Ethan Hawke: un colmillo blanco, un divorcio traumático de Uma Thurman y una hija 'star'
  1. Celebrities
cumple 50 años

Ethan Hawke: un colmillo blanco, un divorcio traumático de Uma Thurman y una hija 'star'

El actor llega al medio siglo de vida con una carrera ecléctica y el recuerdo de su matrimonio fallido

Foto: Ethan Hawke: un colmillo blanco, un divorcio traumático de Uma Thurman y una hija 'star'
Ethan Hawke: un colmillo blanco, un divorcio traumático de Uma Thurman y una hija 'star'

Han pasado muchos años desde que un jovencito imberbe de ojos claros formó parte de aquel 'club de los poetas muertos' liderado por Robin Williams. Ethan Hawke sigue conservando la mirada de esos hombres que nunca dejan de ser niños del todo. Sin embargo, este viernes cumple medio siglo de vida con una carrera de lo más ecléctica a sus espaldas.

De aquellas películas juveniles como 'Colmillo blanco' a cine de culto como la trilogía 'Antes del amanecer', fruto del genio de Richard Linklater, su carrera está marcada por la diversidad. Según sus propias palabras, nunca quiso ser una estrella sino un buen actor. El tiempo le ha otorgado también una relativa tranquilidad en lo personal.

Foto: Ha nacido un icono: Maya Hawke (hija de Ethan y Uma Thurman) también es cantante

Desde 2008 está casado con Ryan Shawhughes, una mujer que le ha dado dos hijas (Clementine e Indiana) y ha apaciguado esa imagen de rebelde de la generación X; el outsider de 'Reality Bites' convertido en un sereno padre de familia. No siempre ha tenido tanta paz. Hace unos años, Hawke habló de su fallido matrimonio con Uma Thurman en una entrevista. El fracaso matrimonial hizo que su vida personal “se viniese abajo”. Los dos actores se conocieron en el rodaje de 'Gattaca', esa distopía futurista que hoy es una película de culto.

Fotograma de 'Gattaca'. (CP)
Fotograma de 'Gattaca'. (CP)

A finales de los 90, Hawke ya era un actor respetado que incluso exploraba nuevas formas de sacarle partido a su talento. En 1996 había escrito 'The hottest state', una novela que acabó vendiendo 400.000 ejemplares. Conocer a la protagonista de 'Pulp Fiction' hizo que su vida cambiase radicalmente. Tuvieron dos hijos, Levon y Maya. Esta última es hoy una especie de estrella 'centennial' gracias a 'Stranger Things' y 'Érase una vez en Hollywood'. Ella fue parte de los cinco años de felicidad de la pareja de actores. Hubo felicidad, sí, pero también ruido mediático. Uma e Ethan fueron el centro de atención de los paparazzi en una época en la que las parejas de actores (de Johnny Depp y Winona Ryder a Cameron Díaz y Matt Dillon) estaban de moda en Hollwyood. Aquel batiburrillo de titulares y fotografías supuso demasiado para un chico que había sido padre con 27 años y llevaba en la industria del cine desde que era casi un niño.

Hawke, en el Festival de Sundance. (EFE)
Hawke, en el Festival de Sundance. (EFE)

Cuando el actor y Thurman se divorciaron, en 2004, Hawke vivió una de las peores épocas de su vida. “Me divorcié y mi vida personal se vino abajo. No sé, pero cuando estás deprimido, es muy fácil ver todo lo que es falso sobre otras personas y la vida, y yo empecé a ver todo eso. Qué falsa era la celebridad, qué falso es todo. Canalizas tu Holden Caulfield interior, ¿sabes?”, dijo en alusión al protagonista de 'El guardián entre el centeno'.

Su recuperación vino de la mano de un rodaje, el de 'Antes de atardecer', la segunda entrega de la trilogía de Linklater. Según sus propias palabras, pasar ese verano en un París idílico le hizo reconectar con la vida. Hawke ya había vivido los traumas del divorcio de cerca y estaba entrenado en el tema. Sus padres emprendieron caminos diferentes cuando él tenía cinco años y siempre supo cómo es un hogar desestructurado.

Ethan Hawke y Julie Delpy, en 'Antes del amanecer'.
Ethan Hawke y Julie Delpy, en 'Antes del amanecer'.

Los últimos años de su vida han sido de lo más fértiles. Los premios le han acompañado gracias a 'Boyhood' y la crítica se ha rendido a sus pies con cintas como 'El reverendo', de Paul Schrader. Educado, discreto y sumamente cortés, la prensa rosa se arruinaría escribiendo sobre él, ya que nunca ha llevado la vida pendenciera que se les adjudica a las gentes del cine. Quizá porque es consciente de la enorme suerte que ha tenido: “Creo que la mayoría de la gente es buena en más cosas de las que el mundo les da la oportunidad de hacer”.

Hollywood
El redactor recomienda