Logo El Confidencial

De Fuerteventura a Marrakech: cuatro hoteles para tus escapadas de primavera

De isla en isla y de bueno a mejor, por la verde Asturias o en el majestuoso Marruecos. Se trata de viajar con espíritu vacacional, el de la buena vida, el paisaje excepcional y la bartola

Foto: Lo que verás desde tu habitación del Sol Beach House de Fuerteventura. (Foto: Cortesía)
Lo que verás desde tu habitación del Sol Beach House de Fuerteventura. (Foto: Cortesía)

La primavera ya está aquí, así que hay que celebrarlo. Que se note que ya por fin el cielo se pinta de azul, las flores lo vuelven todo más poético, el mar empieza a ser mucho más que una promesa... y cosas por el estilo. Con este ánimo vacacional, aunque nos pille trabajando, nos lanzamos a la conquista de estos hoteles que saben a recreo, a pasatiempo, a bartola e incluso a verano en pleno abril. De Marrakech a Fuerteventura, pasando por Tenerife y haciendo un poco de norte en la verde y bella Asturias. La cosa es viajar y expandirse, como el universo.

1. Sol Beach House at Meliá, en Fuerteventura

No todo iba a ser Tarifa. A Fuerteventura también le sobran encanto y olas para hacer windsurf o kitesurf; ella es la isla del viento. Sin ir más lejos dentro del hotel, gracias a la escuela René Egli (con cursos para todos los niveles), que está situado en la playa de Sotavento, en el Parque Natural de Jandía, y con un diseño inspirado en la naturaleza y orquestado por Desigual, que ha puesto creatividad en sus 144 habitaciones, zonas comunes y hasta en los uniformes del personal. En este refugio majorero hay piscina, terraza con tumbona y clases de yoga y pilates al aire libre. Lo que buscabas. Luego te podrás dejar caer en el restaurante bufé The Kitchen (pescado fresco), en el Shack Chiringuito (smoothies naturales) o en el Ginger (cócteles y zumos recién exprimidos); y ponerte a la sombra de las palmeras.

Precio: desde 106 euros.

Dónde: Playa Barca s/n. Fuerteventura (Islas Canarias).

Una suite del Sol Beach House at Meliá, en Fuerteventura. (Foto: Cortesía)
Una suite del Sol Beach House at Meliá, en Fuerteventura. (Foto: Cortesía)

2. Palais Namaskar, en Marrakech

Al final siempre terminamos en Marrakech, esa promesa de lujo marroquí que tanto sabe a Koutoubia, bazares, palacios, Jardín Majorelle, azul intenso e Yves Saint Laurent. Más allá de que tarde o temprano termines perdido en su medina a la manera de Cortázar y quieras ser el/la protagonista de un cuento con hechuras de mágico (de 'Las mil y una noches') en la plaza de Yema el Fnaa, este hotel de gran lujo, primo hermano del Princesa Yaiza de Lanzarote, a no olvidar, estará a la altura de tus deseos. En el corazón del exclusivo Palm Grove, es un complejo que solo se puede tildar de majestuoso, con habitaciones señoriales, baños árabes y piscinas de aguas casi lujuriosas, a lo que hay que añadir, para redondear el edén, las cascadas de sus zonas verdes, la filosofía feng shui y tres restaurantes con cocina de nivel.

Precio: desde 364 euros.

Dónde: Route de Bab Atlas. Marrakech (Marruecos).

Así es el Palais Namaskar, en Marrakech. (Foto: Cortesía)
Así es el Palais Namaskar, en Marrakech. (Foto: Cortesía)

3. Iberostar Sábila, en Tenerife

Que conste que lo hemos elegido porque su canto de sirena es el aloe vera, que se ha convertido en estos tiempos eco y healthy que vivimos en un protagonista casi épico: en tratamientos de belleza en el spa, en el té, en el agua, en el gin-tonic, el vodka, el daiquiri o la mermelada. Que para eso los egipcios se referían a ella, la 'sabaira' de los árabes (de ahí su nombre), como la planta de la inmortalidad y los griegos como la panacea universal. Se trata de un hotel solo para adultos, donde el relax y la gastronomía, enseñas del buen vivir, son sagradas. Aquí podrás poner primavera en tu vida: inspirarte, tomar contacto con la naturaleza y ensanchar tu horizonte mirando el mar, el de la playa de Torviscas mientras te deleitas, es cosa de la tierra, con el mojo picón en una cama balinesa.

Precio: desde 75 euros

Dónde: Avda. Ernesto Sarti 5. Costa Adeje (Tenerife).

El Iberostar Sábila de Tenerife está consagrado al aloe vera. (Foto: Cortesía)
El Iberostar Sábila de Tenerife está consagrado al aloe vera. (Foto: Cortesía)

4. Hotel La Fonte, en Asturias

Asturias ("si yo supiera cantarte...") siempre tira y más en primavera que todo se vuelve verde a rabiar. No hay destino como este si lo que se quiere es dejar a un lado por unos días el asfalto y el bullicio de la gran ciudad. Más si se va a desembocar en este pequeño alojamiento que hará las delicias de los amantes de la naturaleza, sobre todo porque en estas latitudes no hay que elegir: es mar y es montaña. El hotel La Fonte está en el oriente asturiano, entre Llanes y Ribadesella y entre Oviedo y Santander; tiene siete habitaciones y presume de hórreo con más de un siglo de historia en sus idílicos jardines. No tendrás que andar mucho para llegar a las playas de Gulpiyuri o San Antolín, ni alejarte para pasearte por Cabrales, Covadonga o los Picos de Europa, porque están simplemente allí. Y junto a tanta naturaleza, claro, el pote, la fabada, el arroz con leche, los quesos y la sidra. Una oda gastronómica, ya se sabe.

Precio: desde 48 euros.

Dónde: Plaza Santa Ana s/n. Naves de Llanes (Asturias).

El hórreo del hotel La Fonte. (Foto: Cortesía)
El hórreo del hotel La Fonte. (Foto: Cortesía)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios