Logo El Confidencial
fast food

Por qué la comida rápida es el nuevo sushi en la fiestas de moda

Contar calorías ya no está de moda, o al menos eso indican los eventos más chic del panorama. ¿Cómo hemos pasado del amor por el kale a la oda a la comida rápida?

Foto: Imagen: Moschino.
Imagen: Moschino.

Hubo un tiempo en el que los eventos de moda estaban repletos de bandejas de sushi y smoothies vitaminados. De repente, la oleada de hamburguesas gourmet trajo consigo la costumbre de servir minihamburguesas en fiestas y presentaciones, convirtiéndose entonces la hamburguesa XS en el nuevo canapé. Sin embargo, el último año hemos advertido una nueva tendencia en las celebraciones fashionistas: la oda a la comida rápida.

Quizás tenga que ver el que Moschino elevara a McDonald´s al Olimpo de la moda de la mano de su colección primavera/verano 2014. La cadena de fast food se aliaba con Colette al año siguiente lanzando camisetas que mostraban iconos de su menú a modo de pictograma. Tal vez la clave de este florecer de las calorías se lo debamos al hecho de que un reciente estudio haya señalado que la Generación Z prefiere gastar su dinero en comida que en moda, alejándose sus restaurantes preferidos de locales de ramen o poke para hacer emerger a McDonald´s y a Taco Bell. En un momento en el que el wellness es el nuevo Chanel y en el que la preposición ‘sin’ es el ingrediente más recurrente en cualquier menú, los eventos abandonan el universo healthy para invitar a sus asistentes a pringarse las manos de grasa, queso y aceite.

Katy Perry vestida de Moschino. (Gtresonline)
Katy Perry vestida de Moschino. (Gtresonline)

Tras inundarse las redes sociales con tostas de aguacate, bowls de açaí y smoothies de kale, ahora las modelos muestran con orgullo en sus stories sus festines fast food. Bella Hadid es la top que más calorías consume de las pasarelas, mostrando en sus redes las pizzas y hamburguesas que disfruta en todo momento. Mientras que las fit girls de Instagram solo suben estos platos cuando se encuentran disfrutando de su sagrado cheat meal -la comida trampa que los deportistas se permiten una vez a la semana para engañar al metabolismo-, lo último es que las tops hagan de la comida rápida su menú del día.


La presentación de la película ‘La llamada’ estuvo repleta de cubos de Kentucky Fried Chicken, la fiesta del estreno de ‘Looser’, la serie de Soy una Pringada, contó con pizzas como menú y en la after-party de la colaboración de Adidas y Alexander Wang se sirvieron hamburguesas de McDonald´s y tequila. La campaña de la colección spring/summer 2016 del diseñador incluía a modelos comiendo un menú de la cadena de comida rápida que ya demostraba hace dos años que el sushi es cosa del pasado, al menos, en la moda.

Pero no nos engañemos: los jóvenes y rápidos metabolismos de las modelos pueden permitirse un buen plato de patatas fritas, pero sería ingenuo pensar que el resto de los días no combinan sus menús hipercalóricos con ensaladas, por mucho que ahora una pizza consiga más likes que un plato de kale. O al menos, eso queremos creer cuando tomamos nuestro pollo a la plancha con verduras hervidas.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios