Logo El Confidencial
GUÍA PARA ESCAPAR DE LA PICARESCA

Cómo distinguir un reloj original de uno falso

Quieres comprarte un reloj de lujo, pero estás pensando en hacerlo en el mercado de segunda mano. O incluso en internet. Y temes ser víctima de la picaresca

Foto: Cómo distinguir un reloj original de uno falso

Quieres comprarte un reloj de lujo. Quizás, ahora que se aproximan esas fechas tan señaladas, quieras aprovechar la excusa para lanzarte y darte ese capricho en forma de reloj exclusivo al que echaste el ojo el día que recorriste escaparates y mostradores de joyerías 'solo por mirar'. Pero estás pensando en hacerlo en el mercado de segunda mano. O en internet. O te han hablado del amigo de un amigo que vende un reloj de su abuelo. Y temes ser víctima de la picaresca. Querer ahorrarse unos cientos de euros no es una mera tentación, sino un acto lógico y racional, pero cuando, según la Federación de la Industria Relojera Suiza, 40 millones de relojes falsos se fabrican cada año, más vale tomar ciertas precauciones para que, al final, sea oro todo lo que reluce. Sigue nuestros consejos y evitarás que te den gato por liebre. 

PRIMERO HAY QUE TENER CLAROS LOS CONCEPTOS

Con un léxico tan rico como el nuestro y, sobre todo, con muchos indeseables dispuestos a pervertir la acepción de determinadas palabras con el fin de llevarnos a equívoco, conviene tener claro el significado y los matices de los siguientes términos:

• Homenajes: son relojes con diseños inspirados en la estética de un modelo de éxito de otra marca. Esta es una práctica transversal que se da en muchos sectores aparte del que nos ocupa. Lo más importante es clarificar que son productos legales que no vulneran elementos protegidos por las leyes de propiedad intelectual, tales como una marca registrada, un logotipo o un símbolo en concreto.

• Imitación: aquí entramos de lleno en el terreno de la ilicitud. Este primer escalón, que podríamos definir como el de la ‘copia barata’, no suele dar lugar a engaño ya que a simple vista se pueden observar errores evidentes como nombres mal escritos.

• Réplica: es el eufemismo por excelencia para referirse, simple y llanamente, a una falsificación. Y este sí que es, sin duda, terreno minado, porque el matiz está en la pretensión de hacernos pasar la copia por el original. Sin embargo, debemos aclarar que, en ocasiones, las firmas reeditan algún modelo vintage e introducen esta denominación en su nomenclatura.

UN PANORAMA QUE INVITA A DESCONFIAR

La realidad del mercado con respecto a la falsificación es poco menos que desoladora. En un ilustrativo reportaje de Samuel Jaberg publicado en la web Swissinfo.ch se afirma que el nivel de sofisticación que están alcanzando las copias provenientes de Asia es tal que se han llegado a decomisar calibres con tourbillon, una de las complicaciones relojeras más excepcionales y difíciles de manufacturar. De aquí hacia abajo, poco o nada se les resiste ya: cristales de zafiro, relieves y grabados, embalajes, documentación... Esto provoca que incluso un profesional no sea capaz de poner la mano en el fuego por una pieza sin comprobar antes la maquinaria.

FORMAS DE PROTEGER NUESTRA INVERSIÓN

El riesgo potencial de estafa se concentra en la compraventa entre particulares; en especial, en portales de subastas o venta en línea. Aunque, desde la entrada en vigor en 2011 del Memorándum de Acuerdo sobre la venta de mercancías falsificadas a través de Internet de la Comisión Europea, se ha reducido ostensiblemente la presencia de vendedores fraudulentos en estas plataformas, que han migrado a aquellas con una política de control menos estricta y, por lo general, no adheridas a dicho memorando.

Si internet es el canal que vas a elegir, deberás seguir algunas recomendaciones:

• Busca los llamados Trusted o Power Sellers con cifras altas de clientes satisfechos y tómate un tiempo para leer las opiniones sobre ellos. Cerciórate de que aceptan devoluciones.

• Exige que te envíen la mayor cantidad posible de fotografías ad hoc del artículo y que este conserve su factura, estuche y documentación originales.

• No te fíes del precio. No sirve de indicador salvo cuando es anormalmente bajo.

• Elige siempre métodos de pago que te ofrezcan una seguridad adicional. Con PayPal podrás abrir procesos de reclamación y las tarjetas de crédito suelen asociarse a seguros que salvaguardan nuestros desembolsos. Evita las transferencias bancarias.

En el caso de que puedas llevar a cabo una compra en persona:

• Familiarízate previamente con el modelo que pretendes conseguir. Sopésalo y escudriña y memoriza sus detalles.

• Comprueba que todos los elementos son funcionales y no decorativos: acciona pulsadores y corona.

Coteja los números de serie del reloj con los de la tarjeta de garantía.

• Ante cualquier sospecha, acude a certificar su autenticidad al servicio técnico. 

Por último, una opción interesante para adquirir relojes de segunda mano, o nuevos, son los foros especializados. Estos cuentan con extensas medidas para evitar o minimizar los fraudes (por ejemplo, solo los usuarios registrados con un número mínimo de mensajes publicados pueden acceder a comerciar).

Y recuerda: el mejor sistema anticopia es aplicar tu sentido común.

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios