una caricatura del entonces presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, el director de la revista marroquí Al Michaal, Driss Chahtane, fue condenado a un año de cárcel en 2006.

placeholder Mohamed VI. (Reuters)
Mohamed VI. (Reuters)

El viernes pasado no fue la primera vez que la televisión argelina Echrrouk News convirtió a un jefe de Estado extranjero en su principal guiñol. Lo hizo con los presidentes estadunidense Donald Trump, el francés Emmanuel Macron y el tunecino Moncef Marzouki. Nadie se indignó en esos tres países. El actual presidente de Argelia, Abdelmajid Tebboune, nunca ha tenido, sin embargo, el honor de convertirse en guiñol de la televisión de su país.

Rey Mohamed VI
El redactor recomienda