Es noticia
Menú
Abdalá de Jordania, el rey inesperado, cumple 60 años: de su chiste famoso a su hiperactividad
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL JORDANA

Abdalá de Jordania, el rey inesperado, cumple 60 años: de su chiste famoso a su hiperactividad

Fan incondicional de la serie 'Star Trek', pidió que le dieran un papelito de extra, y lo consiguió, y también ha hecho de guía para 'Discovery Channel'

Foto: El rey de Jordania, junto a su esposa, Rania. (Reuters/Mhammed Hamed)
El rey de Jordania, junto a su esposa, Rania. (Reuters/Mhammed Hamed)

Un viejo chiste de Eugenio hablaba de dos niños que se preguntaban qué habían pedido a los Reyes Magos ese año. Uno decía “un Scalextric” y el otro, “un Tampax”. A la pregunta del primero que por qué un Tampax, el segundo niño contestó: “Porque con un Tampax puedes bucear, subir una montaña, conducir una moto, ir a la playa…”.
La vida en fotos del rey Abdalá II de Jordania recuerda al chiste: el rey que bucea, pilota, monta en moto, hace paracaidismo, dispara armas automáticas...

Pero su imagen pública también proyecta la del rey que ha modernizado la economía de su país, incentivado la transparencia comercial, legislado en contra de la corrupción, mantenido a raya al Estado Islámico que hace ruido en la vecina Arabia Saudita, permitido la entrada a refugiados sirios que huían de la guerra y formado una familia que parece hermosa y armónica con una mujer moderna, pero que conoce y aprecia la tradición, Rania.

placeholder Abdalá y Rania de Jordania. (Reuters/Arthur Edwards)
Abdalá y Rania de Jordania. (Reuters/Arthur Edwards)

Abdalá bin Al-Hussein, directo descendiente del profeta Mahoma en cuadragésimo primera generación, según la tradición de la dinastía Hachemita que reina en Jordania desde 1921, nació en Amán en 1962. Hijo del rey Hussein y su segunda esposa, la británica princesa Muna, Abdalá creció sabiendo que no iba a heredar el trono porque su padre había elegido como sucesor a su tío, el príncipe Hassan.

Se educó en Gran Bretaña desde el preescolar y después estudió en las universidades de Oxford y Georgetown. En 1980 se enroló en la academia militar Sandhurst y sirvió en el Ejército británico en Alemania del este, inaugurando una carrera militar por la que es conocido, especialmente por su rol de comandante de las fuerzas especiales jordanas.

Foto: Hamzah, junto a su madre, su hermano y su cuñada. (Getty)

La inesperada corona

En 1993 conoció a Rania Al-Yassin, la hija de un médico palestino, en una cena de amigos de ambos. Poco se sabe de ese acontecimiento, pero seis meses más tarde se casaron en una gran boda veraniega jordana. Tienen cuatro hijos (Hussein, Imán, Salma y Hashem) y a lo largo de los años vivieron una vida discreta para ser realeza jordana.

Abdalá relató escenas de su vida normal en una entrevista al programa estadounidense '60 Minutes' en 2016, mientras vivían en Estados Unidos, donde él hacía un curso militar. “Mi mujer preparaba el desayuno a mí y a nuestros hijos, que eran pequeños, luego me llevaba a la base en coche, me recogía a mediodía, yo ponía la lavadora…”, dijo para sorpresa de su entrevistada. A lo que el monarca contestó que hacer lavadoras, doblar ropa y ser autosuficiente es un requerimiento de la vida militar. Y si bien parecía destinado a la carrera castrense y nada más, pocos días antes de morir, su padre cambió de opinión y lo nombró sucesor al trono.

Abdalá cuenta en la misma entrevista que respondió “sí, señor”, como siempre hacía, y que agregó también: “Pero yo no quiero esto”. Su padre le respondió: “Esa es otra razón por la que te he elegido a ti”. Sus motivos para no querer el trabajo eran, según desgranó, que era muy sacrificado, “con tantas responsabilidades…, vi lo que le hizo a mi padre, era mucha presión sobre él, sobre la familia…” ; y sin embargo fue coronado rey y sus efigies, reproducidas en diversos tamaños, cuelgan de paredes y edificios en todo el reino.

