Jorge Románov y Rebecca Bettarini, histórica boda civil en Moscú
  1. Casas Reales
DÍA FELIZ

Jorge Románov y Rebecca Bettarini, histórica boda civil en Moscú

El hijo de la gran duquesa rusa y la escritora italiana dicen 'sí, quiero' una semana antes de su boda religiosa

Foto: Jorge Románov y Rebecca Bettarini, en una imagen de archivo. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)
Jorge Románov y Rebecca Bettarini, en una imagen de archivo. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)

Fueron meses de incertidumbre, porque la pandemia les hizo barajar distintas fechas para celebrar su enlace, pero finalmente la evolución de la misma ha permitido que este 24 de septiembre hayan podido contraer matrimonio civil Jorge Románov y Rebecca Bettarini en Moscú. Hablamos de un acontecimiento histórico pues se trata de la primera boda de la familia imperial en más de un siglo en territorio ruso después de la caída de los zares.

Foto: Rebecca Bettarini. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)

Como los propios contrayentes habían desvelado en diversas conversaciones telefónicas con Vanitatis, no estaban viviendo estos momentos con nerviosismo, pues ambos son personas tranquilas, sino con emoción. Ambos y sus respectivos progenitores estaban muy involucrados en la organización de las dos bodas, la civil que hoy nos ocupa, que consideran más bien un trámite burocrático, y la boda religiosa, que tendrá lugar el próximo 1 de octubre en la catedral de San Isaac, la de mayor aforo de la emblemática ciudad.

placeholder Jorge Románov y Rebecca Bettarini, en una imagen de archivo. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)
Jorge Románov y Rebecca Bettarini, en una imagen de archivo. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)

Uno de los secretos mejor guardados para las bodas, si se nos permite seguir usando este cliché, son los vestidos de novia. Para la ceremonia civil, Rebecca Bettarini ha optado por una creación de una de las diseñadoras italianas más prescriptoras de Italia, Chiara Boni, quien alcanzó una gran celebridad en Estados Unidos después de que Oprah Winfrey se enamorara de uno de sus conocidos stretch-dresses, que se ajustan a la figura de la mujer para optimizar su silueta, y se lo encargara en nueve colores diferentes.

No es casual que Rebecca Bettarini eligiera a esta diseñadora para la ceremonia civil, ya que tienen una excelente relación personal desde hace muchos años, como la propia diseñadora desvelaba a Vanitatis en conversación telefónica: "La conozco hace muchos años a través de mi hijo, porque compartían despacho en Roma. Es una mujer muy inteligente y capacitada, con numerosas cualidades y capaz de gestionar muchas cosas. Hija de un diplomático, tiene una educación exquisita y puede ser al mismo tiempo fuerte pero también dulce".

El vestido, en color azul hielo, está bordado siguiendo los parámetros de los tradicionales khokhloma rusos, porque la novia quería que este traje, como también el de la boda religiosa, tuviera un gran simbolismo. No en vano el color elegido es también el de la Orden Imperial de San Andrés, que es la más importante orden dinástica de la Casa Imperial Rusa.

placeholder Jorge Románov y Rebecca Bettarini, en una imagen de archivo. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)
Jorge Románov y Rebecca Bettarini, en una imagen de archivo. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)

Esta ceremonia sirve de aperitivo para tres días de gran celebración que tendrán lugar desde el 30 de septiembre, en el que se ofrecerá un cóctel de bienvenida a los invitados a la boda religiosa. Al día siguiente, 1 de octubre, tendrá lugar el enlace, al que están invitados distintos miembros de la realeza y la aristocracia europea. Por la noche habrá una cena de gala en el Museo Etnográfico Ruso, y al día siguiente, como despedida, tendrá lugar un brunch de estilo ruso en el Palacio Constantine.

Con esta boda se pone un broche de oro a una historia de amor que se desarrolló en dos tiempos, como nos desvelaba la propia Bettarini a Vanitatis: "Cuando conocí al gran duque me pareció muy simpático, pero cuando volvimos a coincidir en Bruselas vi que era un hombre extremadamente inteligente y con un gran corazón, siempre muy pendiente de los demás. Fueron cualidades que me impresionaron. En esa época estaba lanzando una fundación para ayudar a Rusia y pidió que colaborara con él. Vi que le ponía el corazón y que, además, tiene mucha visión, siempre va por delante. También es un gentleman de otra época... Tiene unos modales increíbles".

placeholder Jorge Románov y Rebecca Bettarini, en una imagen de archivo. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)
Jorge Románov y Rebecca Bettarini, en una imagen de archivo. (Cancillería de la Casa Imperial de Rusia)

Los padres de los contrayentes han estado muy involucrados en los preparativos del enlace y en especial la gran duquesa rusa, con quien han tenido comunicación permanente, pues ella mejor que nadie quien conoce los protocolos y tradiciones imperiales, que ha sabido trasmitir a su hijo, el gran duque Jorge, como heredero. Rebecca se deshace en elogios a su suegra, que ha estado muy pendiente de todo desde la distancia, según desvelaba a nuestro portal la propia Bettarini: "La gran duquesa es muy acogedora y siempre ha sido una segunda madre para mí. Me encontré muy bien con ella desde el principio porque somos muy parecidas en muchas cosas. Nos llevamos fenomenal. Ella, el padre de Jorge y mi familia no pueden estar aquí por el covid, porque están en una edad de riesgo. Pensamos que era mejor que estuvieran en casa y que podamos celebrar la boda todos juntos. Han mandado todos sus mensajes de cariño y unas fotos que os hemos proporcionado para que las podáis publicar".

Bodas
El redactor recomienda