Dicen los rumores, y él lo ha confirmado en entrevistas, que de cuando en cuando le gusta vestirse discretamente, ocultando su identidad, y salir a las calles de su país a observar, charlar y tomarle el pulso a su gente. El monarca entiende que su labor requiere también baños de realidad. Como el que hizo públicamente en 1998, cuando encabezó una operación militar para detener a un atacante que había matado a ocho personas en Amán.

Geográfica, política y familiarmente complicado

Jordania juega un papel diplomático delicado en el Medio Oriente, históricamente cercana a Gran Bretaña desde la Primera Guerra Mundial, y en la actualidad, gracias a su monarca, marcadamente opuesta al islam radical de Al Qaeda y del Estado Islámico. Dialogante con occidente, sin embargo, Abdalá ha criticado en más de una ocasión la condescendencia de los poderes lejanos que quieren explicar a los mediorientales cómo entenderse. Además, Jordania fue el segundo país en firmar un acuerdo de paz con Israel. Lo hizo en 1994, a pesar de albergar a una muy numerosa población palestina. También custodia los lugares santos musulmanes y cristianos en Jerusalén oriental, lo cual añade otro elemento de tensión.

El rey tiene un chiste famoso que describe la zona difícil en la que está su país y los conflictos del lugar: “Estamos entre Irak y un lugar difícil”; el lugar difícil es Israel.
El monarca constitucional Abdalá II liberalizó la economía jordana en cuanto asumió el trono y sus reformas produjeron un boom económico que se detuvo en 2008, con la recesión mundial y los efectos colaterales de la primavera árabe. Cuando irrumpieron las masivas protestas de 2011 exigiendo reformas en diferentes países de la región, algunas llevaron a guerras civiles y Abdalá respondió al malestar interno y las exigencias de cambio modificando el Gobierno e introduciendo reformas constitucionales y legislativas.

placeholder El rey Abdallá. (Reuters)
El rey Abdallá. (Reuters)

Al mismo tiempo entraron en el país casi un millón y medio de refugiados sirios escapando del Estado Islámico. Sin embargo, en los últimos años planea sobre el rey la sombra de la corrupción -por compras de millonarias propiedades y evasión de divisas entre las acusaciones- y un aparente frustrado golpe de Estado llevado a cabo por su hermanastro Hamza puso de relieve el año pasado la inestabilidad de la monarquía con reputación de ser la más estable.

Hamza es el mayor de los hijos que el padre del monarca tuvo con la reina Noor. El siguiente en la línea de sucesión tras Abdala iba a ser Hamza, según deseo expreso del rey Hussein, pero cinco años después de su muerte Abdalá II retiró a su hermanastro de la línea sucesoria y nombró en su lugar a su propio hijo mayor, Hussein. Tras el supuesto intento golpista, Hamza fue puesto en arresto domiciliario. Él mismo grabó un vídeo difundido por la BBC en el que contaba que había sido despojado de sus asesores, guardias, conexión telefónica e internet en el desgobierno y nepotismo de Jordania, según dijo. El Gobierno jordano dictó la prohibición de informar sobre lo que sucedía en el palacio y ahí se quedó la cosa para los observadores.

La popularidad nacional e internacional del rey, sin embargo, continúa como siempre. Abdalá es el líder árabe en activo con más años de servicio y es muy activo. Son elogiados sus esfuerzos por promover el diálogo interreligioso en su país y también fuera. Fan incondicional de la serie Star Trek, pidió que le dieran un papelito de extra y lo consiguió. Ha hecho de guía para 'Discovery Channel' y dicen que se le puede ver montando en su Harley Davidson por el desierto de Wadi Rum.

Un viejo chiste de Eugenio hablaba de dos niños que se preguntaban qué habían pedido a los Reyes Magos ese año. Uno decía “un Scalextric” y el otro, “un Tampax”. A la pregunta del primero que por qué un Tampax, el segundo niño contestó: “Porque con un Tampax puedes bucear, subir una montaña, conducir una moto, ir a la playa…”.
La vida en fotos del rey Abdalá II de Jordania recuerda al chiste: el rey que bucea, pilota, monta en moto, hace paracaidismo, dispara armas automáticas...

Abdalá II